Cotopaxi se abre al diálogo

Santiago Zeas

Diario El Comercio, edición digital

Quito, 19 de febrero de 2004

 

El paro de Cotopaxi recibió ayer el contundente respaldo de los indígenas en el tercer día de protesta. Hasta el martes, el respaldo del Movimiento Indígena y Campesino (MICC) no se había reflejado en las protestas contra el Gobierno por el incumplimiento de las 14 peticiones que precipitaron la medida de hecho.

En las primeras 48 horas de la protesta, la presencia indígena se había limitado a una caminata protagonizada por comuneros de Pujilí y otras zonas cercanas a Latacunga, la cual se unió a otra liderada por organizaciones sociales, políticas, sindicales, gremiales y estudiantiles.

Pero ayer las cosas fueron diferentes. Pasadas las 11:00, una gigantesca manifestación indígena y campesina partió desde la zona occidental de Latacunga. Miles de indígenas de Plancha Loma, Tigua, Pujilí, Guangaje, Jatarishi, Zumbahua y otros sectores, caminaron por el centro de la ciudad.

En las calles se pintó un mosaico multicolor con los ponchos de la marea indígena. A la cabeza de la manifestación estuvieron el prefecto César Umajinga (Pachakutik); Raúl Ilaquiche, vicepresidente de la Ecuarunari y Carlos Espín, titular del MICC.

Pero la caminata tuvo características que, hasta el martes, no se habían producido. Por ejemplo, los indígenas dejaron en casa las huipalas y optaron por flamear banderas con los colores representativos de Cotopaxi, azul y grana. La organización de la marcha se dio la noche del martes, con Ilaquiche a la cabeza. A su paso, el dirigente explicó que el MICC decidió movilizarse ayer de forma masiva para incentivar a la ciudadanía para que "proteste por el incumplimiento del Gobierno".

De forma pacífica los indígenas llegaron a la plaza del sector de El Salto. Allí los discursos de los dirigentes exhortaron a la ciudadanía a sumarse activamente al paro. Espín, en tono firme, habló de la necesidad de que se bloqueen completamente las vías de Cotopaxi. Horas antes de este pronunciamiento los transportistas urbanos resolvieron apoyar activamente la medida de hecho y si se requiere movilizar a la gente hacia Quito. Esa postura fue respalda por Espín en su intervención. "Si el Gobierno no quiere venir nosotros iremos a Carondelet".

Ante estos anuncios, la Policía y las FF.AA. tomaron precauciones en la salida norte de Latacunga. Los uniformados revisaban el interior de los buses que transitaban rumbo a Quito para comprobar si indígenas intentaban llegar a la Capital.

Minutos antes de la marcha indígena, servidores públicos, gente del MPD, estudiantes universitarios, trabajadores de la salud ya habían protagonizado manifestaciones.

El diálogo se inicia

Bajo fuerte presión. Aunque casi todos los sectores de la provincia apoyan el paro, también es cierto que existe una enorme presión para que acabe. Los hoteleros y comerciantes esperan que todo se normalice para aprovechar del Carnaval.

Salcedo bloqueada. En Salcedo los bloqueos y enfrentamientos estuvieron a la orden del día. Las marchas de protesta fueron constantes y el resguardo oficial alto.

Solo un herido. Hasta el cierre de esta edición, la Cruz Roja reportó que la única víctima de la jornada fue una persona que recibió el impacto de una bomba lacrimógena en el sector del Niágara.

La Asamblea de Cotopaxi aceptó dialogar en Quito

La Asamblea Provincial cambió de opinión y finalmente resolvió aceptar la invitación del Gobierno para negociar en Quito el pliego de 14 puntos que las autoridades de Cotopaxi exigen que se cumpla y así deponer el paro.

La resolución fue adoptada la tarde de ayer por sus 27 miembros por unanimidad.

De esta forma, los miembros de la Asamblea decidieron viajar la tarde de ayer para sostener desde las 19:00 una reunión de trabajo con el Gabinete. Hasta el cierre de esta edición la cita no arrancaba.

Sin embargo, los integrantes de la máxima instancia provincial advirtieron que si el Gobierno no atiende sus pedidos en vialidad, salud, educación y regadío el paro se radicalizará. En ese sentido, César Umajinga, prefecto de Cotopaxi, anticipó que hasta que no se llegue a un acuerdo firmado por el Primer Mandatario y aceptado por todos los sectores de la provincia, la medida de hecho continuará.

Aparte de los 14 pedidos provinciales que ascienden a 471 millones de dólares, los representantes de Cotopaxi llevaron una exigencia más al Régimen: la destitución inmediata del gobernador Édgar Orbea, por su actuación "ineficaz para poner fin al paro".

Las autoridades provinciales se vieron obligadas a aceptar la propuesta oficial, entre otras razones, por la presión de las fuerzas vivas de Tungurahua, que exigen que terminen los bloqueos en la Panamericana Sur para que no sea perjudicada la Fiesta de la Fruta y las Flores. Todo hacía vislumbrar el fin del paro.

 

[Fuentes]
http://www.elcomercio.com/noticias.asp?noid=86398
http://www.elcomercio.com/noticias.asp?noid=86399

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias