Logo Llacta!

Medidas cautelares para la protección de los pueblos indígenas en aislamiento Tagaeri y Taromenane

Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

Washington, 10 de mayo de 2006

Ref: Pueblos indígenas Tagaeri y Taromenani. Medidas cautelares - MC-91/06 - Ecuador

Señores Fernando Ponce Villacís, Juan Guevara, Raúl Moscoso y Patricio Asimbaya
Casilla Postal 1701600
Quito, Ecuador

Estimados señores:

Tengo el agrado de dirigirme a ustedes en nombre de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a fin de responder a su atenta comunicación de 1º de mayo de 2006, con la que presentaron una petición y una solicitud de medidas cautelares sobre el asunto de referencia.

En cuanto a las medidas cautelares, cumplo en poner en su conocimiento que la CIDH ha decidido otorgar dicho mecanismo para proteger la vida y la integridad personal de los pueblos Tagaeri y Taromenani y que habitan en la selva amazónica ecuatoriana.

A tal efecto, en la fecha se ha transmitido al Gobierno de Ecuador una comunicación cuyas partes pertinentes se transcriben a continuación:

En vista de los antecedentes del asunto, y debido a que la creación de la llamada "Zona Intangible" en 1999 no se ha traducido en un mecanismo de protección de estos pueblos, la CIDH considera que corresponde otorgar medidas cautelares en los términos del artículo 25(1) de su Reglamento a favor de los pueblos indígenas Tagaeri y Taromenani. En consecuencia, la Comisión Interamericana solicita al Estado ecuatoriano que adopte medidas efectivas para proteger la vida e integridad personal de los miembros de los pueblos Tagaeri y Taromenani, en especial, adopte las medidas que sean necesarias para proteger el territorio en el que habitan, incluyendo las acciones requeridas para impedir el ingreso de terceros.

En la comunicación referida, la CIDH solicitó al Gobierno ecuatoriano que informara sobre la adopción de las medidas cautelares dentro de un plazo de 10 días contados a partir de la fecha, e igualmente queactualizara cada dos meses dicha información. Las medidas cautelares tendrán vigencia hasta la decisión de la Comisión Interamericana sobre la petición. Oídas las observaciones de las partes, la CIDH decidirá si es procedente prolongarlas o levantarlas.

Me permito señalar que, de conformidad con el artículo 25(4) del Reglamento de la Comisión, el otorgamiento de medidas cautelares no constituye prejuzgamiento sobre el fondo de la cuestión.

Aprovecho la oportunidad para expresar a ustedes el testimonio de mi consideración más distinguida.

Ariel E. Dulitzky, Secretario Ejecutivo Adjunto

[+info]
http://iachr.org/

Valid XHTML 1.0! Valid CSS!

:: http://www.llacta.org ::