No a la intervención del Grupo de Río en el Ecuador

Auditoría Democrática Andina

Boletín de prensa

Quito, 5 de noviembre de 2004

 

Auditoría Democrática Andina se dirigió hoy al Grupo de Río para solicitarle que no apruebe una resolución de intervención en la coyuntura política nacional del Ecuador.

Paradójicamente, la petición de intervención provino del propio Ministro de Relaciones Exteriores ecuatoriano.

"Los Presidentes deben actuar con mesura y no deben dejarse sorprender por una inoportuna y audaz petición de un Canciller que, en el ejercicio de su cargo, ha hecho gala de imprudencia. Adoptar una medida trivial de intervención en asuntos políticos internos no solo causaría un ridículo internacional al Grupo, sino que también deslegitimaría a una importante instancia de cooperación internacional, como lo es el Grupo de Río", señaló Auditoría Democrática Andina.

Para brindarles mejores antecedentes, Auditoría Democrática Andina informó a los Presidentes congregados en la reunión del Grupo de Río que la idea de llamar a un juicio político al Presidente de la República ecuatoriano, hasta el momento, se enmarca en lo establecido por la Constitución Política de la República del Ecuador. "Y, más allá de estar o no de acuerdo con el uso de este recurso extremo, ninguna persona o institución nacional o internacional puede impedir a la oposición política de un país ejercer el derecho de fiscalizar la labor del ejecutivo".

Al informar sobre la situación política del país, Auditoría Democrática Andina llamó la atención de los Presidentes en el sentido de que la petición de intervención del Grupo de Río ni siquiera cuenta con el respaldo de todos los miembros del Gabinete del Gobierno ecuatoriano, lo cual se desprende de las declaraciones que dio el día de ayer el más alto funcionario encargado de la política ecuatoriana (el Ministro de Gobierno), quien rebatió al Canciller.

"El Grupo de Río tiene serios e inmediatos asuntos que tratar para el desarrollo político y social de la región. En lo inmediato, los Cancilleres están en deuda con la región después del bochorno que sufrimos al haber ellos elegido como Secretario General de la OEA a una persona con serias presunciones de corrupción, que no se mantuvo ni un mes en su cargo. Tienen, pues, que tratar asuntos de fondo y con seriedad, y no peder el tiempo siguiendo el juego político de un Canciller que utiliza el cinismo y la mentira como forma de hacer política.", señaló Auditoría Democrática Andina.

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias