Logo Llacta!

Julio García Romero muere asfixiado por los gases policiales en la revuelta de Quito

Colectivo Pro Derechos Humanos (PRODH)

Boletín de prensa

Quito, 20 de abril de 2005

Julio García Romero fotógrafo chileno radicado en Quito, murió asfixiado en nubes de gases lanzados por la policía, la noche anterior, mientras cubría la revuelta quiteña que exige la salida del presidente ecuatoriano. Con la muerte de Julio, los sectores populares e indígenas pierden un amigo que vivió su labor con profunda solidaridad humana.

Este día, Julio participó con sus hijas y Charito, su compañera, en la movilización de este martes 19 de abril que, según el rotativo capitalino El Comercio, contó con más de cien mil personas quienes, desde las 17h00 del martes, hasta las primeras horas de la madrugada del miércoles, exigieron la salida de Gutiérrez. Esta movilización representó el punto más alto de protestas en los últimos siete días y fue reprimida de manera salvaje e indiscriminada por la policía. Además del fallecimiento de Julio, se registraron varias decenas de heridos.

La tarde del día, Julio elaboró pancartas con sus pequeñas hijas y salió a caminar las calles quiteñas. Luego, como una más de las familias que hicieron parte de la inmensa presencia ciudadana que llenó las principales avenidas de la capital, caminó hasta aproximadamente las 19h00, cuando ellas regresaron al hogar y Julio permaneció cumpliendo su labor.

Testigos de la muerte de Julio, han señalado que en las inmediaciones de la Plaza del Teatro, mientras documentaba fotográficamente la represión policial a personas de tercera edad, jóvenes y niños, fue envuelto en una espesa nube de gas producida por bombas. Producto de agresión, Julio sufrió una grave asfixia y, aunque a los pocos momentos fue atendido por personal de la Cruz Roja y luego en el hospital Eugenio Espejo, se produjo su fallecimiento.

Organismos defensores de derechos humanos, apoyados de modo crucial por las emisiones de Radio La Luna y una interminable cadena de mensajes por teléfonos celulares, se hicieron presentes de inmediato para garantizar que las diligencias legales se cumplan imparcialmente. Gustavo Larrea, funcionario de la Asociación Latinoamericana de Derechos Humanos, señaló que se demandará una profunda investigación y enjuiciamiento al Estado por la muerte del fotógrafo. Se ha solicitado y se espera un pronunciamiento de la delegación diplomática chilena en nuestro país.

Julio García Romero, chileno de nacimiento y ecuatoriano de corazón, en su obra fotográfica y de video, deja miles de testimonios de amor a la vida y de compromiso con los derechos de las personas y los pueblos.

Cada paso de Julio deja una profunda huella y su partida es un vacío irreparable.

[+info]
prodhecu@andinanet.net

Valid XHTML 1.0! Valid CSS!

:: http://www.llacta.org ::