Declaración del I Encuentro de Movimientos Sociales Urbanos del Ecuador

Quito, 25 de Julio de 2004

 

El I Encuentro de Movimientos Sociales Urbanos del Ecuador tuvo lugar en Quito los días 24 y 25 de julio de 2004. El próximo viernes 29 de julio tendrá lugar el Encuentro Latinoamericano de Organizaciones Urbanas, dentro del I Foro Social de las Américas (Universidad Politécnica Salesiana de Quito, bloque B)

 

En la ciudad de Quito, nos hemos congregado 260 delegados provenientes de 14 provincias del país, en representación de 91 organizaciones sociales de mujeres, jóvenes, pobladores, ambientalistas, gremios. Luego de dos días de intercambio de experiencias, trabajo y discusión hemos elaborado las siguientes conclusiones:

  1. La globalización ha provocado cambios impresionantes en las formas de concentración de la riqueza, ha marcado una dinámica de mayor polarización entre los países del centro y de las periferias y ha profundizado la brecha entre ricos y pobres en cada uno de los países. Las grandes empresas trasnacionales son las que logran un gran poder de acumulación en Europa y en Estados Unidos, mientras que África, países de Asia y América Latina se incrementan los niveles de pobreza. Un factor determinante de esta brecha es el debilitamiento de los estados nacionales y, por lo tanto, la anulación de los márgenes de soberanía de cada estado.
  2. Rechazamos la globalización neoliberal y los impactos destructivos en la vida de las sociedades y del ambiente y nos inscribimos en los esfuerzos que se realizan a nivel mundial por construir alternativas sociales, políticas y económicas a la globalización.
  3. En América Latina están ocurriendo también cambios sustantivos. Aunque se esperaba que en los años 90 se tendría un proceso de recuperación económica, desde el 97 contamos con una caída brutal de la economía. La inversión extranjera fue solo una coartada para los procesos de privatización, a tal punto que en algunos países la parte más dinámica de la economía ha sido cooptada por las empresas transnacionales. La situación de desempleo y precarización de las condiciones laborales empleo es cada vez más profunda y tiene efectos destructivos sobre las condiciones de vida de la población.
  4. Uno de las estrategias de ampliación del domino de las empresas transnacionales y de subordinación política y económica de los estados es la imposición de tratados de libre comercio con varios países de la subregion y con Ecuador en particular. Las organizaciones populares urbanas rechazamos la pretensión de los gobiernos de firmar estos tratados a espaldas de la población y sin consideración de los efectos nefastos en la estructura productiva, en el empleo y en la soberanía alimentaría.
  5. El neoliberalismo ha provocado efectos perversos en las ciudades. Asistimos a una nueva segmentación de los espacios urbanos entre zonas ricas y globalizadas, y amplios espacios de sectores populares y medios empobrecidos, a la extensión de la violencia, la pérdida de empleo y los derechos, el acceso a servicios precarios. Estamos plenamente conscientes de la inviabilidad de la ciudad neoliberal y, consecuentemente, reafirmamos nuestro compromiso para construir otra ciudad posible.
  6. En el caso ecuatoriano, comienzan a mostrarse evidencias de que el crecimiento económico momentáneo provocado por la , la dolarización, la sobre devaluación y el aumento considerable del precio del petróleo comienza a revertirse, y entramos en una fase de carácter recesivo.
  7. La acumulación de riquezas de algunos sectores no suponen un proyecto nacional, ya que no existen complementariedades ni sinergias entre las distintas lógicas de acumulación de estos grupos. El resultado es que no hay un proyecto global de país.

 

Compromisos

Sobre la base de estas consideraciones, las organizaciones participantes en el Encuentro:

  1. Reafirman su voluntad de Construir un serio esfuerzo de articulación, unidad política y coordinación entre las diversas expresiones sociales locales y sectoriales.
  2. Recuperar la vocación y la voluntad de poder; esto es construir diariamente las condiciones económicas sociales, ideológicas y político organizativas que garanticen una nueva hegemonía social, política y cultural en la ciudad, al tiempo que la fuerza para gobernar en o contra el gobierno de turno.
  3. Combinar las tareas de lucha y denuncia con las tareas de construcción de nuevas relaciones sociales, mayores ámbitos de influencia y ejercicio del poder democrático, con la cualificación de las capacidades críticas y propositivas de la sociedad.
  4. Combinar adecuadamente la agenda de luchas y propuestas en el plano global, con las reivindicaciones, nivel de conciencia y comprensión del mundo en lo local, con la gente concreta, de carne y hueso.
  5. Desplegar esfuerzos para lograr alianzas y unidad de proyecto con sectores medios claramente empobrecidos y afectados por el modelo.
  6. Es necesario profundizar el proyecto de ciudad a construir, trascendiendo lo urbanístico y pensado la ciudad como productos social, político y cultural. Una ciudad que promueva la dinamización económica y la creación de fuentes de trabajo como eje de la gestión pública. Una ciudad democrática e incluyente: que acoja y respete a todos y todas: niños, jóvenes, adultos mayores, mujeres, hombres, mestizos, indios, negros. Qué promueva las diversas expresiones culturales. Que garantice una atención eficiente y de calidad en salud y educación cuyos habitantes respeten a los niños, a los jóvenes y a las mujeres. Que aporten todos ellos en la construcción de una sociedad fraterna y solidaria. Una ciudad que tenga espacios para la participación ciudadana y social. Una ciudad segura con el tránsito ordenado.
  7. Pero además de esta agenda a realizarse en cada localidad, es indispensable iniciar la construcción de un conjunto de elementos de política sectorial. Los más relevantes son:
    1. La promoción del desarrollo de las economías locales, la generación de empleo y la reinversión local.
    2. La consolidación de una política social activa basada en principios universalistas y con financiamiento suficiente.
    3. Una política de vivienda, uso del suelo, equipamiento y servicios destinada a conformar un hábitat digno.
    4. Una política de gestión publica basada en una concepción democrática de descentralización y de participación social en todos los niveles.
  8. Construcción de proyectos educativos, de hábitat popular, de consumidores, de participación ciudadana, de las experiencias de género, de nuevas formas de expresión juvenil, etc. Construir capacidad para controlar nuestros territorios.
  9. Nos comprometemos Combinar las tareas de lucha y denuncia con las tareas de construcción de nuevas relaciones sociales, mayores ámbitos de influencia y ejercicio del poder democrático, con la calificación de las capacidades críticas y propositivas de la sociedad.
  10. Combinar adecuadamente la agenda de luchas y propuestas en el plano global, con las reivindicaciones, nivel de conciencia y comprensión del mundo en lo local, a fortalecer el proceso organizativo de cada una de nuestras organizaciones y a redoblar la construcción de un proyecto nacional de transformación.

 

Dado en Quito, 25 de julio de 2004

 

[+info]
forourbano@riseup.net

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias