Exigimos respeto a los Derechos en las Zonas de Frontera




Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (CEDHU)

Quito, 27 de febrero de 2002



LAS MEDIDAS ADOPTADAS POR EL GOBIERNO SUPONEN UN AGRAVAMIENTO DE LA INSEGURIDAD JURIDICA Y UNA VIOLACION DE LOS DERECHOS HUMANOS Y LAS LIBERTADES CIVILES



La Comisión Ecuménica de Derechos Humanos exige a las autoridades nacionales el respeto a los derechos humanos de los moradores de las provincias fronterizas de Orellana y Sucumbíos y una respuesta urgente a sus justas demandas de mayor atención por parte del gobierno central a sus necesidades básicas.

La actitud represiva por parte del Estado solamente profundizará la escalada de violencia y no aportará en nada a la resolución de un conflicto cuya raíz es el abandono que durante décadas han mantenido los gobiernos de turno frente a estas provincias.

La declaratoria de Emergencia y de Seguridad, según los pobladores, pretende únicamente garantizar la seguridad a las empresas petroleras. Creemos que constituye una medida que además de reducir el ejercicio de derechos de los ciudadanos y cuidadanas demuestra la poca voluntad política de entablar diálogos y asumir compromisos reales con la población.

Demandamos del Gobierno Nacional una actitud responsable frente a la población civil de frontera que además podría enfrentar a corto plazo las consecuencias de la guerra interna de Colombia, situación que agudizará los problemas sociales, políticos y económicos de ambas provincias y volverá aún más vulnerable a la población a la violencia y al miedo.

La CEDHU exhorta a las autoridades civiles y militares para que su actuación se de bajo las normas y leyes de protección y garantía de derechos y se procure por todos los medios el inicio de un diálogo abierto en el que participe la sociedad civil y se expongan propuestas viables de desarrollo social en estas zonas.







 
Llacta!    Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias