Logo Llacta!

Detenida en Orellana una defensora de Derechos Humanos

Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (INREDH)

Quito, 12 de junio de 2008

El miércoles, 11 de junio, a las 18h00, fue detenida María Espinoza, coordinadora de la Comisión de Derechos Humanos de Orellana, miembro de la Red Nacional de Defensores de Derechos Humanos y colaboradora de la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos, INREDH. María Espinoza es beneficiaria además de medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, debido a las constantes amenazas que recibe por su trabajo.

Los hechos

La Comisión de Derechos Humanos de Orellana decidió publicar un boletín en donde se reclamaba la acción gubernamental, en especial en el área energética, y se recordaban los hechos de Dayuma y la responsabilidad gubernamental sobre los mismos.

Mientras el mencionado boletín estaba imprimiéndose en una imprenta de El Coca, un militar, de nombre Marco Villacís, del que aún no podemos establecer su grado, interpuso una denuncia en la que asegura conocer que se estaría imprimiendo materiales que afectan a la honra de varios funcionarios del Estado, entre ellos el Presidente, el Ministro de Gobierno y el Comandante militar de Orellana.

Con esta denuncia, la Fiscalía de Orellana solicitó al juez una orden de allanamiento para la imprenta, la que es concedida por el Juez tercero de lo Penal de Orellana, Freddy Cisneros.

La Policía Judicial se traslada a la imprenta mencionada y hablan con su propietaria, quien les manifiesta que efectivamente se está imprimiendo el mencionado boletín por pedido de María Espinoza, y que debe entregarlo a las seis de la tarde. La Policía Judicial acuerda con la propietaria de la imprenta mantener en reserva su visita y preparar un operativo para esa tarde.

A las seis de la tarde del miércoles 11 de junio, María Espinoza llegó a retirar las hojas impresas y fue detenida en un operativo en el que participaron 7 agentes de la Policía Judicial, vestidos de civil, y el fiscal Carlos Yumunaque. Al ser detenida, María Espinoza no fue informada sobre los motivos de su detención.

En horas de la noche, cuando los Abogados Wilton Guaranda, de INREDH, y Luis Intriago, de la Comisión de Derechos Humanos de Orellana, intentaron entrevistarse con María Espinoza, fueron impedidos de hacerlo y se les informó que María Espinoza ha sido detenida por publicación y distribución de documentos injuriosos sin pie de imprenta, y, como la detuvieron con los boletines impresos, catalogaron el delito como flagrante.

Cabe resaltar que los mencionados documentos no llegaron a ser distribuidos y que, en el caso de delitos de injuria, éstos no son susceptibles de prisión preventiva y solamente un juez, luego de un juicio, puede determinar el carácter injurioso de una acción, por lo que la detención de María Espinoza es totalmente ilegal y compromete al Estado frente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, debido a las medidas cautelares de las que es beneficiaria.

En horas de la noche, INREDH habló con funcionarios del Ministerio de Justicia y el Ministerio de Gobierno, quienes expresaron su extrañeza sobre una detención de este tipo, más aún cuando la Policía Judicial, según el Ministerio de Gobierno, solo puede actuar de civil en casos de narcotráfico.

El jueves 12 de junio, a las tres de la tarde, se realizó la audiencia de flagrancia en El Coca; para esto, el juez Freddy Cisneros había encargado su función a Marielena Quevedo, juez suplente del Juzgado Tercero de los Penal de Orelalna, y es una joven profesional que evidenciaba una total incomodidad y nerviosismo durante la audiencia. También al Fiscal Carlos Yamunaque lo había sustituido el fiscal Joel Bustos. Cabe indicar que, hace un año y medio, Joel Bustos fue denunciado por la Comisión de Derechos Humanos de Orellana, debido a una serie de actuaciones irregulares en su cargo. Bustos acusó a María Espinoza en base al artículo 230 del Código Penal, por amagos, ofensas e injurias al Presidente; con esto la Jueza Quevedo legalizó la prisión de Espinoza.

Al momento María Espinoza se encuentra asilada en una clínica a la que fue trasladada por su delicado estado de salud, pues recientemente fue sometida a una intervención quirúrgica; se mantiene la custodia policial en su calidad de detenida y se ha instaurado formalmente un proceso judicial sobre su persona.

Las reacciones

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos fue informada inmediatamente de la detención de María Espinoza y, mediante llamada telefónica del miércoles en la noche, informaron a INREDH que han solicitado ya la información pertinente al gobierno del Ecuador.

Por su parte, el Ministerio de Justicia, nos informó sobre su disposición de proporcionar ayuda jurídica gratuita; en tanto que desde el Ministerio de Gobierno se nos ha asegurado que existe inconformidad con la detención y que conformarán una comisión para investigar estos hechos, la que viajará a Coca en los próximos días.

Entre tanto, el asesor jurídico del gobierno, Dr. Alexis Mera, informó que el Presidente remitirá una carta a los juzgados y los fiscales de Orellana indicando que él no siente aludido, y menos ofendido, por el boletín que ha sido impreso. Esta carta deberá llegar hoy día a El Coca.

Entonces... ¿qué pasa en Orellana?

¿Existe un poder autónomo en Orellana? ¿Un poder que se mueve acorde a sus intereses y sus caprichos? ¿Joel Bustos ha encontrado una oportunidad para vengarse por las denuncias que le hiciera la Comisión de Derechos Humanos de Orellana? ¿Hay un afán del gobierno de silenciar las denuncias sobre violaciones a los derechos ambientales que permanentemente se dan en esta provincia? ¿O hay un excesivo celo de las autoridades locales para, a la menor oportunidad, reprimir a quienes el Presidente identifica como opositores al régimen en sus constantes intervenciones públicas?

Sea como sea, la detención de María Espinoza es totalmente ilegal y no le hace bien al gobierno, al contrario, refuerza la sensación de que se está constituyendo un poder omnímodo en el que las organizaciones de derechos humanos, las organizaciones ecologistas, los movimientos sociales y el propio movimiento indígena, poco a poco se tornan indeseables.

Detienen en Orellana a defensora de Derechos Humanos

Boletín de prensa

En la tarde de ayer, fue detenida la Srta. María Espinosa, defensora de Derechos Humanos de Orellana. La detención se produjo cuando la compañera Espinoza se disponía a retirar unas fotocopias de un establecimiento público, que previamente se habían encargado.

Polícias de civil la detuvieron, sin comunicarle en un primer momento cuáles eran las causas de la detención. La compañera ha pasado esta noche en los calabozos de la policía judicial de Orellana. En la tarde de hoy, se ha producido la audiencia ante el fiscal, quién la ha acusado formalmente de injurias, según el Artículo 230 del código penal.

En principio debían haberla trasladado a la prisión del Tena, pero ello no ha sido posible, dado que la compañera sufre problemas de salud (recientemente ha sufrido un aborto), por lo que según prescripción médica no se recomienda su traslado. Así que se ha dispuesto su ingreso en una clínica privada local (no se sabe todavía cuál), con custodia policial. Esta es la situación procesal al momento.

La compañera Espinoza lleva trabajando más de 10 años en temas de defensa de Derechos Humanos y a su favor se han dictado medidas cautelares por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. En los últimos años, ha sido coordinadora de un proyecto de DDHH ejecutado por el Vicariato de Aguarcio y otras organizaciones sociales. En la actualidad, trabaja apoyando a personas que han sido afectadas por la última represión de Dayuma.

Las fotocopias por las que han apresado a la compañera, trataban sobre el caso Dayuma. Se limitaban a recordar a la población lo que pasó y quienes eran los responsables políticos de aquellos hechos.

Queremos dejar constancia que cualquier acto de represión contra la compañera es un acto de naturaleza política por un hecho menor. Algo muy malo debe estar pasando, cuando uno recuerda el pasado y lo llevan preso.

Comisión de prensa de Orellana.

Luis Ángel Saavedra, presidente INREDH

:: http://www.llacta.org ::