Logo Llacta!

La nacionalidad Secoya se mantiene con fortaleza frente a la petrolera Texaco

Asamblea de Afectados / Proceso Legal contra Texaco

Boletín de prensa

30 de marzo de 2005

Esta clara ingerencia de una empresa norteamericana frente a su gobierno, afecta la soberanía ecuatoriana. El gobierno ecuatoriano no es quien sigue el juicio a la transnacional, pero estaría presionado por la Texaco a través del gobierno de los Estados Unidos para que incida en el litigio.

A pesar de las innumerables estrategias de la transnacional Chevron-Texaco, por deslegitimar la lucha de los afectados en éste "Juicio del Siglo"; la Organización Indígena Secoya del Ecuador (OISE), mantiene su fortaleza de unión para continuar la lucha hasta el final.

Este fin de semana los habitantes de San Pablo de los Secoyas, se reunieron en Asamblea para informarse sobre el avance del proceso judicial, el resultado funesto de los informes periciales que se entregan a la Corte Superior de Justicia de Nueva Loja fueron tomados sin novedad, porque ellos vivieron en carne propia el desastre ambiental, humano y cultural dejado por Texaco durante sus 20 años de operación en la Amazonía.

Simón Lucitante, vive en San Pablo desde hace 25 años y en su lengua nativa el paycoca, traducido por Wilmer Piyaguaje ex presidente de la OISE, manifestó que la transnacional les quitó su territorio, porque al ingresar en su hábitat natural a través de la apertura de caminos derribaron cualquier cantidad de árboles, con la construcción de los pozos y estaciones los deshechos tóxicos llegaban al río y mataban a los peces fuente de subsistencia de los Secoyas "nosotros nunca habíamos visto los derrames de petróleo, no sabíamos que sucedía cuando el río Aguarico se llenaba de franjas negras, ni lo peligroso que era beber esa agua, si necesitábamos para tomar, lavar o cocinar solamente retirábamos el crudo", dice Lucitante.

Las "aguas negras" eran permanentes en San Pablo, Lucitante manifiesta que antes jamás tuvo enfermedades y por beber tanto tiempo agua contaminada ahora padece de úlcera.

Actualmente San Pablo tiene aproximadamente 240 habitantes, su territorio se ha reducido y para conservarlo han presentado ante el gobierno nacional el proyecto de delimitación de su espacio territorial, la penetración de la colonización como consecuencia de la explotación petrolera, disminuyó su territorio hoy cuentan con 42.000 hectáreas, espacio que es cuidado permanentemente por los Secoyas.

Delfín Payaguaje, heredero de la sabiduría shamánica, manifiesta que la magia de la selva va perdiendo poder, los seres que habitan el entorno se debilitan y el conocimiento ancestral va quedando con los ancianos Secoyas; la consecuencia directa dejada por la incursión de Texaco en la Amazonía.

Los Secoyas tienen mayor contacto con los Sionas, sus territorios son aledaños comparten sus tradiciones, su cultura y ahora comparten una lucha el ?Juicio del Siglo? contra Chevron-Texaco.

Para Humberto Piyaguaje, delegado de la nacionalidad Secoya y subcoordinador del proceso legal contra Chevron-Texaco, mantener su territorio es fundamental, actualmente quienes incursionan en la selva amazónica no respetan la naturaleza y su influencia en los secoyas trae el paulatino abandono de la vestimenta nativa, la construcción de sus viviendas y el modo de vida occidental; sin embargo la esencia del conocimiento, el respeto por la naturaleza y la convivencia en comunidad no se pierde; los jóvenes que salen de su comuna a estudiar a la ciudad regresan para transmitir lo aprendido, en la escuela que actualmente alberga a 42 niños aprenden las dos lenguas el Paycoca y el español. Por ello para los Secoyas junto a los Sionas, Cofanes, Huaoranis y colonos mantenerse en resistencia por 11 años en el juicio contra Chevron-Texaco para que asuma su responsabilidad, es cuestión de vida y de respeto a sus generaciones.

Chevron-Texaco chantajea al Ecuador con intención de ganar "Juicio del Siglo"

A pesar de una serie de conversaciones de alto nivel con representantes de Chevron Texaco en agosto del 2003, y el recibo de dos cartas de demandas, en octubre del 2003 y en marzo del 2004, la República del Ecuador y Petroecuador han fallado en ajustarse a algunas obligaciones contractuales con Chevron-Texaco y TexPet incluyendo obligaciones en: 1) intervenir a favor de Chevron Texaco en el litigio del oriente 2) asumir a través de Petroecuador los gastos del litigio que le corresponden por su parte contractual, 3) proveer seguros adecuados que indemnicen a Chevron Texaco por cualquier potencial juzgamiento adverso y 4) proveer seguros adecuados que reembolsen actividades adicionales de remediación que la corte o cualquier otro cuerpo competente, pudieran requerir para el Oriente? -extracto de la carta presentada por Chevron-Texaco al gobierno de los Estados Unidos.

La Compañía Chevron-Texaco amparada en éste documento, solicitó al Presidente Norteamericano, no re-certificar al Ecuador este año para que obtenga el estado preferencial de comercio, como un país beneficiario del sistema.

La transnacional en su desesperación y derrota, pretende ganar el juicio -instaurado por varias comunidades de la amazonía a causa de los aterradores daños ocasionados a las personas y el medio ambiente en el oriente ecuatoriano-, usando una insolente extorsión, sosteniendo que el gobierno de USA no debe otorgar ningún beneficio, si Ecuador ha dado pasos para anular un acuerdo.

La acción de la transnacional ha provocado una reacción de rechazo y condena de muchas organizaciones sociales y la sociedad civil ecuatorianas. Alberto Acosta, analista económico, destacó que ésta acta permite comprender cómo funciona las relaciones internacionales desiguales, en las cuales una parte es poderosa como los EEUU y sus empresas y, la otra, débil como el Ecuador y su gobierno están sujetos a presiones y descarados chantajes.

Esta clara ingerencia de una empresa norteamericana frente a su gobierno, afecta la soberanía ecuatoriana. El gobierno ecuatoriano no es quien sigue el juicio a la transnacional, pero estaría presionado por la Texaco a través del gobierno de los Estados Unidos para que incida en el litigio, enfatizó Acosta.

Por su parte, Steven Donziger, uno de los abogados de los demandantes, dijo que la acción de Texaco revela el nivel de intervensionismo en las relaciones internacionales, presionando a un gobierno para que actúe en contra de otro y este a su vez en contra de su propia soberanía; siendo otro ejemplo de prepotencia de la transnacional.

Esperanza Martínez, de Acción Ecológica, sostiene que Texaco usa estrategias de distintos niveles: altos y bajos que son preocupantes, por ello es fundamental que la opinión pública se mantenga vigilante del proceso judicial.

Alicia Vaca, Coordinadora de Prensa Asamblea de Afectados

Luis Yanza, Coordinador del Proceso Legal contra Texaco

[+info]
http://www.texacotoxico.com/
Telfs. 097565193 (593-6) 2882274

Valid XHTML 1.0! Valid CSS!

:: http://www.llacta.org ::