Logo Llacta!

El TLC negocia los servicios ambientales

Acción Ecológica

Quito, 23 de marzo de 2006

Agua, biodiversidad, paramos, bosques, conocimientos ancestrales, animales, plantas y la "venta de oxigeno" quedarán privatizados y las comunidades perderan sus territorios.

La historia ha sido testigo de la mercantilización de la tierra, los bosques, el agua, los alimentos, el trabajo, los genes y los conocimientos ancestrales. El comercio del carbono ("venta de oxígeno") sigue los pasos de esa historia y transforma la capacidad de reciclar carbono de la Tierra en un "bien", objeto de compra y venta en el mercado mundial e instituye, una vez más, el intercambio desigual y el consiguiente saqueo.

La creación de un Mercado de Carbono está desencadenando iniciativas incontrolables: proyectos perversos, corrupción, especulación y estafa. Ejemplos de ello son los contratos de servicios ambientales que sin conocimiento de los afectados se intentaron aplicar en los territorios Huaorani, Zápara, Shiwiar, Achuar (nacionalidades indígenas de la amazonía ecuatoriana) y en otras regiones del país.

Los países industrializados y sus empresas contaminadoras, ahora pretenden trasladarnos la responsabilidad de la limpieza de la atmósfera, tratando de involucrarnos en sus proyectos de servicios ambientales. Entre ellos constan plantaciones de pinos y eucaliptos y otros para la captura de carbono, construcción de represas que incluye la privatización de cuencas hidrográficas y financiamiento a industrias contaminantes y destructoras .

Bajo este esquema del Mercado del Carbono se han promovido ya plantaciones en nuestros páramos, como es el caso de las 23.000 hectáreas del proyecto FACE - PROFAFOR [1] o se han beneficiado plantaciones que sustituyen bosques y tierras agrícolas como es el caso proyecto Eucapacific [2] en Esmeraldas.

Algunos de los efectos de estos proyectos son: ecosistemas alterados por el monocultivo, tierras hipotecadas, desplazamientos de comunidades, conflictos intercomunitarios, privatización de la conservación y manejo de la biodiversidad en áreas protegidas, todo ello enmarcado en la aplicación de un modelo económico esclavizante.

Otra amenaza para los páramos y el agua es la creación de nuevas centrales hidroeléctricas que trasladan el control y manejo de las cuencas hidrográficas (agua, biodiversidad, gente) a manos de empresas privadas. Los impactos ecológicos de estos proyectos son irreversibles. Incluyen desplazamientos poblacionales, muerte de los ríos y lagos, pérdida de las fuentes de agua para la agricultura indígena y campesina y fomento de proyectos agresivos con el ambiente, que nada tienen que ver con la sustentabilidad.

La práctica histórica de desconocer los derechos de los pueblos y comunidades de tomar decisiones sin su consentimiento, de invadir y/o apropiarse de los territorios, de confundir y provocar divisiones con negociaciones ilícitas, atenta contra los derechos humanos, colectivos y ambientales.

Por lo señalado:

Notas

  1. [1] FACE (Forest Absorbing Carbondioxyde Emission) fundado en 1990 por la Junta Holandesa de Generación de Electricidad.
  2. [2] EUCAPACIFIC empresas japonesas Mitsubhishi, Sumitomo , Electric Pawel Development ( empresa eléctrica del Gobierno Japonés)

[+info]
http://www.accionecologica.org/

Valid XHTML 1.0! Valid CSS!

:: http://www.llacta.org ::