Los Movimientos analizan hoy la revocatoria de Gutiérrez

Diario El Universo, edición digital

Guayaquil, 22 de diciembre de 2003

 

Ministro Baca insistió en "el acercamiento con los grupos sociales por la estabilidad del país"

Los cambios en el gabinete ministerial adoptados por el presidente, coronel Lucio Gutiérrez, y las primeras declaraciones del nuevo ministro de Gobierno, Raúl Baca Carbo, no han logrado reducir los niveles de confrontación de las organizaciones indígenas, campesinas y sociales cuya principal exigencia es la revocatoria del mandato del actual Jefe de Estado.

Hoy, por separado, la Conaie (Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador) como un frente conformado por varias organizaciones sociales, se reunirán para analizar las acciones que adoptarán en la búsqueda de dicho objetivo. Si bien su pedido es el mismo -la salida de Gutiérrez- no han logrado unificar sus esfuerzos o estrategias.

La Conaie, que a través de Pachakutik se mantuvo hasta agosto pasado en el régimen, por una alianza con el partido de gobierno, apunta a una movilización para enero próximo mientras el frente de organizaciones no define, aún, ninguna expresión masiva.

La renovación del gabinete, que se concretó el miércoles pasado, no dejó conforme a la Conaie. Su líder, Leonidas Iza, comentó ayer que no se trata de un cambio profundo. Y aunque la figura de Baca no genera resistencia, la decisión del movimiento es, según el dirigente, "continuar sobre la agenda trazada porque ese es el mandato que tenemos de las bases".

Esta posición, comentó ayer el ministro Baca, "es muy respetable, la han mantenido durante algún tiempo; he ingresado al Gobierno para tratar de reivindicar la posibilidad de conversar".

La intención, dijo, es buscar la estabilidad política en el país y recuperar los valores que los sectores sociales y las comunidades indígenas "expresaron a lo largo de su inicial participación" a través de agendas "que quiero ponerlas como material de discusión".

Baca tomará la iniciativa al plantear a los movimientos y organizaciones sociales la apertura de un diálogo.

No tiene fecha para una invitación oficial, "estoy haciéndolo, no oficialmente, estoy haciéndolo -afirmó- personalmente".

La prioridad para el régimen, al momento, es el contacto con la Unión Nacional de Educadores (UNE) -cuyo paro de actividades lleva más de un mes y 460 maestros en huelga de hambre durante seis días-, el conflicto en el sector carcelario y un acercamiento a los municipios.

Según Baca, habría un gran avance si las organizaciones tuviesen pedidos concretos "sobre cosas que creen son indispensables para construir un país como el que ellos quieren y yo quiero"; pero, el régimen se enfrenta a un pedido de revocatoria del mandato.

Las organizaciones sociales que conformaron un frente -entre ellas, la Fenocin (Federación Nacional deOrganizaciones Campesinas e Indígenas) y la Feine (Federación de Indígenas Evangélicos del Ecuador)- pidieron, incluso, a la Conaie no definir una "plataforma de lucha" que supondría la posible negociación de pedidos relacionados con políticas económicas y sociales.

Baca insistió en la conciliación: "La propuesta es el diálogo (...) las fechas no son fijadas por el Ministro de Gobierno, serán respuesta de las organizaciones sociales".

En la cita de la Conaie, prevista para las 09h00, se espera además la presencia de representantes de la Confederación, del Seguro Campesino y del Movimiento Popular Democrático (MPD).

La cita del frente de organizaciones se efectuará, también durante la mañana, en la sede de la Fenocin.

Nueve organizaciones en frente de oposición

El grupo de nueve organizaciones sociales, que conforman un solo frente de oposición al régimen, no está dispuesto al diálogo y solicitó, el viernes pasado, la renuncia de los representantes de las tres funciones del Estado.

Entre las organizaciones más representativas están la Fenocin (Federación Nacional de Organizaciones Campesinas e Indígenas), la Feine (Federación de Indígenas Evangélicos del Ecuador), la Coordinadora de Movimientos Sociales, la Fetrapec (Federación de Trabajadores Petroleros), el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), el Foro Alternativo Ecuador y el Foro Cívico. Además del Partido Socialista.

Si bien el frente apoya la movilización anunciada por la Conaie, espera que el movimiento indígena se una a su planteamiento. Pedro de la Cruz, líder de la Fenocin, dijo que la oposición se inició cuando el Gobierno firmó la Carta de Intención con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El frente rechaza, además, la participación del Ecuador en las negociaciones del Área de Libre Comercio de las Américas (Alca), sostiene que la dolarización es un modelo desgastado, pide que el país no se involucre en el Plan Colombia y critica los cambios en el Gabinete.

La Conaie quiere que se sumen otros grupos

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) mantiene una posición radical frente al Gobierno. Humberto Cholango, presidente de la Ecuarunari, la regional Sierra de la Conaie, ratificó ayer el pedido de revocatoria del mandato del coronel Lucio Gutiérrez y negó cualquier posibilidad de acudir al diálogo que el ministro de Gobierno, Raúl Baca Carbo, tiene previsto convocar.

Aunque saluda la presencia de Baca en el gabinete, Cholango afirmó que los cambios son un simple maquillaje. "Las rectificaciones de fondo no llegan", dijo.

Según Cholango, la renovación no supone una reforma sustancial; continúan, recalcó, los ministros que impulsan una equivocada política económica, energética e internacional. Es decir, los secretarios de Economía, Mauricio Pozo; de Energía, Carlos Arboleda; y de Relaciones Exteriores, Patricio Zuquilanda. Estos funcionarios, sostuvo, apoyan las políticas "entreguistas" al FMI.

Definida esta posición, indicó Tito Puenchir, vicepresidente de la Conaie, la reunión que mantendrá hoy la organización permitirá definir una agenda de trabajo cuyo objetivo final es la revocatoria del mandato de Gutiérrez.

Indígenas divididos, según analistas

El movimiento indígena "está desvinculado y dividido", sostiene el analista político Felipe Burbano de Lara. Por ello, añade, la organización "no encuentra una forma clara de oposición al Gobierno, sus acciones de lucha son el resultado de la convergencia de varias circunstancias".

Hace más de una semana, la detención del dirigente Humberto Cholango ordenada por el Intendente dePolicía de Pichincha profundizó las tensiones entre el régimen y el movimiento.

Burbano cree que este desacierto le concedió un buen pretexto al movimiento indígena para "obtener cierto protagonismo político".

El analista Rafael Guerrero Burgos opina que los indígenas y algunas organizaciones sociales tienen el contexto adecuado para desarrollar nuevas posiciones.

Cree que el movimiento indígena no es el del 2000, pero existe "un descontento creciente con el Gobierno y hay el terreno abonado para que obtengan un reconocimiento".

 

Fuentes:
[#1] http://www.eluniverso.com/
[#2] http://www.eluniverso.com/
[#3] http://www.eluniverso.com/
[#4] http://www.eluniverso.com/

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias