Comité d'Equador - Manifiesto contra el Plan Colombia
(diciembre de 2000)




Barcelona, diciembre de 2000


Manifiesto sobre el Plan Colombia:

Los abajo firmantes queremos denunciar que el Plan Colombia no contribuye a la solución del conflicto armado y puede empeorar la gravísima situación ya existente de violación de derechos humanos en Colombia.

El Plan Colombia no es un plan de paz. Por el contrario, en lo fundamental, es un programa de ayuda militar de los EEUU a las fuerzas armadas y a la policía de aquel país. De los 1.400 millones de dólares de la ayuda norteamericana el 80% está destinado a ayuda militar a las fuerzas armadas colombianas con el objetivo oficial de combatir y erradicar el narcotráfico. Los programas de ayuda humanitaria y de desarrollo social, financiados en buena parte con fondos de la Unión Europea, no modifican y no pueden ocultar el carácter básicamente militar del Plan Colombia. Esta ayuda humanitaria sólo servirá, en el mejor de los casos, para mitigar las consecuencias de los enormes desplazamientos de población que seguirá provocando la presión militar y paramilitar y la fumigación de cultivos en las zonas bajo el control de la guerrilla. Esta fumigación se ha venido haciendo hasta ahora con glifosfato. Por ahora, en una zona del Ecuador limítrofe con Colombia, se está experimentando la utilización como herbicida de un hongo, el Fusarium Exiporum, lo que ha provocado la denuncia de diferentes asociaciones ecologistas del Ecuador que han alertado sobre las gravísimas consecuencias ambientales de la utilización de este hongo.

El Plan Colombia amenaza seriamente las negociaciones de paz en curso. Su puesta en marcha, como explicó el periodista colombiano Alfredo Molano Bravo ante la Comisión de Cooperación del Parlamento Europeo, puede acabar provocando no la rendición de hecho de la insurgencia sino un agravamiento del conflicto armado con un coste terrible para la población civil en términos de desplazados y de incremento de las violaciones de Derechos Humanos. La apuesta por la escalada militar no nos parece una buena via para solucionar un conflicto político como el colombiano que hunde sus raíces en la exclusión social y política de buena parte de la sociedad colombiana.

El Plan Colombia viene a dar cobertura a una creciente ingerencia militar directa de los EEUU en toda el área bajo el pretexto del combate contra el narcotráfico. Lo que se perfila como el objetivo principal del Plan Colombia, lo que parece estar en juego, pese a no estar declarado, es la protección militar de los intereses estratégicos de los EEUU en la región, que ven con inquietud la creciente inestabilidad política y las movilizaciones sociales en países como el Ecuador; el hundimiento de gobiernos autoritarios y corruptos que contaban con el soporte de los EEUU como el de Fujimori en Perú; o el hecho de que el actual gobierno venezolano mantenga una política independiente no supeditada a los intereses de los EEUU. Además, el conflicto corre el riesgo de extenderse mas allá de Colombia: instalación de narcotraficantes y paramilitares en la frontera ecuatoriana, proximos a la frontera sudoriental colombiana; utilización de instalaciones militares, como la base aérea de Manta en Ecuador; éxodo de miles de familias campesinas del departamento colombiano de Putumayo hacia el Ecuador, etc.

Sostenemos que la construcción de la paz en Colombia no pasa por la escalada en el conflicto armado a través de la extensión del mismo a otros países del área ni mediante la creciente implicación militar de los EEUU. Requiere, por el contrario, de un serio esfuerzo de la comunidad internacional en defensa y promoción de los Derechos Humanos en Colombia, poniendo en primer término el derecho a la vida. Exige igualmente compromiso decidido en favor de la construcción de un sistema democrático en el que, por primera vez, tengan cabida todos los sectores a los que desde hace décadas se viene excluyendo de la participación política. En definitiva, defendemos una solución negociada de los conflictos colombianos, para dar una oportunidad al proceso de paz a través del diálogo. Sólo de esta forma podrá consolidarse la democracia en Colombia.

La Unión Europea ha destinado una ayuda de 150 millones de dólares que se suman a las aportaciones hechas por diversos países, entre ellos el Estado Español, que ha aportado 100 millones de dólares para financiar proyectos de desarrollo económico, la substitución de cultivos ilícitos y proyectos de promoción de los Derechos Humanos. Esta aportación puede acabar sirviendo exclusivamente para dar cobertura a lo que es un plan militar de erradicación de la guerrilla y de los cultivos ilícitos impuesto por los EEUU. Un plan que puede provocar millones de desplazados por el crecimiento de la actividad de las fuerzas paramilitares en la zona, como ha denunciado Aministía Internaciona, incluídas las masacres sobre la población civil que ya vienen ejecutando con total impunidad reforzadas por unidades del ejército regular de Colombia.

Por todas estas razones, las entidades firmantes expresamos nuestro total rechazo al Plan Colombia, a la escalada bélica, y a la creciente ingerencia militar de los EEUU en el área. Reclamamos al Gobierno Colombiano y a la Comisión Europea que asuman como objetivos prioritarios la búsqueda de la paz a través de la negociación y la acción decidida en pro del respeto a los Derechos Humanos, para así acabar con la tolerancia por parte del Estado colombiano ante las graves violaciones de los mismos. Esta exigencia de respeto a los Derechos Humanos la hacemos extensible a todos los actores armados del conflicto.

Exigimos que cualquier soporte financiero o político del gobierno del Estado español quede condicionado al cumplimiento de estas prioridades.


Primeros Firmantes:

Entrepobles
Comitè Català de Solidaritat amb Colòmbia
Col·lectiu Cayapa de solidaritat amb Veneçuela
Comitè d'Equador, Barcelona






 
Llacta!    Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias