Logo Llacta!

Cumbre de Legisladores y Líderes Indígenas de Sudamérica: Discurso de Ricardo Ulcuango

Quito, 12 de octubre de 2005

Discurso pronunciado por el diputado ecuatoriano Ricardo Ulcuango Farinango, presidente del Parlamento Indigena de América, en la ciudad de Quito -Ecuador-, en ocasion a la inauguracion de la "Cumbre de Legisladores y Líderes Indígenas de Sudamérica en el marco de la Iniciativa de la Comunidad Sudamericana de Naciones".

Señoras y señores:

Cuentan en la historia que cuando el Jatun Apuk Atahualpa era asesinado estrangulado por sus verdugos, una sabia anciana exclamó "Anocheció en la mitad del día". Esta es la hora en la debemos unirnos todos los pueblos del mundo para anunciar con hidalguía: "Amanecerá en la mitad de la noche". ¡Sí! De esta noche que precisamente no la hemos provocado los pueblos originarios del mundo, sino los sistemas, llámense estos feudalismo, capitalismo o neoliberalismo que con diversos nombres han plagado de miseria e injusticia a la humanidad. Son estas estructuras genocidas y ecocidas las que llevan en sus entrañas la voracidad por apropiarse de los recursos que nos pertenecen a todos los que habitamos en este planeta.

Hemos creído menester realizar esta inauguración de la Cumbre de Líderes y Legisladores, justamente en las vísperas de conmemorar 513 años del inicio de la invasión a estos nuestros territorios por los colonizadores de ese tiempo, justamente para que tomemos conciencia que antes de la venida de los conquistadores ya existía una historia, que fue truncada precisamente por el irrespeto a la soberanía, dignidad y libre determinación de los pueblos. ¿A qué costo material y humano realizaron este genocidio? Más de cuarenta millones de seres humanos exterminados; saquearon las entrañas de nuestra Allpa Mama usurpando miles de toneladas de oro y piedras preciosas para salvar su sistema político y económico feudal en decadencia. La pregunta es: ¿dónde se encuentran estas riquezas y que sistema en decadencia apuntalan hoy?

Nos preguntamos: ¿Si este afán de conquista ya ha cesado en estos tiempos? Definitivamente ¡No! Nuevos colones y colonizadores, con sus sofisticadas carabelas incursionan en la historia de nuestra Abya Yala (Tierra llena de Vida). Las riquezas de nuestros territorios son usurpadas a pretexto del pago de una Deuda que la han convertido en "eterna". Hoy presenciamos más que nunca el desesperado afán por consolidar la Conquista Global, misma que pretenden realizarla a cualesquier costo, para lo cual inventan guerras fratricidas, se disfrazan de benevolentes propiciando tratados de "libre comercio", que según ellos nos beneficiarán. Pretenden consolidar la supuesta justa batalla entre "David" y "Goliat", convenciéndonos que por separado somos fuertes. Nos dividieron durante la conquista hace 513 años. Pretenden mantenernos divididos hoy. Sin embargo de ello nuestros pueblos surgen irreverentes, vislumbrando la aurora de la Segunda y definitiva Independencia. Así entendemos la Conformación de una Comunidad Sudamericana de Naciones. Una Comunidad Plurinacional, Soberana y Equitativa.

Es importante considerar que en Sudamérica coexistimos 372 millones de habitantes, de los cuales más 30 millones somos indígenas. Esto significa que aproximadamente somos 79 millones más de habitantes que la población de Estados Unidos, y 245 millones de habitantes más que Japón, lo que nos hace ver claramente que somos un porcentaje importante de la humanidad que tenemos derecho a buscar nuestra sólida unidad para consolidar nuestro desarrollo. Ahora bien en la Declaración del Cusco, el 8 de diciembre de 2004, en la cual se pone de manifiesto la decisión de crear la Comunidad Sudamericana de Naciones, se habla de una historia compartida que nuestros pueblos sudamericanos tienen, y textualmente expresa que "se ha consolidado una identidad sudamericana compartida y valores comunes, tales como: la democracia, la solidaridad, los derechos humanos, la libertad, la justicia social, el respeto a la integridad territorial, a la diversidad, a la no discriminación y a la afirmación de su autonomía, la igualdad soberana de los Estados ..." No podemos dejar de citar algo que es muy importante de esta declaración, expresamente afirma que este proyecto comunitario tendrá viabilidad "en la medida que los pueblos asuman el rol protagónico que les corresponde en este proceso".

Respetables invitados a este magno evento, debemos ser honestos y afirmar que en Sudamérica todavía no se pone en práctica una democracia participativa, en la que brille la solidaridad, los derechos humanos, la libertad, la justicia social, el respeto a los pueblos originarios, etc. Prueba de ello es la brecha alarmante que cada vez se acrecienta más entre los grupos oligárquicos y los millones de pobres que de una manera angustiosa deben migrar arriesgando su vida y la destrucción de sus familias; los índices crecientes desempleo y subempleo son evidentes, para citar unos ejemplos. Peor aún este proyecto comunitario ha viabilizado la participación de los pueblos que coexistimos desde tiempos inmemoriales. Por esta razón en vista de que los Estados no nos han convocado para recabar nuestro parecer, los Pueblos y Nacionalidades Indígenas nos hemos reunido en esta ocasión para determinar nuestro presente y futuro; y lo hacemos en nombre del derecho que nos asiste como habitantes ancestrales de estos territorios. Este no es un motivo para que nos acusen de propiciar actos terroristas, simplemente estamos dando viabilidad para que se cumpla lo que firman los presidentes de las naciones. No somos por tanto un peligro para la "democracia" como afirma el escritor peruano Vargas Llosa. Somos propiciadores de una democracia con justicia para todos. Una democracia que no posibilite la satisfacción de los más elementales derechos como alimentación, educación, salud, trabajo, cultura, soberanía y libre determinación es una ofensa para la dignidad e inteligencia humana.

Por lo tanto el objetivo de esta Cumbre es el de analizar la iniciativa de la Comunidad Sudamericana de Naciones para desarrollar propuestas y estrategias que coadyuven a preservar la vida y garantizar los derechos de los Pueblos y Nacionalidades Indígenas en armonía con los demás pueblos con los que coexistimos en Sudamérica.

Como Presidente del Parlamento Indígena de América hago un ferviente llamado a los Estados que todavía no han ratificado el Convenio 169 de la OIT y procedan a su implementación, puesto que el mismo propicia el reconocimiento y respeto a los Derechos Colectivos de los pueblos originarios de América. Por otra parte es indispensable que los legisladores y líderes indígenas no descuidemos el debate sostenido sobre la conformación de la Comunidad Sudamericana, ya que sería gravísimo para los Pueblos Indígenas ser excluidos de este momento histórico.

Es de justicia expresar que esta Comunidad Sudamericana debe erigirse sobre nuestros héroes indígenas y no indígenas que han sido consecuentes para que nuestros pueblos sean libres.

Para terminar debo presentar nuestro más sentido agradecimiento a todos los participantes en esta Cumbre, de manera especial a la delegación del Parlamento Vasco que nos da testimonio de la hidalguía de su pueblo. Nuestro sentido agradecimiento al Congreso Nacional del Ecuador en la persona de su Presidente el Dr. Wilfredo Lucero por el apoyo prestado para la realización de este evento. De igual forma para todas las personas e instituciones que nos han dado su solidaridad de diversas maneras, para ellas va nuestro corazón agradecido en nombre de nuestros hijos, y del presente y futuro libertario que con dignidad logremos construir. Quiero rememorar una de las frases más adecuadas para este momento en Sudamérica, pronunciada por uno de los más insignes hijos de estas tierras llenas de Vida, me refiero a José Martí: "Es la hora del recuento y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado como la plata en las raíces de los Andes".

[+info]
http://www.parlamentoindigenadeamerica.org/

Valid XHTML 1.0! Valid CSS!

:: http://www.llacta.org ::