No negociamos nuestros derechos

Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA)

Quito, 27 de agosto de 2003

 

COICA se pronuncia sobre el llamado "Diálogo para armonizar los Derechos Colectivos de las Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana, la Legislación Vigente y el Desarrollo de la Industria Petrolera".

Con gran preocupación recibimos la noticia de que el Ministerio de Energía y Minas declaró la utilidad pública de 61,5 Km. en tierras de comunidades indígenas a lo largo del trayecto donde se construye el Oleoducto secundario Yuralpa-Puerto Napo, como un paso previo a la expropiación de estas tierras. En efecto, este fue uno de los puntos de análisis en la agenda del denominado "Diálogo para armonizar los Derechos Colectivos de las Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana, la Legislación Vigente y el Desarrollo de la Industria Petrolera", que tuvo lugar en la capital entre el 5 y 9 de Agosto del presente año.

Según conocemos, el mencionado evento fue unilateralmente planteado desde el Ministerio de Energía y Minas como "diálogo para armonizar", o llegar a un acuerdo- sin contar con la aceptación definitiva de la CONFENIAE. El Ministerio lo anunció y difundió en afiches y en distintos medios de comunicación, como un evento auspiciado por la CONFENIAE, situación que produjo confusiones y generó reacciones por parte de distintas instancias no gubernamentales, e incluso de las mismas federaciones y nacionalidades indígenas.

Oportunamente, la CONFENIAE hizo categórico un pronunciamiento en el mismo acto inaugural: ellos asistían al evento en calidad de invitados, y su participación en el evento no tenía el objetivo de llegar a ningún tipo de acuerdo o armonización con las empresas petroleras y / o el gobierno respecto al tema de la explotación petrolera. Por el contrario, el evento se propuso desde un inicio como un espacio para la discusión sobre el contenido, implicaciones y propuestas de los 15 Derechos Colectivos que constan en el artículo 84 de la Constitución.

El evento calificado por el Ministerio como un "diálogo para armonizar", en la práctica se desarrolló como un taller de discusión para explicar a los representantes del gobierno, ONG's y empresas petroleras- los derechos colectivos desde la perspectiva de las nacionalidades indígenas y abordar una vez más las implicaciones de la intervención de las petroleras en territorios indígenas.

Por su parte, la COICA participó en el evento con uno de nuestros asesores en calidad de facilitador para la realización de dicho Taller. No emitimos pronunciamiento alguno al respecto. Lamentamos que este hecho haya sido mal interpretado por los medios de comunicación locales, que ciertamente no conocen lo suficiente nuestro trabajo en lo que respecta a la actividad petrolera.

Nos pronunciamos en la presente en concordancia con la posición de la CONFENIAE, en profundo desacuerdo con la forma en que el Ministerio de Energía y Minas manejó la denominación y difusión del evento. Si bien aceptamos el ejercicio del diálogo como un mecanismo de intercambio de ideas y posiciones y sobre todo de debate sobre la situación de nuestros pueblos tras las intervenciones de las compañías petroleras en nuestros territorios, nos oponemos a la posibilidad de un "diálogo para la armonización" con la Industria Petrolera, pues no estamos dispuestos a negociar nuestros derechos fundamentales.

Manifestamos una vez más nuestra profunda preocupación sobre la acción del Ministerio de declarar la utilidad pública a los territorios arriba mencionados, y demandamos a la vez la modificación del numeral 2 del artículo 84 de la Constitución, que ampara la acción de declaratoria de utilidad pública, tema discutido ampliamente en el taller. Nos oponemos en general, a toda nueva infiltración por parte de empresas petroleras en nuestros territorios, por las consecuencias que han sufrido y continúan viviendo las comunidades en términos de violación a nuestros derechos territoriales, particular que también fue expresado claramente por parte de los delegados indígenas del sur de la amazonía, manifestando su oposición al desarrollo de la actividad petrolera en territorios shuar, achuar y kichwas de Pastaza, por el inminente deterioro ambiental, división de las comunidades y la dependencia económica generada. Por ello, en aquellas comunidades afectadas por la industria petrolera, demandamos que se efectúen las correspondientes indemnizaciones por los daños socio ambientales ocasionados. Además, debido a la gravedad de los impactos, planteamos la suspensión de la actividad petrolera en tierras indígenas mientras no se adopten nuevas políticas de relacionamiento comunitario, compensaciones e indemnizaciones, consulta y participación directa en la distribución de la renta petrolera.

 

http://www.coica.org

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias