Logo Llacta!

Criminal ataque de un grupo paramilitar a la población civil de El Pangui y Gualaquiza

Coordinadora Campesina Popular de Morona Santiago

Yantzaza (Amazonía ecuatoriana), 20 de noviembre de 2006

Jueves, 9 de noviembre de 2006

Luego de una reunión realizada en la ciudad de El Pangui, un grupo de unas 200 personas en varios vehículos se dirigían en forma pacífica por la carretera que une Gualaquiza con El Pangui hacia El sector de Chuchumbleza, localizado en el límite entre Morona Santiago y Zamora Chinchipe, para sumarse al paro provincial que se desarrollaba en Morona desde el lunes 7. En la carretera se encontraban también vehículos que venían de Zamora de una competencia de 4 x 4 que se realizó en esa ciudad.

A la altura del sector denominado Santiago Paty, a las 9 de la noche, fueron detenidos por un grupo de unos 30 individuos fuertemente armados con carabinas, escopetas, recortadas y machetes, vestidos con traje de camuflaje y cubiertos el rostro con pasamontañas. Cuando la gente se acercaba estos encapuchados comenzaron a disparar al aire, mientras otros que estaban escondidos en el monte lanzaban piedras contra los vehículos y las personas. Esto hizo que la gente retrocediera unos 400 metros para ponerse a salvo, mientras el grupo armado quedó apostado en el lugar donde emboscaron a la caravana.

La población agredida identificó a algunos de los miembros de este grupo quienes son conocidos por la defensa furibunda que han hecho de la empresa minera canadiense Corriente Resources Inc., cuya subsidiaria Ecuacorriente se encuentra laborando desde hace años en la zona, sin que jamás haya informado a las comunidades sobre las dimensiones del proyecto cobre-oro que tienen, menos de los impactos de la explotación a gran escala, y por tanto, sin un proceso de consulta previa, y sin el consentimiento de las poblaciones afectadas por este mega proyecto minero.

Desde esta hora hasta las 2 de la madrugada del viernes 10 se mantuvieron disparando constantemente, amenazando de muerte a la gente y profiriendo toda clase de insultos. Cinco policías que llegaron desde El Pangui, no hicieron nada en contra de los armados declarando que también temían por sus vidas, solamente pidieron a la gente que retrocediera y se quedara tranquila.

A los 12 de la noche llegaron 30 policías de Zamora los cuales tampoco intentaron detener a los agresores y se dedicaron a descansar junto con la gente que no podía pasar.

Viernes, 10 de noviembre de 2006

Entre la 01HOO, 01H30 del viernes 10, en un carro de la policía que decía se dirigía al Pangui, se encontraba la señora Narcisa Caamaño, vestida con traje de camuflaje y plenamente identificada por la población como parte de los feroces defensores de Ecuacorriente. Al constatar esto la gente agredida pidió a la policía garantías de que sería llevada detenida al Pangui, así que fue trasladada en un carro particular con resguardo policial. La detenida fue posteriormente liberada.

A las 2 de la madrugada las personas que se encontraban detenidas en la carretera en espera de que se les diera paso, escucharon el rechinar de los machetes contra el pavimento, vieron que el grupo armado venía hacia ellos corriendo y disparando, esta vez al cuerpo. Todos corrieron a los carros para huir mientras los armados avanzaban sobre ellos y otros, que habían estado agazapados en el monte, saltaron para arremeter contra los detenidos desde ambos lados de la carretera.

¡Mátales a esos hijos de puta, mátales! Es lo que escuchaban y lógicamente el pánico hizo presa de los emboscados.

Carlos Filiberto Quezada, chofer de la Municipalidad de Gualaquiza, que regresaba también desde Zamora, fue alcanzado por 6 perdigones que se impactaron 1 en su cuello, 3 en la parte superior de la pierna derecha y 2 en la mano derecha. Un policía que corría a su lado recibió 9 impactos de perdigones en sus piernas.

También se escucharon explosiones identificadas por los manifestantes emboscados como tacos de dinamita.

Este hecho repudiable desde cualquier punto de vista ha sido acompañado de una campaña brutal de desprestigio y acusaciones de vandalismo, secuestro, y amenazas a los integrantes de los comités en defensa de la vida que se han creado tanto en Morona Santiago como en Zamora.

Este ataque criminal no puede quedar en la impunidad. Es necesaria una investigación a fondo que esclarezca ¿quién armó a este grupo? ¿qué conexión hay con la minera Ecuacorriente? ¿por qué la fuerza pública no actuó contra los armados?

Exigimos que todos los miembros de este grupo sean localizados en forma inmediata, pues se teme que puedan realizar nuevos ataques contra personas tanto de El Pangui como de Gualaquiza, donde hay permanentes amenazas y un ambiente de inseguridad frente a presencia de este grupo paramilitar.

Denuncia presentada en Yantzaza sobre el atentado en Santiago Paty

En la ciudad de Yantzaza, a once de noviembre del año dos mil seis, a las 09H47 en las oficinas de la Fiscalía, ante el suscrito Agente Fiscal Dr. Eduardo Moreno Robles, comparece el señor Rodrigo Juvenal Aucay Pensántez, con cédula de identidad No. 010192422-3 y certificado de votación No. 182-0001 ecuatoriano, de 45 años de edad, de estado civil casado de ocupación comerciante, domiciliado y residente en la de El Pangui, en la calle Avenida Jorge Mosquera y Quito, con el objeto de presentar una denuncia verbal.

De acuerdo con lo dispuesto en el Art. 48 del Código de Procedimiento Penal, se toma fielmente la versión de la denunciante, quien dice:

El día jueves nueve de noviembre del año dos mil seis a eso de las veintiún horas treinta de la noche se trasladaba al sector de Chuchumbleza con un grupo de unas doscientas cincuenta personas, entre ellas el señor Alcalde, Concejales y lideres de diferentes organizaciones miembros el Comité Biprovincial, con el objeto de realizar una manifestación pacífica en contra de la Compañía Ecuacorriente, mas ocurre que cuando llegamos al punto Santiago Paty que pertenece al cantón El Pangui, en una curva frente a la casa del señor Rubén Naichap, encontramos la vía obstaculizada con varios objetos entre ellos ramas y piedras lo que obligaba a detener la marcha de los vehículos que transportaban a la gente, de inmediato de la casa del señor Naichap que queda al margen izquierdo de la vía a Gualaquiza, salieron una gran cantidad de personas con ternos camuflás y gorras pasamontañas, fuertemente armados con armas de grueso calibre con repetidoras de cartucho, machetes, cuchillos, palos preparados y piedras, se acercaron a los vehículos, en primera instancia al vehículo del señor Manuel Lima que transportaba al señor Alcalde y otras personas, se acercó un grupo de unas seis personas con la consigna que decían bájenlo al tonto del Alcalde para matarlo acá, comenzaron los forcejeos propiciados por una dama que por la voz fue identificada plenamente cuyos nombres son Narcisa Caamaño, la misma que al momento se encuentra detenida.

En el mismo grupo fueron identificados el señor Rubén Naichap, David Loja Sánchez, Prof. Eduardo Carrión, Galo Tiwi, Laura Visuma la misma que es esposa de Rubén Naichap, como también el señor Ramo René Chumapi Kasendi este también se encuentra detenido, frente a la desesperación que se sufría y a la amenaza de muerte que disparaban a los vehículos y la humanidad de las personas, de igual manera atacaban con piedras y palos, el chofer desesperado maniobraba para poder darse la vuelta y escapar de la agresión, así actuaban con todos los vehículos y el vehículo de mi propiedad que con vos conocida del señor Eduardo Carrión y David Loja decían agárrenlo y sáquenlo para despedazarlo acá ya que este es una de las cabezas que necesitamos, en forma desesperante tuve que hacer una maniobra para regresarme al Pangui. Yo estaba acompañado en ese momento con el señor Pablo Morocho y otras personas, en ese lapso fui atacado con dos disparos con una cartuchera al vehículo por parte del señor Eduardo Carrión y planazos de machetes sobre el capo del vehículo y con la participación de la señora Narcisa Caamaño que se acercó hacia mi vehículo para tratar de agredirme, me escapé rápidamente y fue lanzado una piedra con el parabrisas del carro rompiéndolo al parabrisas, y seguían las consignas del resto del grupo desde el domicilio de Rubén Naichap diciendo atrápenlo para despedazarlo.

En la misma forma fue agredido el vehículo que le transportaba al señor Roque Vélez en compañía de algunas personas, de igual manera sufriendo golpes al vehículo logrando detenerle la marcha del mencionado vehículo acercándose a la puerta derecha y encañonándole en la yugular al señor Roque Vélez con los siguientes epítetos: hijo de puta, mal parido, aquí te quemamos vivo.

Mientras eso sucedía seguían los ataques con piedras y palos, apareciendo otro vehículo del señor Vicente Ávila y de la policía nacional que nada pudo hacer, liderado por Naichap, Carrión y Loja que nos atacaba, se provocó un verdadero tiroteo del grupo que obligó que nos replegáramos de regreso al Pangui. A unos 300 metros de la casa de Naichap detuvimos la marcha de los vehículos y nos concentramos para exigir a la policía que capturen a esos criminales, por el hecho de estar con armas de alto calibre y habernos cerrado la vía, para luego más o menos a la una de la mañana, mientras seguíamos platicando que queríamos la paz, en forma salvaje y criminal fuimos nuevamente atacados a bala, piedra, machete, cuchillos y dinamita.

Fruto de los disparos hay seis ciudadanos civiles de los que conozco son Manuel Cañar, José Arcentales, heridos de bala, y Vicente Ávila fue golpeado con la culata de una repetidora y otro más que no conozco su nombre fue también fue herido. No tengo conocimiento en que hospital se encuentran al momento, como también dos señores policías heridos de los que desconozco sus nombres.

Los señores que dispararon contra la humanidad de las personas son Rubén Naichap, Eduardo Carrión, Galo Tiwi, Ramo René Chumapi, con la dirección del señor David Loja Sánchez, quien señalaba a quienes tenían que disparar el mismo que quien portaba una arma de grueso calibre, y un machete afilado con la cacha de color tomate, lo que alguna manera escapamos y poder salvar nuestras vidas, pero luego tengo conocimiento que después de festejar el triunfo se han trasladado ha Chuchumbleza, allanaron la casa del señor Ernesto Pauta en la cual se han encontrado 10 ciudadanos de San Roque y Pachikutza que han sido salvajemente atacados con armas de fuego, machetes, cuchillos, palos y piedras. Como la casa es junto a orillas del río Chuchumbleza unos lograron saltar al río y otros agarrándose de las columnas descender hacia el piso y escapar del ataque. Esto sé por los propios señores que fueron atacados, como Guillermo Placencia y otros. Existen otras personas que aún faltan por identificarse, los autores intelectuales de lo ocurrido.

Quienes se presume que financian estas armas son el Ing. Patricio Viteri, Lic. Galo Díaz, los mismos que son funcionarios de Ecuacorriente, el señor Jorge Sánchez, Presidente de la Junta Parroquial de Tundayme, y la señora Rosa Ruilova, Presidenta de la Junta Parroquial del Guismi.

Por lo que solicitamos a usted señor Fiscal realizar la investigación y lograr determinar a las demás personas que se encontraron como cómplices y encubridores de tal asalto. De ser necesario recibo notificaciones en el domicilio del señor Manuel Heriberto López. Mi denuncia no está dirigida contra persona alguna que la Ley prohíbe y esto lista a reconocerla.

[transcripción] Lina Solano

Secretaria de Prensa
Coordinadora Campesina Popular de Morona Santiago

Valid XHTML 1.0! Valid CSS!

:: http://www.llacta.org ::