Indígenas–Gobierno: una relación difícil

Diario La Hora, edición digital

Quito, 3 de marzo de 2004

 

¿Qué pasó con el movimiento indígena ecuatoriano? ¿Continúa tan fuerte como antes? ¿O han perdido fuerza tras participar por unos meses en el actual gobierno? Estas interrogantes se vienen barajando desde la última movilización desarrollada hace poco.

La prueba la afrontaron desde el 16 de febrero en que las organizaciones indígenas habían anunciado grandes movilizaciones. Las protesta estuvo encabezada por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), cuyos dirigentes piden la renuncia del presidente Lucio Gutiérrez, a pesar de que ellos votaron por él.

Sin embargo, la respuesta no alcanzó la contundencia de otros momentos. Aunque en esta ocasión los policías y los militares estuvieron movilizados en las carreteras para restablecer el tránsito.

Por supuesto, Leonidas Iza, presidente de la Conaie, advierte que los resultados se verán en el tiempo y afirma que el movimiento indígena sigue tan fuerte como cuando derrocaron a los gobiernos de Abdalá Bucaram y de Jamil Mahuad.

Iza, sin embargo, reconoce que las estrategias usadas por Gutiérrez, ex aliado, están encaminada para dividirlos, pero sostiene que esas políticas solo han tenido una "pequeña incidencia" en ciertas poblaciones.

"Critica los regalos de picos y palas es mínimo" y recuerda además que esos "regalos" los hace el gobierno utilizando el dinero de los ecuatorianos y usando los fondos de otros programas.

"Si Gutiérrez está pensando que con eso nos dividirá, está muy equivocado", agregó Iza, quien dijo que si los indígenas han recibido esos presentes, no significa que las movilizaciones contra el régimen se detengan; al contrario, cobrarán más fuerza.

Todos son autónomos

En cuanto a la posición de la Federación de Nacionalidades Indígenas Evangélicas del Ecuador (Feine), que decidió no apoyar las movilizaciones y dar un tiempo al Gobierno para que rectifique su accionar, Iza dijo que este sector es libre de tomar sus propias decisiones.

"Cada movimiento es autónomo", ratificó el dirigente de la Conaie, quien sostuvo que "los indígenas evangélicos siempre se han caracterizado por negociar con el Gobierno".

"Si ellos quieren respaldar al Gobierno, nosotros respetamos eso; cada organización es autónoma", insistió.

Por otra parte, Iza sostuvo que es muy posible que en los próximos días se dé un acercamiento con la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin).

"Con la Fenocin no ha existido una afinidad política en el pasado, pero estamos trabajando para encontrar puntos de unidad", aclaró Iza, quien sostuvo que las bases de la Conaie siempre han criticado las uniones con otras organizaciones no indígenas.

¿Un fracaso planeado?

Quienes siguieron de cerca las movilizaciones de febrero, especialmente en la provincia de Chimborazo, fácilmente podrían decir que la convocatoria perdió su fuerza.

Y es que en dicha provincia, donde existe una población mayoritariamente indígena, se vivió una marcha con menos de 300 manifestantes.

Pese a esto y a que los dirigentes del Movimiento Indígena de Chimborazo han aceptado una división entre católicos y evangélicos, el presidente de la Conaie insiste en que esta es una estrategia para generar expectativas.

"Hay que entender que los del 16 de febrero no fue un levantamiento sino que se convocó a movilizaciones provinciales", apuntó Iza, al comentar que sus bases lo criticaron por no llamar a un levantamiento, pues no querían "desgastar fuerzas".

Si se analiza esto, según Iza, se podría entender el por qué muchos indígenas prefirieron no salir, especialmente en una época de cosecha. "La movilización no despertó el interés de las bases, ellos sólo quieren participar en un levantamiento", dijo el dirigente. "Por eso las movilizaciones de Chimborazo no tuvieron la contundencia que esperábamos", agregó. Además sostuvo que muchos temas de "conflicto con el Gobierno no se socializaron con las bases".

"Cuando discutamos los problemas del Area de Libre Comercio para las Américas (ALCA), el Tratado de Libre Comercio (TLC), la ley de Biodiversidad y las otras políticas neoliberales de este Gobierno los indígenas vamos a demostrar nuestra verdadera fortaleza", aseveró Iza quien dijo que estos temas se tratarán en el Consejo de las Nacionalidades Indígenas.

¿Hay división en el movimiento?

Para ciertos analistas, la gran acogida que el movimiento indígena mantenía para levantarse en contra de las políticas económicas y sociales de los gobiernos de turno, quedaron en el pasado.

La ruptura está demostrada en la poca acogida de las movilizaciones del pasado lunes 16 de febrero para rechazar la serie de atentados registrados en el país, así como para exigir al gobierno tomar otro rumbo.

Otra de las evidencias del fraccionamiento, son las propuestas distintas de cada una de las organizaciones: las de la Conaie, de la Fenocín, de la Feine, entre otras.

Esta división tienes dos causales, la primera, a la aspiración política de algunos dirigentes cuando se encontraron en el poder, y la segunda, la política clientelar del gobierno del presidente Gutiérrez.

A criterio del analista de la temática indígena, Freddy Rivera, en el caso de la primera causal, las bases del movimiento han perdido la confianza en sus representantes porque en cierta medida cayeron en el juego del poder.

Respecto a la segunda, varias comunidades aceptaron la política clientelar del régimen al aceptar los "regalos" o las supuestas donaciones, como los picos y palas y las computadoras, muchas de las cuales no funcionaron.

Además, Rivera aclaró que se debe entender al movimiento indígena de una manera global con sus distintas apreciaciones y puntos de vista y no solo identificarlo desde la organización de la Conaie, pues no todos aspiran o piensan igual que los dirigentes de esta agrupación.

"En este momento la Conaie está pasando por uno de los ciclos más bajos de su proyecto político, clara muestra es la posición de las organizaciones amazónicas que no se autoconvocan al llamamiento de las movilizaciones promulgado por la dirigencia de la Conaie", puntualizó.

Bajo esta visión, Rivera ve lejano que la Conaie tenga una buena aceptación para un posible levantamiento indígena que ponga a temblar al gobierno; más bien el movimiento tiene que rediseñar su estrategia radical, añadió.

Gobierno trabaja en varios frentes

La estrategia del Gobierno para mantener contacto con las organizaciones indígenas de la serranía funciona a través del secretario general de la Presidencia, Carlos Pólit, quien durante algunos meses se desempeñó como ministro de Desarrollo Humano.

Con esta experiencia, arma la agenda, las visitas y los compromisos del Primer Mandatario en determinadas comunidades. Este trabajo lo realiza conjuntamente con el actual ministro Patricio Acosta, ex secretario de la Administración, quien también tiene experiencia en sostener relaciones con las bases indígenas.

La entrega de obras de infraestructura, tractores, materiales como palas y picos, asesorías y seminarios, es un mecanismo del régimen, algo que ha sido criticado por organizaciones nacionales como la Conaie.

A través de este mecanismo logró reinvertir a su favor la posición de la Federación de Indígenas Evangélicos del Ecuador (Feine). Según su titular Marco Murillo, no están en favor ni en contra del Gobierno.

El secretario ejecutivo de la Confederación de Nacionalidades y Pueblos del Ecuador (Codenpe), cuyo secretario ejecutivo Marcelino Chumpi tiene rango de ministro, es también un eje para el funcionamiento de planes y programas de desarrollo de las comunidades del país.

En la Amazonia, el Gobierno tiene un fuerte respaldo indígena a través de varias organizaciones como la Confederación de Organización Indígenas de la Amazonia.

Antecedentes

En el pasado el movimiento indígena ponía en apuros a los gobiernos de turno a través de los levantamientos. Actualmente parece haber perdido fuerza.

La fortaleza del movimiento indígena está sus bases, las cuales, según Leonidas Iza, presidente de la Conaie, son atacadas "infructuosamente" con regalos para evitar un levantamiento.

La división parece estar alcanzando a las principales organizaciones. Ahora unos están con el gobierno y otros en la oposición.

 

[fuente]
http://www.lahora.com.ec/noticiacompleta.asp?noid=241323

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias