Logo Llacta!

La explotacion petrolera en el Bloque 31 amenaza el Area Protegida más importante del Ecuador y al Pueblo Huaorani

OilWatch

Quito, 11 de julio de 2005

En 1996, el Gobierno ecuatoriano licitó el Bloque petrolero 31 a la empresa argentina Perez Compac (PeCom). En el 2003 PeCom fue comprada por la estatal brasileña Petrobras, pasando a ser operadora de este bloque con el nombre de Petrobras Energía Ecuador (PEE).

La mayor parte del Bloque 31 se encuentra en la zona núcleo del Parque Nacional Yasuní, y un 30% en la Reserva Étnica Huaorani, que juntas conforman la Reserva de la Biosfera Yasuní. El bloque limita en el sur con la zona intangible, y parte del Bloque constituye territorio de migración de las comunidades Huaorani sin contacto Tagaeri y Taromenani.

El Parque Nacional Yasuní protege una de las zonas más biodiversas del mundo. Se estima que en el Yasuní podrían haber unas 2.244 especies de árboles y arbustos. En un censo de 50 Ha. hecho en el Parque, se encontró un total de 1104 especies de árboles y arbustos, lo que constituye un récord mundial después del Parque Nacional Lambir Hills en Malasia.

Sólo dentro de una hectárea del Yasuní se han encontrado 644 especies de árboles. Para poner este número en perspectiva, hay tantas especies de árboles y arbustos en una hectárea del Yasuní como existen árboles nativos para toda Estados Unidos y Canadá (con unas 680 especies).

El Parque Nacional Yasuní (PNY) es el hogar del pueblo indígena Huaorani.

El Pueblo Huaorani es un pueblo de guerreros, con poco contacto con el mundo exterior hasta la segunda década del siglo XX, cuando el ILV redujo a gran parte de este pueblo en un protectorado para favorecer a la empresa petrolera Texaco. Desde entonces, han estado expuestos a la presencia de distintas empresas petroleras que operan en su territorio, las que han producido un impacto cultural fue muy fuerte.

Con fecha 25 de agosto del 2004, y coincidiendo con la llegada del Presidente de Brasil, Luis Inacio Lula da Silva, el Ministerio del Ambiente otorgó la Licencia Ambiental a Petrobrás, para la fase constructiva del proyecto para el Desarrollo y Producción del Bloque 31. El proyecto incluye el desarrollo de los campos Nenke y Apaika, la construcción de un CPF (Centro de Facilitación Petrolera) dentro del PNY, la construcción de una carretera que atraviesa la zona norte del PNY hasta unirse a un muelle en el río Napo (en la comunidad Kichwa de Chiro Isla). En el río Tiputini se pretende construir un puente levadizo para controlar la entrada al interior del Bloque. Se incluye además el tendido de un oleoducto y líneas de flujo.

Toda esta infraestructura tendrá sin duda un fuerte impacto en el ecosistema del PNY, especialmente la carretera que puede desencadenar un agresivo proceso de asentamiento de indígenas Huaorani y Kichwa, como ya sucede en la llamada "Vía Maxus", donde las comunidades que se han formado se han hecho totalmente dependientes de la empresa petrolera Repsol.

La construcción del puente levadizo tiene como función el control de la colonización, pero en realidad para lo que puede servir es para impedir que se haga un monitoreo independiente de las actividades petroleras de Petrobras en el PNY, como de hecho sucede en la Vía Maxus.

Por otro lado, el propio EIA elaborado por Walsh para Petrobras reconoce que la carretera y oleoducto que pretende construir Petrobrás atravesará bosque maduro sobre colinas, llanuras aluviales, atraviesa 8 cruces de ríos, 110 pantanos.

Es preocupante además se proponga tratar los desechos de perforación en el sitio (es decir dentro del PNY). En una inspección realizada al Bloque 18 (operado también por Petrobras) se observó que la empresa utiliza terrenos comunitarios para enterrar los lodos de perforación. En estos entierros se percibe un fuerte olor a químicos e inclusive la presencia de contaminación con hidrocarburos. Una práctica así es inaceptable en un Parque Nacional.

Desde el punto de vista económico no se justifica la destrucción del parque nacional más importante del país, pues la producción del Bloque 31 es muy baja. El primer año se extraerá 25.000 b/d, el segundo año 30.000 b/d, cuando se llega al pico de producción. A partir del año 3 la producción comienza a caer vertiginosamente y hacia el año 18 (cuando finaliza el convenio) la extracción será de 3.000 b/d.

El Ecuador, en un esfuerzo de asegurar los derechos de los pueblos indígenas y la conservación de la biodiversidad y al mismo tiempo contribuir a la reducción de gases con efecto invernadero, debería abstenerse de sacar el petróleo del subsuelo de la Reserva de la Biosfera Yasuní, a cambio de que internacionalmente se garanticen ingresos para el Estado.

Elizabeth Bravo

Mapa de la Reserva de la Biosfera Yasuní y los bloques petroleros

(Pulse sobre la imagen para ampliarla)
Mapa de la Reserva de la Biosfera Yasuní y los bloques petroleros

[+info]
http://www.oilwatch.org.ec

Valid XHTML 1.0! Valid CSS!

:: http://www.llacta.org ::