Logo Llacta!

Solicitan al nuevo gobierno de Correa que se mantenga en la línea de rechazo al TLC

Sistema de Investigación sobre la Problemática Agraria del Ecuador (SIPAE)

Boletín de prensa

Quito, 2 de diciembre de 2006

Más de cien delegados de organizaciones campesinas de base, gremios productivos, estudiantes, profesores universitarios solicitan al presidente electo, Rafael Correa, que se mantenga firme en la posición de rechazo al TLC entre Estados Unidos y Ecuador, y no ceda a las presiones que desde los circuitos agro-exportadores se estan realizando.

Los días 16 y 17 de noviembre en la Universidad Andina Simón Bolívar se reunieron más de 100 delegados entre organizaciones campesinas de base, organizaciones sociales, internacionales, estudiantes, profesores universitarios, así como representantes de organizaciones internacionales de países hermanos Colombia, Brasil, Costa Rica, México y Guatemala.

El evento organizado por el Sistema de Investigación sobre la Problemática Agraria del Ecuador (SIPAE) y la Universidad Andina Simón Bolívar, con el apoyo de Intermón Oxfam y EED, intenta promover un espacio de intercambio entre las diferentes regiones e incentivar alternativas de cambio.

Dentro de las investigaciones en Latinoamérica se presentó el caso de México, país que lleva más de 13 años en la firma del TLC. Ana de Ita del Centro de Estudios para el Cambio en el Campo Mexicano (CECAM) expuso las consecuencias de las reformas neoliberales y los efectos en los sectores campesinos. El tlcan es el primer Tratado que asocia como iguales a dos países desarrollados y a uno subdesarrollado. El sector agrícola de México presenta grandes asimetrías económicas, tecnológicas, de factores de producción y de políticas agrícolas y recursos de apoyo a la agricultura, frente a sus homólogos de Estados Unidos y Canadá, afirmó la experta mexicana.

Por su parte, Byron Garoz de la Coordinadora de Ong's y Cooperativas de Guatemala destacó los efectos negativos del nuevo modelo, así como la reducción de aranceles en el marco del Ajuste Estructural y los acuerdos tomados dentro de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en materia agrícola. En otros países, pero principalmente en Estados Unidos, el Estado da muchas ayudas, directas e indirectas, a sus agricultores y empresas agroalimentarias. Estas ayudas permiten a los productores de EE.UU. bajar el precio por debajo del costo de producción de un determinado producto. Puesto que los agricultores guatemaltecos no reciben ninguna ayuda del Estado, la única manera de defenderse contra estas importaciones a precios artificialmente bajos, son los impuestos a las importaciones (aranceles) –una vez que éstos impuestos se anulan, los productos baratos inundan el país y afectan y desplazan a las y los productores locales, puntualizó.

En este espacio también se destacaron las jornadas de lucha y resistencia de las organizaciones campesinas nacionales como la Federación de Pueblos Kichwas de la Sierra norte del Ecuador (FICI). Aunque no quieran reconocerlo, nosotros, los pequeños agricultores, cubrimos el 70% de la canasta básica del Ecuador, es decir, 7 de cada 10 ecuatorianos comen nuestros productos sacados de nuestras pequeñas parcelas. Aquí estamos para decirle al país, que antes de firmar el TLC queremos créditos para nuestra pequeña producción, queremos capacitación y educarnos para producir más, señaló Benjamín Inuca.

Jorge Loor de la Coordinadora Nacional Campesina –CNC–, recalcó la necesidad de mantener la unidad de las organizaciones campesinas e indígenas, así como la urgencia de plantear acciones concretas para reactivar el sector agrícola. Debemos mantener la lucha para defender nuestros recursos naturales porque sin ellos, no podemos trabajar la tierra tal como lo hicieron nuestros abuelos y abuelas, señaló.

El Seminario Internacional además contó con la presencia de Henrique de Barros, vicepresidente de la Asociación Latinoamericana de Sociología Rural; Mario Alejandro Valencia de la Asociación por la Salvación Agropecuaria; Edilma Madrid, delegada de la ANUC de Colombia; Wilson Campos, activista de la vía campesina de Costa Rica y Alberto Acosta, miembro del buró político del presidente electo, Rafael Correa.

Frente a esta nueva coyuntura, los delegados nacionales e internacionales expresaron su rechazo a las condiciones impuestas para la firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC) y acordaron solicitar al nuevo gobierno que se mantenga en su posición de rechazo al mencionado tratado, al mismo tiempo que mantener la vigilancia frente a otros tratados comerciales que podrían afectar a los sectores campesinos. De igual forma sostienen como propuesta central: fomentar la cooperación regional fortaleciendo la solidaridad frente a las problemáticas comunes de nuestros países.

Impulsar la discusión y construcción de un nuevo modelo de desarrollo que fortalezca la dimensión ética y social de la economía, así como la construcción de propuestas alternativas de manera organizada.

Finalmente, las organizaciones demandaron del nuevo Gobierno la apertura necesaria para informar a los ciudadanos y ciudadanas sobre los posibles acuerdos y tratados comerciales a realizarse con otras naciones.

Francisco Hidalgo, coordinador SIPAE

[+info]

Tel. 2555 726
sipae@andinanet.net

Valid XHTML 1.0! Valid CSS!

:: http://www.llacta.org ::