Logo Llacta!

Somos Forajidos y Maricas

QuitoGay.Net

Quito, 20 de abril de 2005

Lucio Gutiérrez llamó a los manifestantes como forajidos y de inmediato todos nos transformamos en forajidos con orgullo. Por décadas el ser llamado indio de mierda fue un insulto y a pesar de eso los indios recuperaron su orgullo étnico. Fredy Lobato hace un llamado de atención al hecho de que llamar al dictador de "maricón" en las marchas responde al inconciente colectivo prejuicioso y machista de los manifestantes, sedientos de justicia, descalificándolo con improperios sexistas.

Las protestas contra el gobierno de Lucio se han transformado en un evento político singular en que la sociedad -especialmente la quiteña- ha reflejado una evolución sin precedentes. Sin duda esa madurez política se cristaliza en la calidad de las protestas, alejadas de la violencia, diferente a aquellas de llantas quemadas, piedras y palos.

En la sociedad de la regalada gana parecía que el cinismo, el descaro rampante y la aceptación de la violación a la ley como algo normal en el escenario político, estaban ganando terreno, en perjuicio de la honestidad, la razón y la mesura. Sin embargo, falta mucho por hacer, incluso en las formas de protesta, en las que el movimiento "forajido" vino a representar el mayor símbolo contestatario y de protesta social en Sudamérica, luego de lo que aconteció en Argentina hace 3 años.

Es que protestar y manifestar rechazo a un gobierno no tiene mejor forma que endilgando epítetos de "maricón" o marica contra quien lo preside. Así lo escuchamos cada noche desde el miércoles 13 de abril hasta estos días. Sin duda el "hijueputa" ya no significa un insulto para muchos. Es una palabrota aceptada socialmente incluso en el habla coloquial, hasta para quejarse de dolor. Lo de "indio-de-mierda" está siendo superado de a poco debido a esa misma madurez política y social de los ecuatorianos; es decir, ya no es bien visto en alguien insultar usando el "indio" como improperio. Y eso gracias a que los indios, como raza y etnia han recuperado su valor histórico, social y cultural frente a una sociedad mestiza, pero racista. El insulto de antes es hoy orgullo para ellos.

Pero queda, entonces, el endilgar a las personas de "marica" para desahogar la furia y rabia de la gente "normal" para acusar a un corrupto, como el caso de Lucio, y saciar su ira e indignación. Recordemos lo que decía en el último editorial de Conciencia Gay sobre racismo entre homosexuales, cuando como colectivo somos discriminados sin distingo. Me pregunto si las personas que protestaban en Los Shyris y la Villaflora ¿les importaría gritar o inventar estribillos de Lucio maricón si sabían que tenían a gays acompañando las protestas? No, pero tampoco gritarían indio de mierda si hubiese indios presentes. Es que como los gays no son visibles... Faltaba que gritaran "el que no salta es marica".

Bueno y lo que esa gente no sabe es que muchos gays del ambiente, asumidos o del clóset estaban allí, protestando porque también sienten indignación y repudio por la corrupción del gobierno, al igual que toda la sociedad; pero ir a una marcha para escuchar el "marica" como improperio y descalificación -política y moral- no es alentador.

Quiere decir que aún nos falta madurar como sociedad, pues es más fácil insultar a un hombre como Gutiérrez de maricón, que decirle corrupto, traidor y mentiroso. Pero ojalá esto sirva a los propios gays que participan en estos actos políticos, que las cosas no cambian permaneciendo en silencio, sino todo lo contrario, perdiendo vergüenza, aceptándose y defendiendo los derechos que como colectivo social, merecemos.

Si Lucio intentó descalificar a los protestantes como forajidos y nosotros lo asumimos como identidad y orgullo, ¿porqué avergonzarse de ser marica? Por algo somos también forajidos ¿o no?

Fredy Lobato

[+info]
http://www.quitogay.net/opinion/opinion.htm

Valid XHTML 1.0! Valid CSS!

:: http://www.llacta.org ::