Cacería de brujas contra indígenas ecuatorianos en Francia

Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras del Ecuador (FENOCIN)

Quito, 29 de agosto de 2003

 

Señores:

Presidente del H. Congreso Nacional
Presidente de la Corte Suprema de Justicia
Canciller de la República
Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del H. Congreso Nacional
Presidente de la Asociación Latinoamericana de Derechos Humanos, ALDHU
Presidente de la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos, CEDHU
Parlamentarios Ecuatorianos
Director Nacional de Defensa de los Derechos de los Pueblos Indígenas de la Defensoría del Pueblo
Consulado de Ecuador en París
Embajador de Francia en el Ecuador
Relatora Especial de Migrantes ante la ONU
Pueblos Indígenas del Mundo

 

La Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas Indígenas y Negras del Ecuador, FENOCIN, filial de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo -CLOC y de VIA CAMPESINA-, denuncia a las principales autoridades de los organismos y a las organizaciones de Derechos Humanos del país y del mundo que, en la primera semana del mes de agosto de 2003, decenas de indígenas ecuatorianos Kichwas de Salasaca, fueron sistemáticamente perseguidos, apresados y encarcelados, los siguientes ciudadanos:

 

Trato cruel y degradante, violatorio de los derechos humanos.

Los indígenas ecuatorianos que fueron confinados y las autoridades francesas niegan sistemáticamente información de los detenidos, por lo que al momento se desconoce cuántos y en donde existen detenidos.

Pretendemos entender que esta cacería de brujas es a raíz de la expedición de visas que ha implantado la Comunidad Europea, a fin de impedir que ingresen ilegales a esos países. Pero, los ciudadanos kichwas, ya estaban en Francia, 4 meses antes de entrar en vigor esta restricción contra los ciudadanos latinos.

Al momento de su detención se los requisó documentos, dinero, enseres que portaban y lo que sorprende es que los policías que cumplían esta nefasta acción, manifestaban " hay que limpiar Francia de estos indios de pelo largo", en una clara manifestación de racismo y odio a las culturas indígenas de América del Sur.

En una clara violación a los derechos humanos y ciudadanos, la Policía ingresó violentamente a una casa en donde se hospedaban los ciudadanos ecuatorianos en Dourdan, París, sin ninguna autorización jurídica ni legal, llevándose todos los enseres, especialmente el dinero en efectivo, producto de la venta y de los ahorros de las actividades musicales en que se desenvuelven en Francia.

Como la mayoría de los detenidos llevan el apellido paterno o materno Masaquiza Jerez, se pretende involucrarlos como una sola familia, pretendiéndoles inculpar a algunos de ellos, como de coyotes, desconociendo que ese apellido es común, propio del 90% de la población Salasaca en la provincia de Tungurahua en el Ecuador, al momento, la policía está persiguiendo a José Alberto Jerez Masaquiza, creyéndole el responsable.

Nuestras demandas:

Demandamos de las principales autoridades del país, en especial de las organizaciones y pueblos indígenas, organizaciones sociales, organismos de derechos humanos, y más organismos democráticos del mundo remitir mediante fax, e-mails, telegramas, oficios, llamadas telefónicas ante las principales autoridades de Francia: Presidente, Primer Ministro, Presidente del Ministerio de Justicia, Canciller de la República, Jefe de la Policía, Policía de Dourdan: +33 1 6459 7073, exigiendo:

 

Pedro de la Cruz, Presidente FENOCIN

 

Rogamos remitir copias de las comunicaciones de protesta a:

FENOCIN, Calle Versalles N21-326 y Carrión (Quito, Ecuador)

fenocin@fenocin.org

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias