La identidad de un escritor

Kintto Lucas

Quincenario Tintají

Quito, 12 de noviembre de 2003

 

El escritor peruano que escribió La Casa Verde, señaló hace pocos días que uno de los peligros democráticos del presente lo constituye el movimiento indígena de Ecuador, Perú y Bolivia.

El escritor amigo de los que mucho tienen, culpa a los que tienen casi nada de la inestabilidad. El escritor amigo del individualismo culpa de la falta de desarrollo a quienes tienen una mirada colectiva y solidaria del desarrollo. El escritor amigo de la civilización que arrasó con pueblos enteros en 511 años, culpa de la barbarie a los descendientes de esos pueblos masacrados. El escritor amigo del orden del libre comercio, culpa del desastre económico a los que se están quedando sin tierras ni agua para plantar. El escritor amigo de tantos que se vendieron por unos cuantos puñados de dólares (¿cómo el escritor?) para acercarse al poder, culpa de la inestabilidad y el caos a los que basan su cultura en la comunidad y buscan muchas veces de forma infructuosa convivir en cierta armonía con la naturaleza.

Según el escritor el movimiento indígena está provocando un verdadero desorden político y social, y por eso hay que combatirlo. Según el escritor "el desarrollo y la civilización son incompatibles con ciertos fenómenos sociales y el principal de ellos es el colectivismo". Según el escritor "ninguna sociedad colectivista o impregnada con esa cultura es una sociedad que desarrolla, moderniza y alcanza la civilización", por eso hay que exterminar a las comunidades indígenas. Según el escritor, "el indigenismo de los años 20, que pareció haberse quedado rezagado, es hoy en día lo que está detrás de fenómenos como el señor Evo Morales, en Bolivia. En Ecuador hemos visto operando y además creando un verdadero desorden político y social". Según el escritor los indígenas se basan en el argumento del agravio, al decir que han sido y son las víctimas del imperialismo, de los blancos, de los colonizadores, de las empresas que se quieren robar los recursos. Según el escritor en Bolivia se quejan que las empresas quieren llevarse el gas, en Perú los arequipeños se levantaron para que dos empresas extranjeras no se llevaran la electricidad y eso está muy mal. Según el escrito es bueno que se lleven todo. Según el escritor en el movimiento indígena hay un elemento profundamente perturbador "que apela a los bajos instintos, a los peores instintos del individuo, como la desconfianza hacia el otro, al que es distinto. Entonces se encierran en sí mismos". Según el escritor esas actitudes son incompatibles con la civilización y el desarrollo "y a la corta o a la larga nos arrastra a la barbarie". Según el escritor, para que América Latina ingrese en la "civilización" es necesario exterminar al otro.

Según Bush Hijo hay que hacer lo mismo a nivel mundial. El escritor, cuyo nombre no recuerdo, tiene un espejo en el cual mirarse para buscar su identidad.

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias