Los campesinos contra la construcción de una nueva central hidroeléctrica en Santo Domingo

Diario El Comercio, edición digital

Quito, 5 de marzo de 2004

 

La insistencia de diseñar los estudios para la construcción de la central hidroeléctrica Quevedo-Vinces, en los límites de Los Ríos y Pichincha genera reacciones por parte de los campesinos. Ellos se oponen a que la Comisión de Estudios para el Desarrollo de la Cuenca del Río Guayas (Cedegé) ejecute dicha obra.

Los agricultores de los recintos Tigre Alto, Santa Rosa, San Pedro, La Morena, Boca del Bimbe, El Toachi, entre otros advirtieron que no negociarán sus tierras. Por ello, conformaron un frente de defensa. "Lo que quieren es enriquecer a los dueños de grandes haciendas", dijo Pedro Berzosa, del recinto San Pedro, en Pichincha. Él contó que, en el 2002, una comisión viajó a Guayaquil para conocer sobre este proyecto. En ese entonces, no les explicaron nada.

Los campesinos aseguran que en los límites con Pichincha se perderían ocho escuelas y treinta kilómetros de alumbrado eléctrico, a más de la producción agrícola.

Por estas repercusiones se organizaron en un Comité y pidieron la intervención de la ONG ambientalista Acción Ecológica, cuyos integrantes, con la ayuda de técnicos, recorrieron la zona en dos días.

Juan García, técnico que elaboró el informe del recorrido, explicó que la presa Baba será instalada a una distancia de dos kilómetros de la confluencia de los ríos Baba y Toachi (Quevedo y Santo Domingo). El embalse llegará hasta las inmediaciones de Patricia Pilar y, en este sitio, se quiere construir el trasvase desde la presa Baba a la Daule-Peripa.

El experto asegura que en el sitio donde está programada la construcción de la presa hay cultivos que serían afectados por lo que unas 1 450 familias tendrán que desplazarse.

Sin embargo, Guido Ortíz, subdirector de la Cedegé, dijo que no habrá ningún perjuicio para los campesinos. "Una vez que el Gobierno dé los recursos se indemnizará a los agricultores afectados". El funcionario añadió que este proyecto beneficiará a todo el país y no solo a un grupo de personas.

Las 18 comunidades no tienen servicios

Cada familia está compuesta por cinco miembros y pocos de los niños estudian. La mayoría se dedica a la siembra.

La producción agrícola

Los agricultores de las 18 comunidades entre Pichincha y Quevedo se dedican a los cultivos de maíz, arroz, melones, sandías, papayas, plátanos, café, cacao, entre otros.

La salud

En estos sectores, los niños sufren de infecciones en la piel, anemia y parasitosis. No hay dispensarios médicos cercanos a las comunidades.

La vialidad

Los caminos lastrados que conducen a los diferentes recintos son veraniegos. En la actualidad están en malas condiciones por las permanentes lluvias. Los baches dañan los productos.

Obras básicas

Los campesinos de esta zona carecen de agua potable y alcantarillado. Todavía en algunos sitios tienen los pozos sépticos.

 

[fuente]
http://www.elcomercio.com.ec/noticias.asp?noid=87627

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias