Las afirmaciones del Ministro de Energía y Minas ponen en grave peligro el Estado de Derecho en el Ecuador

Centro de Derechos Económicos y Sociales (CDES)

Quito, 28 de enero de 2004

 

Las desafortunadas afirmaciones del Ministro de Energía y Minas, Coronel en Servicio Pasivo Carlos Arboleda Heredia, recogidas por Diario El Expreso, el 18 de enero del 2004, en el sentido de que “la OEA no manda aquí”, en torno a las Medidas Cautelares dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a favor del pueblo indígena de Sarayaku, no hacen sino reafirmar la grave percepción de que el Ecuador se encuentra inmerso en un régimen autoritario, en el que el Estado de Derecho está siendo gravemente afectado.

Mientras el Ecuador se obligó con el Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos desde 1969, aceptando la competencia de la Corte desde 1984 hoy, una autoridad de nuestro país, como es el Ministro de Energía, en su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Indígenas del Congreso Nacional, el 2 de diciembre del 2003,en una actitud por demás irresponsable, señala que el pronunciamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en el caso Sarayacu es espurio y que ha sido emitido por gente que ni siquiera conoce el país. Con esta aseveración se pone en riesgo la integridad jurídica del Estado, incumpliendo lo que manda nuestra Constitución, nuestras leyes, y el Derecho Internacional, a los cuales, la arrogancia, la prepotencia y la ignorancia pretenden desconocer.

La soberanía se robustece con el respeto al orden constituido y este orden conlleva la práctica irrestricta, sin condicionamientos, de un Estado de Derecho auténtico, efectivo. Así, si el Gobierno del Ecuador no acata el mandato de las Convenciones Internacionales que legítimamente ha ratificado; siendo una de ellas la Convención Americana sobre Derechos Humanos, cuyo Artículo 1 manda a los Estados partes (al Ecuador por ende) a "respetar los derechos y libertades reconocidos en ella y a garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que esté sujeta a su jurisdicción, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social", no solo habremos perdido nuestra respetabilidad como Estado, sino además, como seres humanos habremos perdido nuestra propia dignidad. Adicionalmente, se violenta el Artículo 163 de la Constitución Política, el cual determina que: "Las normas contenidas en los tratados y convenios internacionales, una vez promulgados en el Registro Oficial, formarán parte del ordenamiento jurídico de la República y prevalecerán sobre leyes y otras normas de menor jerarquía".

El Ministro de Energía y Minas, Coronel en Servicio Pasivo Carlos Arboleda Heredia, con sus graves declaraciones en contra de la OEA y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos parece darnos a conocer, de manera fehaciente, que la mejor forma de resolver los conflictos es por la fuerza y con la censurable actitud de los déspotas y autoritarios.

Hacemos un llamado urgente a la OEA, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a la Coalición Internacional de ONG`s de las Américas, para que en virtud de que la próxima Asamblea que se llevará a acabo en junio del presente año en el Ecuador, demanden de las autoridades del Gobierno, especialmente del señor Presidente de la República, una aclaración inmediata sobre la actitud y las declaraciones del Ministro Señor Coronel en Servicio Pasivo, Carlos Arboleda, caso contrario, consideramos que de manera urgente, la OEA debería resolver el cambio de sede, en virtud de que el Ecuador no estaría alineado con sus obligaciones interamericanas en materia de derechos humanos y de la normativa del derecho internacional.

 

José Serrano Salgado, CDES

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias