Las carreteras estuvieron bloqueadas durante varias horas

Diario La Hora, edición digital

Quito, 17 de febrero de 2004

 

Foto: Corte de carretera en Imbabura. Fuente: Diario La Hora

Desde la madrugada de ayer, las organizaciones indígenas mantuvieron bloqueadas las vías de varias provincias en protesta por las políticas económicas aplicadas por el presidente Lucio Gutiérrez.

Según los líderes del movimiento indígena, las manifestaciones se mantendrán hasta que el Gobierno cambie de rumbo sus políticas económicas o hasta que renuncie.

De acuerdo a los reportes, la jornada más fuerte se dio en Latacunga, donde los manifestantes ocuparon las dependencias del Consejo Provincial de Cotopaxi, y obstaculizaron varias partes de la carretera. En esta provincia se suspendieron las actividades educativas.

Marcelo Arroyo, alcalde de Pujilí, indicó que la medida de hecho es fruto de las mentiras y engaños del Presidente.

"A este cantón le ofreció la repavimentación de la carretera Latacunga-La Maná, la cual en vez de ser reconstruida la destruyó. Además se comprometió brindar recursos para agua potable y regadío, pero nada se ha concretado", dijo.

"Es una desgracia que el paro afecte a Guaranda y Ambato, no obstante, esperamos que Lucio Gutiérrez solucione lo más pronto los requerimientos de la población", sostuvo.

Por su parte, Carlos Riofrío, coordinador del Movimiento Indígena de Cotopaxi y Pachakutik, señaló que la medida será progresiva. "Tanto el ingreso a Pujilí como Saquisilí están obstaculizados. Para levantar la paralización, el Gobierno deberá cubrir nuestros pedidos", enfatizó.

Reclamos y opiniones

Mientras tanto, Antonio Yumitaxi, alcalde de Saquisilí, denunció que un operador junto con la maquinaria del Municipio fueron detenidos, por lo que responsabilizó al régimen de la integridad del trabajador.

César Umajinga, prefecto de Cotopaxi insistió que el paro no tiene tinte político, sino más bien es un reflejo del rechazo de la población frente a tanta desatención.

En el lado contrario de la medida de hecho se encuentra Rubén Terán, alcalde de Latacunga, quien puso en evidencia su desacuerdo por la paralización.

A su vez Edgar Orbea, gobernador de Cotopaxi, aseguró que el Presidente de la República nuevamente estará en Latacunga el próximo domingo.

La situación en el norte

La convocatoria de la Federación Indígena y Campesina de Imbabura (FICI) no fue acogida totalmente por las más de 160 comunidades que pertenecen a la organización.

El transporte no tuvo ningún contratiempo en la vía Otavalo - Ibarra. En el tramo San Roque - Cajas se bloqueó momentáneamente la carretera. Desde San Pablo era difícil utilizar la Panamericana, por los obstáculos en la misma.

En Calpaquí y Pijal los comuneros asistieron al llamado, pero no masivamente. En Ibarra se desarrolló todo normalmente. En Carchi no se registraron marchas ni cierre de carreteras, excepto en el sector de Mira, en donde se obstaculizó por escasos momentos la Panamericana.

Otras provincias

En Pichincha los sectores más afectados fueron los de Cayambe y Pedro Moncayo, Bola, Ayora, Wachala, Cajas vía Tabacundo, sin que se produjeran enfrentamientos con la fuerza pública.

Acciones similares se vivieron en las provincias de Bolívar, Cañar, Azuay, Loja y Zamora, donde los indígenas realizaron marchas.

En Quito las movilizaciones fueron mínimas pero hubo la participación de la Coordinadora de Movimientos Sociales (CMS), cuyo vocero, el sacerdote Eduardo Delgado, manifestó que este es el inicio de la lucha contra la corrupción.

Por su parte, el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), Leonidas Iza, dijo que si el Gobierno quiere dialogar con el movimiento indígena habrá que buscar un sitio neutral:

"Si hablamos, no será en Carondelet, sino en un lugar neutral en donde se garantice que lo que hablamos sea realidad", aseguró Iza, quien junto a su familia fue víctima de un ataque hace dos semanas.

Gobierno actuó con prudencia

El Gobierno actúa con prudencia frente a las manifestaciones de tres provincias de la Sierra. Las Fuerzas Armadas y la Policía no tienen la disposición de reprimir ni detener a los manifestantes.

Según el ministro de Gobierno, Raúl Baca, las protestas no obstante han sido vigiladas por la fuerza pública para evitar desmanes y actos de violencia civil.

Hasta entrada la noche, el ministro de Gobierno, Raúl Baca y el gobernador de Cotopaxi, Edgar Orbea, buscaban un acercamiento a través de una comisión especial para atender las peticiones de los cotopaxenses.

Cada cinco y 10 minutos, el presidente Lucio Gutiérrez recibía diferentes reportes de las manifestaciones en el país. En las afueras del Palacio de Gobierno, por prevención la Policía envió a decenas de uniformados para contrarrestar cualquier protesta.

Seguirán operativos

Según el general Robert Tandazo, Comandante de la Primera División de Ejército Shyris y encargado del operativo de seguridad en las carreteras del norte y centro del país, el primer día de protestas no hubo enfrentamientos.

El operativo del Ejército en las carreteras del país se mantendrá hasta nueva orden, advirtió. De otro lado, César Erazo, de la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte de Pasajeros Interprovinciales (Fenacotip) indicó que mientras no terminen las movilizaciones y el Gobierno no brinde garantías para el normal desenvolvimiento, el sector de la transportación mantendrá su preocupación ya que un solo día de inactividad causa grandes pérdidas económicas.

 

Fuente: http://www.lahora.com.ec/noticiacompleta.asp?noid=237885

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias