Logo Llacta!

¡Qué se vayan todos! ¡Para refundar el Ecuador!

Asamblea Nacional de los Pueblos del Ecuador

Quito, 11 de abril de 2005

La crisis que afecta al país es de carácter estructural. El sometimiento a los poderes imperiales del Gobierno norteamericano y a las políticas del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, ha debilitado profundamente la soberanía y la dignidad de la Patria, poniendo en riesgo la propia supervivencia de la nación. La captura de las instituciones democráticas por uno u otro bando oligárquico ha terminado por destruir el Estado de derecho. El modelo económico neoliberal y la dolarización, bajo la lógica de los intereses de las transnacionales y del pago de la deuda externa, han destruido el aparato productivo y han ahondado la crisis social, con el crecimiento del desempleo y la migración. La democracia ha sido vaciada de su contenido material, la participación ciudadana y la soberanía popular, y ha quedado reducida al ejercicio periódico del voto y al manejo clientelar de la población. La política, en manos de los grupos de poder, de los antiguos y los nuevos dueños del país, ha degenerado hasta divorciarse de la ética y los valores fundamentales de la justicia, la honradez y la solidaridad, y convertirse en el cálculo utilitarista del provecho personal, familiar o de grupo.

Los dos polos de poder, uno articulado en torno al gobierno y otro en torno a la oposición, disputan el dominio de las instituciones públicas, en particular, las Cortes y los organismos de control. Mientras tanto los temas fundamentales, como la firma del Tratado de Libre Comercio, el creciente involucramiento en el Plan Colombia, los acuerdos de ocupación de la Base de Manta, el pago de la deuda externa, la privatización de la áreas estratégicas, de la seguridad social, petróleo, servicios, educación, salud, agua, biodiversidad, quedan ocultos y funcionan automáticamente.

Por ello, hemos decidido conformar la Asamblea de los Pueblos del Ecuador, que congregue a todos los sectores sociales, productivos y políticos populares que buscamos construir una auténtica democracia, un país y un mundo diferentes, que garanticen una vida digna para todos y todas.

El Mandato de esta unidad exige:

  1. Que se vayan todos, empezando por el Gobierno de Lucio Gutiérrez, como condición para refundar el país y construir un gobierno popular.
  2. Detener la negociación e implantación del Tratado de Libre Comercio - TLC - y demandar la convocatoria a consulta sobre la firma del TLC. Detener diversos proyectos de Ley que atentan al desarrollo y la soberanía del país, en particular el proyecto de Ley de biodiversidad. Detener la privatización de las áreas estratégicas y la seguridad social. Exigir la derogatoria de la Ley de unificación salarial y de los reglamentos de trabajo a destajo y por horas. Exigir la no facturación para los microempresarios, artesanos y comerciantes minoristas.
  3. Recuperar la soberanía nacional y la autodeterminación, con la anulación del Convenio de la Base de Manta, el rechazo al Plan Colombia y la solución del problema de la deuda externa, respaldando las iniciativas multilaterales de Venezuela, Brasil y Argentina para reducir el pago de la deuda externa al 15% del presupuesto y destinar los fondos recuperados al pago de la deuda social.
  4. Recuperar las Instituciones Indígenas (DINEIB, CODENPE, DNSI). Suspender la exploración y explotación de los recursos naturales en los territorios Indígenas.
  5. Impulsar y respaldar todas las iniciativas orientadas a la construcción de la unidad indo-latinoamericana.
  6. Demandar la nulidad de todo lo actuado por la Corte y los Tribunales de facto, y cárcel para todos los delincuentes que han retornado al país al amparo de estos actos ilegales e inconstitucionales.

La ANP se organizará en diversas comisiones, con la participación de delegados de las diferentes organizaciones y provincias, para elaborar un programa del nuevo gobierno y redefinir las normas constitucionales de la vida democrática del país, a fin de refundar y construir el Ecuador que queremos.

La ANP impulsará un plan nacional de organización orientado a su constitución como un frente político permanente y a su estructuración en un Parlamento de los Pueblos, con capacidad soberana para decidir las políticas y las actuaciones ante la crisis, y las orientaciones para la participación unitaria de todos los sectores sociales, productivos y políticos integrantes.

La ANP convoca a todos los sectores sociales y políticos a movilizarnos inmediatamente y a continuar la lucha hasta lograr los objetivos propuestos.

Por la ANP:

Valid XHTML 1.0! Valid CSS!

:: http://www.llacta.org ::