Logo Llacta!

Líderes de Íntag en la mira de la persecución y el amedrentamiento

Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (CEDHU)

Quito, 23 de agosto de 2007

La oposición a la actividad de la transnacional minera Ascendant Copper en Íntag, ha significado para los líderes de esta zona una verdadera persecución caracterizada por una serie de actos intimidatorios cada vez más violentos.

Ascendant Copper maneja el proyecto Junín, compuesto por las concesiones mineras Golden 1, Golden 2 y Magdalena, en Íntag. La presencia de Ascendant Copper no es grata para la mayoría de la población por las prácticas de la empresa para establecerse en la zona y dar paso a sus actividades de exploración de cobre. Íntag está ubicada en la cordillera del Toisán, zona de ríos y abundante biodiversidad.

En un principio el clientelismo, la creación de organizaciones paralelas a las de la comunidad, convenios firmados con ciertos líderes por los cuales se ofrecía la entrega de dinero a cambio de facilitar el ingreso del personal de la empresa, fueron las estrategias de Ascendant que provocó la división interna en las comunidades.

A medida que la oposición a la minería fue creciendo, aparecieron las amenazas de muerte de empleados y allegados de Ascendant contra líderes comunitarios de Íntag (existen al menos 5 denuncias en la CEDHU) y una constante persecución judicial contra pobladores y dirigentes. Desde el año 2004 hasta el 2006 se registraron en la Fiscalía de Ibarra 13 denuncias contra pobladores de Íntag hechas por empleados e incluso uno de los gerentes de la empresa Ascendant Copper. Las denuncias son por supuesto robo, lesiones, intimidación y la mayoría de ellas han sido sobreseídas.

La radio y el periódico Íntag que han servido como mecanismos para articular la organización y la participación de las comunidades frente al conflicto propiciado por la minera, también han sufrido persecución. El periódico Íntag enfrentó desde el 2004 un proceso penal por injurias calumniosas, el caso fue archivado porque se demostró que la denuncia era infundada. Mientras se ejecutaba un planificado ingreso a Junín en diciembre de 2006, de hombres armados de la empresa Falericorp, que había firmado un convenio con Ascendant Copper, Radio Íntag sufrió un atentado, fue destruida la cerca que protege las instalaciones de la radio comunitaria, y fueron rotos aproximadamente 5 metros de antena, lo que impidió la transmisión regular de la emisora.

Los casos de los líderes Carlos Zorrilla, Polibio Pérez y el último asalto y robo contra José Cueva y Héctor Flores hacen temer por la seguridad y la integridad de la población de Íntag que lleva una legítima oposición a la actividad minera que tantos atropellos ha provocado.

Carlos Zorrilla, miembro fundador de DECOIN (Defensa y Conservación Ecológica de Íntag), organización poblacional que apoya a las comunidades de Íntag en su proceso de resistencia frente a las actividades mineras de la Ascendant Copper, fue objeto de un procedimiento falso, ilegitimo y arbitrario.

Durante el año 2006 en julio Léslie Brooke Chaplin, infiltrada que repartió volantes a favor de la minería y en contra de Decoin en una movilización de pobladores de Íntag en Quito, pone una acusación contra Carlos Zorrilla por supuesto robo y lesiones. En octubre se realiza un allanamiento a la vivienda de Carlos Zorrilla, los policías llegaron en autos de la empresa Ascendant Copper, en este operativo los policías hacen aparecer en la vivienda un arma y un paquete que contenía supuestamente droga y esto es llevado como evidencia. Este día su familia conoce que existen estos dos procesos contra el líder y lo que es más una orden de prisión. Carlos Zorrilla nunca fue notificado de los procesos, en el que se intentó involucrar a 6 líderes más. En noviembre se abre una instrucción fiscal contra Carlos Zorrila por tenencia ilegal de arma, el proceso fue llevado a Imbabura donde, en marzo de 2007, el Fiscal se abstuvo de acusar a Zorrilla. La orden de prisión fue revocada por no existir elementos suficientes en su contra.

Polibio Pérez, la empresa ha puesto varios juicios en su contra y ha sufrido constantes amenazas. La última sucedió el martes 31 de julio de 2007, en la Plaza de la parroquia de García Moreno, Íntag, un grupo de 30 personas liderado por empleados de la empresa minera canadiense Ascendant Copper intentaron lincharlo. La muchedumbre de personas al no poder conseguir su objetivo, arrojaron la motocicleta del señor Pérez a un barranco.

José Cueva, joven líder ecologista de Íntag que promueve actividades productivas como alternativas a la minería fue objeto de un delito poco común en Cotacachi, el 13 de agosto de 2007. Mientras se encontraba en la casa de unos amigos también ecologistas, a las 21:00, 5 sujetos fuertemente armados entraron por la fuerza a la vivienda y luego de agredirlos físicamente los ataron de pies y manos y se llevaron todas sus pertenencias, incluyendo computadores portátiles y el vehículo de José Cueva, con ellos se encontraba su pequeño hijo. A las 03:00 lograron desatarse y acudieron a la Policía para hacer la denuncias respectiva. Este hecho en el contexto que se describe anteriormente no puede sino evidenciar el peligro al que están expuestos quienes se oponen a la minería en Íntag.

Es urgente que el Estado adopte todas las medidas necesarias para garantizar la paz, la seguridad en todos sus ámbitos y el respeto fiel a los derechos humanos en la población de Íntag y otras comunidades que en todo el país se encuentran defendiendo su derecho a vivir libres de la minería. Las empresas mineras en el Ecuador han desatado graves episodios de violencia en comunidades de Imbabura, Morona Santiago y Zamora Chinchipe que, a través de mecanismos de división de los pobladores, grupos armados o hasta miembros de la Fuerza Pública, están sembrando violencia en el país.

Hna. Elsie Monge, directora ejecutiva

[+info]
http://www.cedhu.org/

:: http://www.llacta.org ::