Las protestas marcan la ronda decisiva del TLC entre EEUU y los países andinos

Adital

Quito, 25 de octubre de 2004

 

Las negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Estados Unidos y los países andinos (Colombia, Perú y Ecuador) llega a los momentos decisivos. Ante la realización de la quinta ronda de negociaciones del TLC, en Guayaquil, Ecuador, a partir de hoy, las organizaciones sociales también anuncian la realización de protestas de hoy hasta el próximo día 28 de este mes contra el tratado.

La Confederación Nacional Campesina de Ecuador (CONFEUNASSC) convocó a miles de hombres y mujeres del campo y de la ciudad para participar de la campaña por la consulta popular sobre el TLC y la construcción de "otra integración posible". La apertura de las jornadas de protestas será en la casona universitaria de Guayaquil. De hoy hasta el miércoles los manifestantes participarán de debates que culminarán en jornadas de movilización a partir del próximo 27 por la tarde.

La CONFEUNASSC y otras organizaciones sociales integrantes de la Mesa Agraria tienen previsto realizar para la mañana del 27 en el coliseo de la Facultad de Educación Física, a partir de las 10 horas, una concentración para llevar adelante una "mesa de Concertarción Agraria, en la que participarán distintos sectores y actores sociales, que buscarán acordar un manifiesto publico frente al avance de las negociaciones del TLC.

Cesar Cabrera, de la CONFEUNASSC, cuestiona la legitimidad del presidente ecuatoriano Lucio Gutiérrez para conducir las negociaciones del TLC ya que los candidatos de su partido fueron derrotados en las recientes elecciones municipales. Cabrera pregunta si los negociadores representan los intereses del país, y cuales son los verdaderos intereses que se esconden tras la negociación. ¿No es más sensato acordar primero los objetivos del país?; ¿No es más sensato avanzar en la propuesta de integración regional y latinoamericana?", cuestiona el líder campesino. Para él, la negociación está siendo impuesta por el gobierno estadounidense y las corporaciones multinacionales.

La CONFEUNASSC afirma que las manifestaciones serán pacíficas y pide a las autoridades de la provincia que no repriman el derecho a la protesta.

El mayor ejemplo de fracaso de un TLC con EE.UU., citado por las organizaciones sociales latinoamericanas para justificar las protestas, es el de México. La acusación es que el TLC que firmó México con Estados Unidos y Canadá también se hizo en función de los intereses de las grandes compañías transnacionales.

Un artículo de la revista Insurrección de Colombia declara que el TLC se vendió en México como la posibilidad que tenían los mexicanos de convertirse en un país desarrollado y entrar en el selecto grupo de los grandes países industrializados. Pero 10 años después los resultados son dramáticos. En la actualidad el 70% de la población mexicana vive por debajo de la línea de pobreza y algunos estudiosos del tema calculan que existen 40 millones de mexicanos viviendo en condiciones de pobreza extrema. En el campo, el 60% de la población infantil está afectada por desnutrición severa.

El capital que llegó al país fue fundamentalmente de tipo especulativo y las empresas extranjeras que llegaron lo hicieron para adquirir algunas empresas nacionales existentes. Se calcula que la inversión productiva, es decir, aquella inversión que no está orientada a los mercados especulativos, disminuyó de 22% del PIB a 18% entre 1994 y 2003, mientras que en los años 70 era del 30% del PIB.

En el tema del empleo la situación es más grave. Entre 1994 y 2003, la fuerza laboral mexicana aumentó en alrededor de 9 millones de personas, mientras que apenas se crearon 3 millones de empleos en el mismo período, es decir, que la economía del TLC apenas absorbió el 30% de la nueva mano de obra que salió a demandar trabajo en esos años.

"Este es el ejemplo más claro que se podría poner sobre los efectos nefastos que este tipo de tratados trae para las economías subdesarrolladas. La integración desventajosa que se genera conduce inevitablemente a la pérdida de empleos, al aumento de la pobreza, a la caída del ingreso y sólo se benefician las multinacionales y los grandes empresarios nacionales", afirma el artículo.

 

[fuente]
http://www.adital.com.br/site/noticia.asp?lang=ES&cod=14205

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias