A modo de contrapunto a la Declaración de la Comision Andina de Juristas

Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH del Ecuador)

Quito, 14 de diciembre de 2004

 

A modo de contrapunto a la Comision Andina de Juristas, sede Lima, y a los "principios" que defiende en la declaración puesta a circular sobre la compleja coyuntura ecuatoriana, paso a decir unas cositas:

(Y con prólogo anti-Lucio incluido –por si acasito...)

Querido Marco: quienes te conocemos hace años, te respetamos y queremos.

Ni mucho menos creas que por escribir una nota de contrapunto a la CAJ, estemos avalando lo actuado por el un bloque de mafiosos que nos gobiernan... (creo que hemos dado muestras, modestas pero al fin y al cabo, muestras humanas, de haberlos combatido hace añares, al igual que al otro bloque caponesco)

Pero en cuanto a la declaración de la CAJ, dos temas: una informacion y una interrogante medio "teórica":

  1. La CAJ, antes dirigida por el ¿aún? funcionario del gobierno de Toledo en el Perú, don Diego García Sayán, y hoy dirigida por un buen muchacho y amigo personal, no tuvo que digamos una similar actitud principista de defensa del dogma liberal de la democracia formal que padecemos en América Latina (y que entró en crisis -sin vía de regreso- hace años en todo el continente), cuando el golpe de Estado en Venezuela del 11 de abril. Silencio, y no reivindicación de la democracia, fue su actitud inicial. Aunque en el caso de la dictadura fujimorista, bueno es reconocer que la CAJ se portó valiente y decente.
    1. Por si fuera poco, y de manera personal, fui testigo, porque escuché decirlo, a un altísimo funcionario de la CAJ en Quito, invitado por el también amigo Dr. Julio Prado Vallejo a una reunión de 'etiqueta' con el ex-funcionario relator de "libertad de prensa" de la OEA, Santiago Cantón, (hoy CIDH, me parece), que "la Carta Democrática debía aplicarse a Venezuela cuanto antes", y que el famoso proyecto "Derechos Humanos en los Andes" (carta andina de dd.hh. para los iniciados) se aplicó como "proyecto de consulta" por iniciativa de... Heinz Moeller (entonces canciller local), procediendo la CAJ a consultar en los andes a "todos" los gobiernos y sociedades "civiles", menos al gobierno de Caracas, porque allá "la Caj NO consultó al gobierno de Chávez sino a la sociedad civil", esa empanada de viento que cada vez luce mas elitista y menos social en todo el continente, con las excepciones de rigor. Al escucharlo, reclamé y, desde entonces, como por otras razones que poco tienen que ver con la "etiqueta" que no respeto, soy visto en esos círculos de poder o de micro-poder, como "chavista peligroso en el mundo de las ONGs". Bueno, tengo argumentos para decir que los principios que blande la CAJ ahora, no aplica en todas las circunstancias. La "izquierda caviar" como en Perú se ironiza a la militancia ex-izquierda o ex-centro izquierda, devenida en ONGs, tiene mucha tela por cortar en el tema democracia.
  2. Independientemente de lo rata que es Gutierrez y su combo bucarameco-noboista, me parece que la crisis estratégica de la democracia limitada es eso: una crisis estratégica, no coyuntural, no juridica, no politica, sino estructural. Y sin reversa. La "democracia de baja intensidad" es todo, menos participativa. Asi que en este folklórico juego actual entre los poderes mafiosos locales, es importante, creo, preguntarse y preguntar a las ONGs, al mundo académico, a los partidos -ideológicos o no-, si los sagrados dogmas de la democracia liberal (fijate que ahora el demócrata Bush acaba de exigir públicamente "democracia" a los países árabes... ¡y cómo les exige!), deben ser defendidos a capa y espada cuando los pueblos piden más participación y menos declaraciones principistas que, a la hora del té, han servido para que cuatro pícaros nos "representen" a los millones de monos de Nikko que asistimos impotentes a un nuevo 1997 y 2000.
    1. Qué estado de derecho, qué institucionalidad democratica, qué gobernabilidad, qué seguridad jurídica, qué democracia, qué "derechos humanos" esgrimidos por las cámaras de los patricios guayaquileños con tanta gracia (mientras privatizan de un solo toque la fuerza publica para la paramilitarizacion nacional en el futuro), qué división francesa de Poderes, qué modelo de democracia "representativa", qué constituyente, qué sociedad civil, qué proyecto de país estamos defendiendo atados al dogma político antiguo?
    2. No creo que atados al dogma de una democracia europeo-gringa aplicada con fórceps en el continente, y fracasada estrepitosamente debido a las mediocres elites que tenemos, salgamos del atolladero actual. Por eso, porque todos se quedan en los bordes de la misma "democracia" de siempre, no me siento representado ni por Lucio, ni Noboa, ni Bucaram, ni el MPD, ni el PSE, ni Pachakutik, ni la ID, ni la DP, ni por el chorizo de nombres que faltaría citar. Creo que mas allá de León y Lucio, y de todo el zoologico que nos denigra como país (e independientemente de las excepciones que hay y siempre habrá en el mundillo político criollo), esta situación actual nos estaría obligando a reconocer el fracaso del sistema político-partidista que hemos padecido. Y nos olbigaria a repensar y revaluar, para TODA América Latina, y no solo para Ecuador, el modelo de Democracia que ya no sirve, y a pensar con cabeza propia, sin moldes tradicionales, el modo de democracia que pugnamos por nacer, fuera de los gutierrez y los leones y la zoología depredadora que tenemos.
    3. No se trata sólo de recomponer "desde la sociedad civil", a la CSJ. Bien por los intentos, en todo caso. Pero ¿quiénes integran esa sociedad civil llamada a desplazar a la sociedad "politica" en la reformulación del poder judicial?. Es TODO el aparato el que está podrido, y eso incluye la DDP, la Fiscalía, la CCCC, etc. Ya vimos, hermano querido, cómo entendieron la "sociedad civil" los que se vistieron de ella, y los que enmudecieron, cuando los partidos políticos de siempre y los grupos de poder de siempre, coparon hace algunas semanas nomás, la CCCC (comision ex-anticorrupción)
    4. Murciélagos y leones, sobre todo estos últimos, se engalanaron de trajes de "sociedad civil", aprovechando las grietas de esa sociedad civil, y la elitizacion y banalizacion del terminajo, para copar el único espacio que nos iba quedando a los de a pie. NO HUBO "movilización" de nadie, NO hubo manifiestos pagados en la prensa. No hubo editoriales diarios. No hubo sino escuetas y marginales respuestas sociales, civiles y de contados periodistas, casi de ningun sector academico. Y desde el espacio de los partidos, incluidos los "ideologicos", vimos silencio casi total.
    5. Ya miramos el escenario de diciembre: La rata "reestructurando" la Fiscalía, Procuraduría, Defensoria del Pueblo y los otros etcéteras venidos a menos. La rata llamando a consulta popular, él, con las preguntas hechas a su medida, para que la mayoría diga lo evidente: que ya está cansada de todos y de todo. (La rata mimetizándose-excluyéndose, of course). A la vez, tendremos medidas violentas de represión selectiva, mercenarismo lumpen (remember al ex-asesor de Vilma Salgado) y acuartelamiento militar, confiado en que las FFAA asumirán como propia la venganza historica (y justa, además) de nuestro ejercito contra el malhechor del Cortijo.
    6. Ya miramos el escenario de enero: la Otra Mafia, la patricia, la estéticamente televisiva, pactando con la ID y Pachakutik para generar otro tipo global de protesta, ya no levantamientos indigenas venidos a menos, ya no sindicales huelgas que a nadie moviliza, ya no sociales marchitas, sino protesta "popular" y "ciudadana". Es decir, "civica", a través de un paro regional, municipalino, y seccional total, en Guayaquil, Quito y Cuenca, ofendidos poderes locales por la otra rata, convocando a las demas ciudades a paralizarse ("Con Quito no se juega" nos hicieron gritar un día los chicago-boys de Mahuad). Cerrados los aeropuertos internacionales de las dos ciudades primeras, uniendo esfuerzos con cierta banca local para paralizar 24 horas el servicio, la mesa estaría servida: sería el fin del ratón de palacio, o por lo menos de la actual mayoria movil, rendido otra vez el raton a los pies de la oligarquia de la cual fue socio y convidado de piedra a la vez. Si cae Lucio, ¿acaso podrán cambiar el escenario nacional, el país y su vieja institucionalidad, la "sociedad civil" y los "partidos progresistas"? ¡Nones!
    7. En los dos escenarios, gane Lucio o gane Febres, perdemos nosotros, es decir las mayorias. Por eso, NO se trata de pelear una pelea que, disculpen los rigurososos abogados, es chiquita, enana, la de la Corte, sino que se trata de pelear toda la estructura. Y para ello requerimos una tercera via, pero no a lo Blair. Una tercera via que puede ser la cuarta, que junte y cambie todo, de manera democrática, pero innovadora, por fuera de los limites que la racionalidad europea y gringa nos manda a limitar el "juego". Ergo: requerimos estructurar un proyecto de poder y transformación completa. Que la "institucionalidad actual" pierde, seguramente. Pero puestos en la disyuntiva entre el sida y el cáncer, no escogeremos ni a lucio ni a león, ni a la zoologia que padecemos hace 25 años, hace 180 años. Preferimos morirnos de rabia. O de amor esperanzado.
    8. Lo que sí no vamos a hacer es caer en el juego izquierdoso de "golpear a León hoy, lo demás no importa". Ni caer en el juego derechoso e hipocritón de "defender la institucionalidad democrática". No estamparemos nuestro nombre en los comunicados de los "chicos-bien" Peñaherrera Soláh y César Montúfar.
    9. Hay un viejo dogma politico que, me parece, empezó a hacer aguas en toda America Latina, y el respetable bloque socialdemócrata del continente, inlcuido el Ecuador, intenta navegar a contracorriente: la "inevitabilidad" de la actoría de los partidos politicos para que haya democracia. Aún no se ha dicho la última palabra en ese debate, porque lo que devino en dogma, no nos sirve para entender el pandemónium que tenemos. Y está condenado a fracasar, con todo y buenas intenciones, en el despelote latinoamericano actual. (Menos en Chile, que sigue siendo buen ejemplo de "país aburrido" como dicen, para la socialdemocracia, la derecha, la izquierda y las ONGs).

Finalmente, un abrazo cálido. Porque en algo no nos divide nadie: en la recuperación del afecto, aunque no compartamos las mismas tesis. Es hora de sacar de los viejos cajones, la bella bandera tricolor. Esa nos les pertenece a las mafias de ayer y hoy. Le pertenece a los niños, a los jubilados, a nuestro pueblo.

Alexis Ponce
Vocero de la APDH del Ecuador

 

[declaración]

Comisión Andina de Juristas

Con relación a la destitución de los magistrados de la Corte Suprema del Ecuador por parte del Congreso de ese país, la Comisión Andina de Juristas expresa ante la opinión pública lo siguiente:

  1. Esta decisión constituye una grave interferencia en los asuntos propios del Poder Judicial del Ecuador, lo cual conspira contra el equilibrio y separación de poderes que debe caracterizar a un Estado Democrático de Derecho.
  2. Que el Congreso haya procedido, a través de una mayoría simple, a la destitución de 27 magistrados de la Corte Suprema de la República y a la designación de sus reemplazantes, afecta las normas y procedimientos constitucionales vigentes.
  3. Contar con un Poder Judicial, fuerte, autónomo e independiente del poder político, es un requisito básico para la consolidación de la democracia y una garantía para la efectiva vigencia de los derechos fundamentales de los ciudadanos. Las críticas y cuestionamientos que pueden generar los sistemas judiciales no deben dar lugar a decisiones que afectan la esencia misma de la independencia de poderes.
  4. Hacemos votos para que la crisis institucional que vive actualmente el Ecuador se resuelva por la vía del diálogo, en estricto cumplimiento de lo dispuesto por la Constitución del Estado y en concordancia con los compromisos asumidos en la Carta Democrática Interamericana.

Lima, 14 de diciembre del 2004

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias