El silencio total rodea al caso Iza

Diario El Comercio, edición digital

Quito, 4 de febrero de 2004

 

La mañana del lunes, la Policía le dijo a Ecuavisa que "los delincuentes dejaron un paquete completo de municiones de 9 mm" en el exterior de la Conaie, luego de disparar contra el presidente de la Confederación, Leonidas Iza, y su familia.

Por la noche, una televisora de Guayaquil mostró las fotos de dos supuestos involucrados en el atentado. Sin embargo, ayer la Policía se dijo "sorprendida" por este último hecho y pidió "más prudencia a la prensa" para "evitar alertar a los sospechosos".

Pese a esos dos casos curiosos de filtración policial, la Comandancia no proporciona desde el lunes ningún dato oficial en torno a la indagación, pese a que la difusión del caso se concentró, de forma inédita, en el despacho del jefe de la Policía general Jorge Poveda.

Ayer, Poveda visitó el edificio de la Policía Judicial de Pichincha para "supervisar la investigación". La víspera, el general dispuso que se integren dos equipos especiales con investigadores "de alta capacidad técnica" que pertenecen a esa unidad. Uno se dedica de forma exclusiva a indagar el atentado contra Iza, ocurrido la noche del domingo, cuando dos hombres espigados le dispararon e hirieron a su esposa Josefina, su hijo Javier (en estado grave), su sobrino Daniel Tigse y su hermano Rodrigo.

La otra unidad especial, que también pertenece a la Policía Judicial (PJ), indaga el crimen de Patricio Campana, jefe de la Unidad de Control de Combustibles de Petrocomercial, asesinado el viernes, tres días antes de que presente un informe por el robo de gasolina. En la PJ, Poveda se dirigió a la ciudadanía para que, en caso de tener pistas sobre los autores del atentado al dirigente indígena, se comuniquen al 101. "Se guardará reserva", aseguró.

Casi a la misma hora, Iza y una delegación de la Conaie y su brazo político, Pachakutik, fueron recibidos en la Fiscalía General de la Nación. Los indígenas le entregaron una denuncia y una demanda al ministro fiscal subrogante, Alfredo Alvear.

Iza, quien llegó respaldado por decenas de indios y banderas arco iris, enfatizó que la agresión del domingo no fue casual ni por un asalto. "Fue un atentado. Dijeron que me iban a matar, me persiguieron. Ni siquiera tengo dinero".

El Ministerio Público informó que la investigación del atentado la dirige el agente fiscal Miguel Jurado. Ayer, él se negó a dar detalles; el caso está en la etapa de indagación previa, la cual es reservada. Fuentes policiales sospechan que en el suceso actuaron delincuentes comunes, posiblemente incitados por intereses: "hay una red de persecución, disfrazada de delincuencia común", señalaron.

Por su parte, fuentes militares comentan que en las FF.AA. no hay uniformados vinculados a ese tipo de prácticas. Sin embargo, sin referirse al caso Iza, aseguran que Inteligencia tiene datos de la participación de posibles agentes públicos en la denominada 'Legión Blanca'. Las armas usadas en el atentado son pistolas 9 mm, que son de dotación militar y policial.

 

Fuente: http://www.elcomercio.com.ec/noticias.asp?noid=85101

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias