Logo Llacta!

Sin respaldo de EEUU, y con la ayuda de los militares, Lucio Gutiérrez fuga de Carondelet

Blanco y Negro, nº 342. Suplemento semanal del diario El Hoy

Quito, 23 de abril de 2005

Los mandos de las Fuerzas Armadas sostuvieron en el sillón presidencial a Lucio Gutiérrez hasta las 11:00 del último miércoles. Antes barajaron la posibilidad de una represión violenta. La Policía quedó fuera. Y Gutiérrez salió de Carondelet, posiblemente, vestido de gendarme. Nadie en el aeropuerto de Quito lo vio bajarse del helicóptero ni en las instalaciones de la terminal aérea. Sus parientes cercanos están en Tena.

¿Lucio escapó vestido de policía?

El presidente durmió una hora en la madrugada del miércoles último. La primera visita fue de Kenney.

¿Lucio Gutiérrez dejó Carondelet en el helicóptero Lama del Ejército como se vio en la televisión o se fue por detrás del edificio de la Vicepresidencia, vestido con traje de camuflaje de un policía raso?

La interrogante surgió desde las 13:45 del miércoles 20 de abril, cuando el jefe de la casa militar, general Miguel Maldonado, ordenó el desalojo de los periodistas. Entonces, el oficial subió al despacho presidencial para informar a Gutiérrez la decisión del Alto Mando: "Le han quitado su apoyo". Él ya lo sabía, pues el entonces ministro de Defensa, Nelson Herrera, ya le había comunicado.

Fuentes de Palacio afirman que alrededor de las 14:00, un vehículo salió de la cochera con un grupo de personas con uniforme de policía. Entre ellos, habría estado Gutiérrez.

La otra versión es que estuvo en el helicóptero, pero en el aeropuerto Mariscal Sucre militares y empleados de la Corporación Aeropuerto de Quito (Corpaq) nunca vieron al ex presidente en la nave ni en las instalaciones de la terminal.

Con todo, entre el anuncio del retiro del apoyo y el despegue del helicóptero, según militares apostados allí, el ex mandatario dejó su despacho y fue a la residencia, en la tercera planta y parte posterior del edificio, hasta donde llegó el general Maldonado para convencerle de que abandonara el Palacio. Gutiérrez quería atrincherarse allí. La reunión duró 10 minutos.

Posteriormente, señalan esas fuentes, dejó la residencia y se dirigió por el túnel que conduce al edificio La Unión para tomar un vehículo que lo sacaría hacia un lugar desconocido.

Al ser abordado ayer, Maldonado (conocido por dirigir el operativo de rescate en el cerro El Tigre, donde se estrelló en 2002 el avión Fairchaild de Petroecuador) evitó dar su versión. Solo sonrió cuando se le consultó si Lucio Gutiérrez dejó Carondelet vestido de policía. Dio igual respuesta cuando se le aseguró que el ex mandatario no abandonó el Palacio en el helicóptero.

El escape de Gutiérrez solo fue el corolario de un operativo que se preparó entre el mediodía del martes 19 y la tarde del miércoles 20. El primer paso fue quitar las antenas de la terraza de Carondelet. La intención, según técnicos de la FAE, era desalojar el espacio para tener ahí todo el tiempo un helicóptero, en caso de emergencia. La nave solo llegó cuando se recibió la orden, posiblemente nadie preveía una caída inminente.

En la madrugada del 20 de abril, la situación en el despacho presidencial era tensa. Gutiérrez ordenó a la Policía impedir, "como sea", el ingreso de los manifestantes a la Plaza Grande. Su temor era ser linchado. Un testigo de la reunión dijo que él y sus colaboradores cercanos estaban muy nerviosos y "dispuestos a lo que sea con tal de salvar la vida". El más eufórico era Gilmar Gutiérrez: por encima de su hermano ordenaba frenar, "cueste lo que cueste", a la turba.

Hasta las 04:30, además, se prepararon para lo peor y barajaron la opción de escapar del país, refugiarse en Tena y la de morir "en el intento", encerrados en Carondelet.

El ex ministro de Gobierno Óscar Ayerve no se separó en ningún momento y demandó a los hermanos Gutiérrez mayor prudencia. Para Ayerve no todo estaba perdido. Él, Iván Oña y Fausto Cobo se comían las uñas ante la desesperación de los hermanos Gutiérrez.

Además, los altos mandos de las Fuerzas Armadas asumieron el control total. La Policía quedó fuera y esa también habría sido una razón para la renuncia del comandante Jorge Poveda. Incluso, el general Luis Aguas habría dicho: "Esto está a cargo de los militares y punto", tras la sugerencia de Poveda de acudir al diálogo, la paciencia y el tino.

A Lucio lo vieron todo el tiempo muy desencajado: nervioso, con la mirada esquiva y triste, cuando su hermano Gilmar se irritaba, levantaba el ánimo.

Apenas durmió una hora. En ese ambiente caldeado, el ex presidente reinició temprano la misión de sostenerse en el poder, junto a Gilmar Gutiérrez, Ayerve y Renán Borbúa, quien habría llegado después.

La primera visita fue de la embajadora de los EEUU, Kristie Kenney. Hablaron entre las 08:00 y las 10:30. Al mismo tiempo llegó la primera dama, Ximena Bohórquez. Las condiciones para el recambio estaban dadas, dijo en ese momento una fuente de Palacio.

Las FFAA solo decidieron quitar el apoyo tras conocer el resultado de la charla entre Gutiérrez y Kenney: la única salida posible y pacífica era la renuncia y la sucesión del cargo para evitar la violencia y caos.

A las 13:45, la decisión era abandonar Carondelet. Desde las 11:00 preparó para la huida. Lucio pidió a su esposa ir a ver a su hija, suegra y sacar lo indispensable de la casa en Bellavista. En esos instantes, por las puertas laterales salían Ximena Bohórquez, Gilmar Gutiérrez y su primo Renán Borbúa. Ellos fueron los últimos ajenos a Carondelet en ver al ex mandatario. Todo, en medio del corre corre de militares y policías, por la calle Chile.

El abandono del hogar

Muchas pertenencias de la familia Gutiérrez Borbúa quedaron en la casa de Bellavista.

Ximena Bohórquez de Gutiérrez abandonó su casa, número 331, de calle Francisco Arizaga, en Bellavista, alrededor de las 14:20 del miércoles 20 de abril. Salió con su madre, Luz Angélica, y su hija menor, Viviana.

La diputada por Sociedad Patriótica, según algunos vecinos, llegó 20 minutos antes en un auto del Innfa y salieron llevando pequeñas bolsas de mano.

Bohórquez y sus dos acompañantes abordaron un automóvil Rodeo beige en medio de gritos de los vecinos que pedían "que se vayan". Minutos más tarde, una empleada dejó la casa y un guardia cerró las puertas.

En la mañana del jueves permanecían en el garaje tres automóviles y una moto, posiblemente de los inquilinos. De los vehículos de la familia Gutiérrez ya no quedaba ninguno.

El edificio de cinco pisos fue construido por el matrimonio Gutiérrez-Bohórquez hace 15 años. Los dos pisos inferiores están alquilados (los superiores pertenecían a la familia del ex presidente). Hasta ayer, un grupo de policías custodiaba la propiedad desde la calle.

Para los moradores del barrio, la casa proyecta ahora un "silencio sepulcral". Algunos lamentan que la familia de Lucio Gutiérrez tuviera que abandonar su hogar de manera tan abrupta. Algunos los recuerdan como "buenos vecinos, decentes y tranquilos".

Otros, en cambio, se alegran de la marcha de la familia del ex mandatario. Algunos moradores temían que la presencia de la familia de Gutiérrez fuera peligrosa para el barrio debido a las manifestaciones.

Algunos vecinos más, contrarios al Gobierno de Sociedad Patriótica, durante el anterior fin de semana, timbraron en el edificio para que saliera la familia del depuesto presidente.

Ahora, la casa está en silencio. Los policías que resguardan el inmueble consideraban, hasta ayer, retirarse, pues hoy es solamente una casa vacía.

¿La fuga solo fue una 'pantalla'?

Ninguna fuente del aeropuerto asegura haber visto al ex presidente Lucio Gutiérrez cuando se dio la toma de las instalaciones aeroportuarias. Para evitar la fuga, varios ciudadanos rompieron las seguridades.

El miércoles 20, alrededor de las 14:30, un helicóptero Lama militar llegó a la plataforma de la FFAA del Aeropuerto Mariscal Sucre. Entonces, un hombre de terno oscuro se desplazó hasta un bimotor blanco que lo esperaba apuntando al norte. La pequeña nave calentó los motores por tres minutos y se dirigió en esa dirección.

Mientras tanto, unas 1 500 personas entraron por el sur de la pista para evitar que el ex presidente Lucio Gutiérrez fugara, pues se dio la voz de alerta de que estaba en la nave.

El piloto siguió hacia el norte, donde se puso en posición para despegar, pero la turba lo rodeó. La nave se quedó aproximadamente 15 minutos inmóvil, tiempo en el que, probablemente, el piloto se decidía entre partir o abortar el vuelo. Al finalizar este lapso, el avión se encaminó a la base de la FAE. Ahí, un hombre de terno bajó de la aeronave y se desplazó hasta el helicóptero que apareció en primer lugar.

La secuencia fue transmitida por los canales de televisión a pocos minutos de que sucediera. A primera vista, la ciudadanía consideró que esa figura de traje era Gutiérrez, tratando de escapar. En contraste, fuentes del aeropuerto indican que, en la terminal, no se puede asegurar que el pasajero del helicóptero haya sido el coronel.

Durante los acontecimientos, los empleados del lugar trataban de evitar ciertos actos de vandalismo de quienes se convocaron para detener la huida del ex mandatario (los manifestantes robaron las luces de la pista, destrozaron las mallas de protección y rompieron cinco puertas), por lo que no se pudo observar con claridad quién subió y bajó de las naves.

Sin embargo, se informó que el movimiento de las aeronaves fue inusual. A la 13:45 de la tarde (la Policía y las Fuerzas Armadas apenas habían retirado su apoyo al entonces presidente del Ecuador), el bimotor del Ejército estaba parqueado en la plataforma de la FFAA del aeropuerto de la capital y se abastecía de combustible. Estas acciones fueron observadas de cerca por un empleado del aeropuerto, quien encontró muy extraño este hecho, pues normalmente los militares reprenden a quien se acerque.

La presencia de los manifestantes y las malas condiciones del viento pudieron impedir que el avión despegara, pero los testimonios presentan dudas al respecto: el piloto era un militar, el avión era del Ejército y el momento era una emergencia; por ende, el avión no tenía por qué obedecer la voz de la torre de control que, seguramente, le advirtió de los riesgos. Se conjetura entre los trabajadores aeroportuarios que el aviador temía emprender el vuelo o, simplemente, decidió no correr el riesgo de ser señalado por ayudar al presidente derrocado.

Después de la salida final del helicóptero, los manifestantes aún creían que Gutiérrez se encontraba en el aeropuerto. Presa de esa idea fue un avión de la aerolínea TACA, que "había logrado chequear el 65% o 70% del vuelo", debido a que muchos extranjeros deseaban dejar el país por temor a los acontecimientos. Al ver que era el único vuelo internacional, la gente creyó que Lucio iba en la nave y se lanzó hacia ella. Para evitar más daños, se bajó a los pasajeros y se permitió que los reclamantes buscaran al coronel dentro de la nave. Igualmente, se pidió la revisión de las instalaciones del aeropuerto, pues se creía que Gutiérrez se encontraba escondido en algún recoveco del edificio. Fue infructuoso.

Ante esos hechos, hubo varias interrogantes en el lugar. ¿Por qué el ex mandatario iría a un aeropuerto al que la gente iba a vigilar y que es de jurisdicción municipal? ¿Por qué hacer tan evidente la operación? ¿Por qué no viajar a Latacunga o a Ibarra con el helicóptero libre del acoso de los medios y la gente? ¿La operación fue una fuga o solo un acto de distracción?

El diputado Gilmar Gutiérrez 'arma' a Tena

El hermano del presidente llegó a Tena la madrugada de ayer. Allí, unas 300 personas lo recibieron. A las 10:00 se reunió con el alcalde. Se conoció que el contrato del nuevo aeropuerto para esa ciudad será revocado por la constructora.

El diputado Gilmar Gutiérrez llegó la madrugada de ayer a Tena (Napo), en donde se planifican varias acciones para rechazar la destitución de su hermano de la Presidencia de la República. También habrían llegado su cuñado Napoleón Villa y su primo Renán Borbúa.

Una caravana motorizada acompañó a Gutiérrez desde el ingreso a las cavernas de Jumandy, cerca de Archidona, en la vía a Quito, que aguardó su llegada hasta las primeras horas de la madrugada. El arribo a la capital de Napo, tierra natal del ex mandatario, fue a las 04:00 y se improvisó una concentración en el Parque Central donde recibió apoyo y muestras de solidaridad de alrededor de 300 personas.

Desde las 10:00 hubo una reunión, a puerta cerrada, en el despacho del alcalde de Tena, Washington Varela, sin que el contenido de la tratada cita hubiera trascendido públicamente. Era parte de los preparativos previos a una asamblea provincial que se realizará en el coliseo mayor, hoy a partir de las 10:00.

Una fuente que pidió su anonimato aseguró que en gran parte de los habitantes de Tena hay un sentimiento "antiquiteño" y se repudia la forma cómo su coterráneo fue cesado de sus funciones. No obstante, hay otro sector que los rechaza, según otra fuente independiente, que prefiere mantenerse en reserva, por temor a represalias.

En Puyo, mientras tanto, el presidente del Comité de la Unidad para el Desarrollo de Pastaza (Cunidep), Marcelo Jácome, anticipó la convocación a una reunión ampliada de las fuerzas vivas para delinear una estrategia de presión para que el nuevo Gobierno cumpla con la Amazonía.

"Demandamos que se continúe con la construcción de los tramos que forman parte de la troncal amazónica que, en nuestra caso, son los que unen a Puyo con Santa Clara, vía al Tena, y con el río Pastaza, hacia Macas".

En la noche del jueves, aproximadamente 600 personas asistieron a la Asamblea Provincial que pidió que los diputados locales, Fidel Castro y Franklin Sanmartín, renuncien a sus cargos, como deben hacerlo todos los integrantes del Congreso. "No tengo por qué renunciar y no hay una disposición legal o constitucional que pueda llevarme a tomar esa decisión", dijo Castro.

Vía telefónica, desde Quito, el ex asesor jurídico del MOP Francisco Preciado cuestionó lo que denominó "golpe de Estado liderado por los socialcristianos, Izquierda Democrática y Pachakutik". Dijo que Lucio Gutiérrez permanecerá en la Embajada de Brasil hasta conocer el desenlace de la "presión internacional para que se vuelva al orden constituido".

El diputado Gutiérrez estuvo cerca al ex presidente en sus últimos momentos en Palacio. Con él habrían delineado una estrategia que pudo ser para su fuga o su repliegue.

[fuente]
http://www.hoy.com.ec/suplemen/blan342/byn.htm
http://www.hoy.com.ec/suplemen/blan342/negro1.htm

Valid XHTML 1.0! Valid CSS!

:: http://www.llacta.org ::