Notas sobre el Congreso de los Pueblos del Ecuador

Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH del Ecuador)

Quito, 11 de julio de 2003

Con la presencia solidaria de Hebe de Bonafini, presidenta de la legendaria Asociación de Madres de Plaza de Mayo de Argentina, más de dos mil quinientos delegados representantes de alrededor de trescientas organizaciones sociales del país, concluyeron a las 15h30 de hoy, viernes 22 de Julio, el “Congreso Nacional de los Pueblos del Ecuador”, realizado en el Coliseo de la Universidad Politécnica Salesiana, simbólica sede del levantamiento indígena de febrero de 2001.

Organizaciones sindicales, de indígenas, afroecuatorianos, campesinos, jóvenes, de mujeres, comerciantes minoristas, jubilados, servidores públicos, estudiantiles, del magisterio, petroleros, eléctricos, periodistas, empresarios progresistas, militares en retiro y derechos humanos, confluyen en un solo “Comando Conjunto del Pueblo” y una propuesta única: “El Plan de Gobierno del Congreso de los Pueblos y la Estrategia Unificada para derrotar al neoliberalismo”.

FENOCIN, FEI, FEINE, ENLACE, AEEQ, FUT, CEDOCUT, CTE, FTP, CONASEP, FETSAPI, CPME, APDJ, FRENTE DE SALVACIÓN NACIONAL, FETRAPEC, FRENTE POPULAR, UNE, FEUE, JRE, FESE, UCAE, UGTE, CMS, APDH, etc., se pronuncian por la unidad. Pedro de la Cruz, Edgar Ponce, P. Eduardo Delgado, Marco Morillo, Santiago Yagual, Jenny Londoño, Luis Villacís, Diego Cano (líder petrolero, desde la clandestinidad), Antonio Vargas, y otros, suscriben el acuerdo unificado para el inicio de las acciones de movilización en todo el país.

Cuando Hebe pronunció su discurso de inauguración del Congreso, las gargantas de miles de delegados sintieron un nudo cercano al sollozo: dedicó su lucha y la lucha de todas las organizaciones de América Latina a los niños.

Se expresó la solidaridad a los dirigentes sindicales petroleros despedidos y con boletas de captura ordenadas por Lucio Gutiérrez, así como la represión policial y militar a las comunidades indígenas de Sarayacu, por oponerse a la privatización, en tanto que las pequeñas hijas y las madres de los dirigentes petroleros que permanecen en la clandestinidad, hicieron presencia activa en toda la jornada.

El Congreso de los Pueblos no tuvo reticencias en cuestionar al llamado “gobierno popular”. De “popular” no queda nada, “por fin se ha quitado la máscara”, fueron las expresiones de los líderes sociales, al marcar distancia definitiva con el régimen de Gutiérrez.

Condenaron la política autoritaria, de persecución a dirigentes sociales y periodistas, así como el espionaje telefónico y la red de inteligencia montada por “el régimen “Fujimori-Montesinos, que el Coronel Patricio Acosta, mano derecha de Lucio, ha instaurado en el país”, según los dirigentes llegados de todo el país.

En el evento, la APDH pidió presionar por el ingreso de Ecuador al MERCOSUR para construir un bloque unitario regional opuesto al ALCA y pidió la firme solidaridad de las organizaciones sociales ecuatorianas con los procesos de cambio que se viven en la Venezuela Bolivariana, la Argentina de Krishner, el Brasil de Lula, así como los procesos en camino, que avanzan en El Salvador con el FMLN, en Uruguay con el FA-MLN y en Bolivia con el Mando Unificado del Pueblo y Evo Morales.

Solicitamos multiplicar las resoluciones finales del Congreso de los Pueblos en todos “los rincones oscuros” que en el mundo resisten el neoliberalismo.

[ Texto final >> ]

Un abrazo, tan cálido como la esperanza...

Equipo de Información APDH

 
Llacta!    Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias