La Comisión de Vivencia, Fe y Política frente a las elecciones de Octubre de 2002




Quito, 31 de agosto de 2002



Como cristianos y cristianas, libres de compromisos con grupos privilegiados o intereses políticos partidarios, en nombre de nuestra fe en el Dios de Jesús y por fidelidad al Evangelio, a nuestra conciencia y al proyecto de los más pobres, queremos dar nuestra palabra en torno a las Elecciones de Octubre de 2002.


1. NUESTRAS MOTIVACIONES

Lo hacemos con la certeza de que nuestro compromiso con Jesús y con El Reino, nos exige asumir, también, una posición política en favor de los empobrecidos y marginados.

Lo hacemos porque consideramos que en todo proceso electoral el pueblo no solo elige a personas y ofertas de campaña, sino que, a través de su voto legitima proyectos políticos y económicos que tienen que ver directamente con la salud, el hambre, la educación, y la vida, particularmente de los más pobres.

Lo hacemos porque la gran brecha entre ricos y pobres que fue expresada nítidamente en la II Conferencia General de Episcopado Latinoamericano en Medellín, lejos de eliminarse o corregirse, se ha agrandado por la aplicación del modelo económico neoliberal. Y porque en el Ecuador de hoy, país rico en recursos y en diversidad, 8 millones viven en la pobreza, 4 millones en la indigencia y 1 millón y medio de ecuatorianos (as) se han visto obligados a migrar a los países del norte en busca del bienestar que su país les niega. Y porque en el Ecuador de hoy, mientras el 10% más rico se ha enriquecido aún más, el 80% se ha empobrecido. Estamos seguros que esta realidad es una ofensa al Plan amoroso de Dios.

Nos animan también, los signos proféticos de nuestra iglesia latinoamericana y la espiritualidad de nuestro pueblo. Afirmamos con el Papa Paulo VI que “la política es la forma más perfecta de la caridad”, porque ella tiene que ver precisamente con la salud, la educación, el empleo, la justicia, los derechos humanos individuales y colectivos, la participación política, la distribución equitativa de la riqueza, es decir con la vida misma.

No hacemos este pronunciamiento con la ingenuidad de quien pretende que en el proceso electoral radique definitivamente la realización o no del Plan de Dios. Ni siquiera esperamos que el triunfo de cualquier sector político o candidato puedan significar la posibilidad de una verdadera transformación para el país. Sin embargo tenemos la certeza de que el proyecto político que triunfe significará o el avance de los procesos que buscan transformar la realidad y reestablecer la justicia para con los pobres, o su retroceso y por consiguiente el mayor empobrecimiento y marginación para las mayorías.

Lo hacemos también porque sabemos que el único protagonista de la transformación que el país necesita es el pueblo, y particularmente los empobrecidos y los excluidos, junto a sus organizaciones y sus comunidades. Nosotros somos parte de este caminar y queremos contribuir con estas reflexiones en este proceso.


2. LO QUE ESTA EN JUEGO

Lo que esta en juego es la vida y el futuro de todos los ecuatorianos, pero particularmente la de los más pobres. Responsables del crecimiento de la brecha entre ricos y pobres son los partidos políticos y gobernantes que han aplicado el modelo económico neoliberal, que han pagado la injusta deuda externa sacrificando la vida del pueblo, que han robado los ahorros de los ecuatorianos para entregarlos a los banqueros, que han sucretizado la deuda en beneficio de los empresarios y han recortado los gastos sociales, que pretenden eliminar subsidios sociales manteniendo las prebendas al capital internacional, alentando la especulación y el saqueo de los recursos, el deterioro del medio ambiente y la explotación de la mano de obra. También comparten la responsabilidad, los medios de comunicación y de opinión pública, e incluso la Iglesia, por legitimar, por acción u omisión estas políticas.

Está en juego también el futuro de la región Andina y Latinoamericana. Este proceso electoral se da en medio de una coyuntura regional peligrosa y decisiva a raíz del triunfo electoral del presidente Uribe en Colombia. Para Uribe la salida al conflicto colombiano es fundamentalmente militar. Su proyecto pretende crear escenarios tales que justifiquen una intervención militar directa de los EEUU en la región y esto sin duda requiere involucrar militarmente a los países vecinos. El próximo presidente y los partidos que lleguen al congreso nacional y al Parlamento Andino deberán decidir sobre estos temas. El Ecuador deberá precisar su posición como país vecino de Colombia. Las fuerzas políticas que triunfen deberán definir si continúan con una política sometida a los intereses hegemónicos de los EEUU, que ya han establecido su punto de avanzada en la Base de Manta, o si definen una posición inteligente y audaz que busque una paz negociada en la región, sin la intervención de los EEUU. Similar importancia tiene el tema del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA). El nuevo presidente tendrá en sus manos el seguir los caminos trazados por los sectores importadores y banqueros y por tanto abrir las fronteras sin reservas al capital internacional, o posibilitar la conformación de una alianza de los países Latinoamericanos o Sudamericanos para fortalecerse y negociar en mejores condiciones frente a los EEUU.

A nivel nacional las elecciones se presentan en un momento en que se evidencia la destrucción del aparato productivo ecuatoriano a causa de la dolarización y por la pérdida de la soberanía cambiaria y monetaria que le ha hecho perder competitividad a los sectores productivos ecuatorianos en el exterior.

En este contexto las elecciones se presentan como una oportunidad y como una amenaza. Oportunidad para que los ecuatorianos y ecuatorianas escojamos una opción que le devuelva al país su soberanía en beneficio del aparato productivo ecuatoriano, la posibilidad de implementar una política tributaria justa donde los que más ganan paguen más, de establecer una posición soberana frente a las imposiciones del FMI, de priorizar el pago de la deuda social y ecológica en lugar del pago de la deuda externa, de defender el patrimonio público impidiendo la privatización indiscriminada, de recuperar la capacidad adquisitiva de los salarios. Y se presentan como una amenaza porque el dinero de la derecha neoliberal podría manipular la conciencia del pueblo, conseguir su voto y continuar gobernando en función de sus propios intereses.


3. LAS OPCIONES ELECTORALES

Así miramos las tendencias políticas actuales:

  • LA DERECHA TRADICIONAL NEOLIBERAL:

    Aquí agrupamos a los diversos partidos, diputados, y en general a la tendencia política que, sea por su discurso o su comportamiento legislativo o posicionamiento público, ha promovido, respaldado, impulsado o consentido en las siguientes políticas:
    • El desmantelamiento del Estado. La reducción de sus responsabilidades sociales.
    • Sostienen que la crisis del país es la falta de un crecimiento sostenido de la economía. Su gestión se orienta a un control obsesivo de los indicadores macroeconómicos como el déficit fiscal, la inflación, etc., asumiendo en consecuencia una política de eliminación indiscriminada de subsidios, reducción del gasto social, incremento en el precio de los combustibles, salvatajes financiero y bancario, apertura incondicional al capital transnacional. Según estos sectores, solamente una vez conseguido el crecimiento económico se debería hablar de repartición de la riqueza producida.
    • En lo internacional, han apoyado incondicionalmente la política norteamericana, particularmente en sus pretensiones neocoloniales impulsadas a través del Plan Colombia y del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).
    • El pago la deuda externa es su prioridad. Aún a costa de recortar los presupuestos sociales.
    • En lo político se orientan a una mayor concentración del poder en el Ejecutivo, disminución del poder de las otras instancias del Estado (Congreso, Comisión de Control Cívico de la Corrupción), oposición a normas constitucionales como la revocatoria del mandato y la consulta popular porque generarían inestabilidad política.
    • Los partidos ubicados en esta tendencia son partidos de las élites, dirigidos por grupos familiares, mantienen estrechos vínculos con los poderes económicos, y los partidos o candidatos “nuevos” están generalmente vinculados a estos.


    En este proceso electoral, esta tendencia está representada por los siguientes partidos y candidatos:

    ListaPartido o grupos auspiciantesPresidenteVicepresidente
    22Transformación Social IndependienteJacinto VelásquezPatricio Larrea
    6Partido Social CristianoXavier NeiraÁlvaro Pérez
    24Patria SolidariaOswaldo HurtadoGloria Gallardo
    7PRIANÁlvaro NoboaMarcelo Cruz
     MetamorfosisIvón BakiCésar Frixone
    10Partido RoldosistaJacobo BucaramFrank Vargas



  • LA DERECHA POSTMODERNA

    ListaPartido o grupos auspiciantesPresidenteVicepresidente
     Partido Conservador (UNO), DP, CFP, Fuerza Ecuador, Partido Socialista, Nuevo PaísLeón RoldósMaría Dolores Padilla


    Con una imagen de izquierda, ha logrado el respaldo de gran parte de la derecha. Su misma candidatura es el resultado de una maniobra de la derecha para detener el crecimiento inusitado de las fuerzas de izquierda que las amenazaba. Al parecer pretende conciliar los intereses de neoliberales (Juan José Pons, Humberto Mata) con los antineoliberales (supuestamente el Partido Socialista), de los que aplauden el ALCA con sus detractores, etc.

    Aunque Roldós es un candidato con una aparente firmeza ideológica, ha priorizado una alianza que, por decir lo menos, genera muchas dudas. Respaldado por todas estas fuerzas políticas comprometidas con gobiernos anteriores, vinculadas con intereses económicos y financieros, de clara opción neoliberal, no habrá que esperar una política distinta. No gobiernan individuos, lo hacen grupos, y el grupo que lo acompaña nada nuevo tiene para ofrecerle al país.



  • LOS ESPONTÁNEOS Y DESCONOCIDOS

    Totalmente desconocidos, vinculados a pequeños grupos como los microempresarios o a ciertas organizaciones indígenas, están en el escenario electoral sin posibilidades reales. En algunos parecen primar los intereses gremiales y corporativos e incluso personales. Habiendo sido descalificados Antonio Vargas, José Tubón y N. Donoso, el que ubicamos en este sector es al Partido Libertad, listas 11, cuyos candidatos presidencial y vicepresidencial son César Alarcón Costa y Universi Zambrano.



  • LA TENDENCIA DE CENTROIZQUIERDA E IZQUIERDA

    Aunque la centroizquierda ha sido ya gobierno y en el mismo ha sido responsable directo de la flexibilización laboral, en los últimos años ha mantenido una política moderada en torno al tema de las privatizaciones, plantea la constitución de empresas mixtas. A través de uno de sus diputados ha desarrollado un papel fiscalizador importante, que ha desnudado muchos negociados de los banqueros y grupos vinculados. Sus acuerdos legislativos en torno a temas como reforma tributaria han sido orientados a confrontar a los partidos de la derecha neoliberal particularmente a la oligarquía socialcristiana. Su acción ha sido fundamentalmente parlamentaria, con ciertos acercamientos a algunas organizaciones sociales y populares, pero han priorizado la participación de la tecnocracia y las clases medias. La pretensión y vanidad de su líder y candidato presidencial, y la debilidad de su propio partido, han sido obstáculos serios para que se logre un acuerdo programático y electoral de toda la tendencia. Su principal fortaleza es que tiene una estructura con cuadros capacitados para gobernar; su principal debilidad que siendo gobierno no supo realizar las reformas que ahora, en campaña, propone ejecutar.

    La tendencia de izquierda en cambio ha planteado que la crisis radica en la mala distribución de la riqueza. O lo que es lo mismo, la concentración de la riqueza en pocas manos es la causante del crecimiento acelerado de la pobreza. Esta percepción ha llevado a que estos sectores planteen, una política salarial dinámica (es decir reactivar la economía desde el consumo y para ello se propone recuperar la capacidad adquisitiva de los salarios), una política tributaria justa donde paguen más los que más ganan, una política regional de unidad para afrontar conjuntamente con los otros países y por tanto en mejores condiciones problemas como: la deuda externa, la inserción en los mercados internacionales, y otros. Y por tanto se oponen a la firma del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA) en forma incondicional e irrestricta y a la par que cuestionan las pretensiones neo-coloniales de los EEUU, proponen una política de Paz frente al Plan Colombia. Plantean también que el Estado debe dar prioridad a la reactivación del aparato productivo para satisfacer prioritariamente las necesidades nacionales, generando empleo y evitando la migración. Defienden el patrimonio público y por tanto se oponen a las privatizaciones, particularmente de los sectores estratégicos como petróleo, electricidad, comunicaciones, salud y educación. Buscan fortalecer la Comisión de Control Cívico de la Corrupción y realizan acciones que promuevan la participación popular. Están vinculados a las organizaciones sociales y populares y generalmente respaldan sus luchas y sus demandas. A pesar de la importancia de todos estos planteamientos, en innumerables ocasiones han caído en una defensa irracional de los intereses gremiales particularmente del sindicalismo público, o de las demandas indígenas, olvidándose de las demandas ciudadanas. En los últimos meses han mostrado una absoluta irresponsabilidad al mantener pugnas públicas entre los dirigentes de las organizaciones sociales, denunciándose mutuamente, expulsando militantes por razones personales, y han demostrado un alto nivel de intolerancia. Al parecer no han olvidado sus prácticas vanguardistas y antidemocráticas. Los intereses personales o de sus grupos se han impuesto a las demandas del país. También han sido responsables de no llegar a un acuerdo programático y electoral de la tendencia.

    Están representados por los siguientes sectores:

    ListaPartido o grupos auspiciantesPresidenteVicepresidente
    12Izquierda Democrática, Mov. JusticiaRodrigo BorjaEva García Fabre
    3-18 15Sociedad Patriótica 21 De Enero, MUPP, CMS, MPD, FENOCIN, FENACLE, CONAIELucio GutiérrezAlfredo Palacios






4. OPTAR POR LA TENDENCIA PROGRESISTA

Es claro que en este panorama electoral, NINGUNA OPCION logra satisfacer plenamente las aspiraciones populares.

El país requiere transformaciones profundas, cambios de dirección severos y radicales. Esto exige de las fuerzas populares una madurez que ellas no han sabido mostrar. Incapaces de mirarse entre sí con la tolerancia y transparencia que la hora latinoamericana y la responsabilidad del movimiento social ecuatoriano nos exige a todos, las dirigencias políticas de centroizquierda, izquierda y de los propios movimientos sociales y populares han demostrado no estar a la altura de los desafíos de los tiempos y eso dice que los éxitos electorales, incluso si fueran grandes, no serán duraderos. Esta inmadurez e irresponsabilidad ha impedido que se logren procesos de unidad en este proceso electoral, y los responsabiliza directamente de que el país pueda verse nuevamente avocado a escoger en la segunda vuelta entre dos candidatos de derecha.

A pesar de esto, la COMISIÓN DE VIVENCIA FE Y POLÍTICA, llama a todos los cristianos y cristianas, a todos los ciudadanos y ciudadanas a ENFRENTAR Y CERRARLE EL PASO A LA DERECHA NEOLIBERAL, por ser la responsable de los gobiernos de estos últimos veinte años que han generado más pobreza, menos democracia y mayor corrupción. Es un llamado a luchar organizadamente en una campaña contra la derecha neoliberal y sus planteamientos.

Esto significa respaldar privada y públicamente, personal y colectivamente a la TENDENCIA DE CENTROIZQUIERDA E IZQUIERDA, representada por los partidos Izquierda Democrática (listas 12) y a la alianza Sociedad Patriótica 21 de enero – Movimiento Pachacutic-Movimientos sociales y populares-MPD (listas 3-21 y 15) para presidente, vicepresidente, Parlamentarios andinos, diputados, consejeros y concejales.


5. DOBLE LLAMADO A LA ESPERANZA Y LA UNIDAD

Seguros de que el único protagonista de la transformación que el país requiere es el pueblo, junto a sus organizaciones y comunidades, hacemos un llamado a todos los ciudadanos, creyentes y no creyentes, para que con sinceridad ratifiquemos nuestro compromiso con la justicia y con los más pobres y excluidos, crezcamos en conciencia, construyamos liderazgos maduros y unitarios, tolerantes y firmes, forjemos organizaciones con capacidad propositiva y de movilización activa y creativa y en definitiva avancemos en los procesos que nos garanticen una unidad verdadera y duradera de todas las fuerzas sociales. El respeto de nuestros derechos no será dádiva de nadie, sino fruto de nuestra lucha permanente y cotidiana.

Llamamos también a los cristianos y cristianas, a toda la Iglesia - Pueblo de Dios a tomar la iniciativa, a ser activos, definidos y solidarios con las causas de los más pobres y con el Plan Amoroso de Dios que vino a revolucionarlo todo para que vivamos como Hermanos, y para hacer del amor y la justicia el parámetro de la organización social, política y económica. La resurrección de Dios es la insurrección del amor y de todos los que creen en él.







 
Llacta!    Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias