La Comunidad Kichwa de Sarayaku en alerta

Quincenario Tintají

Quito, 22 de octubre de 2003

 

Marlon Santi, presidente de la Comunidad de Sarayacu y el abogado José Serrano del Centro de Derechos Económicos y Sociales, describieron a Paco Velasco del Noticiero La Clave de Radio la Luna de Quito, la situación que atraviesa los habitantes de esa zona que se oponen a la explotación petrolera por la contaminación que provocaría en el lugar.

"Nosotros llevamos un proceso de resistencia en contra del ingreso de la petrolera CGC en nuestro territorio. Pero el 16 de septiembre, el Presidente estuvo en la provincia de Pastaza, y aseguró que apoyarían a la petrolera. Eso ha provocado una preocupación en la gente que ahora vive alerta sin llevar una vida normal", afirmó Santi.

¿Cuáles fueron las expresiones exactas del presidente?

Marlon Santi: Que va apoyar a la petrolera para que ingrese con refuerzo militar, militarizando nuestra zona, nos preocupan mucho. Hace seis meses estuvimos en problemas, pero el gobierno no habló con nosotros. Yo llevo cuatro meses como representante oficial de mi pueblo, y no hubo ningún diálogo, más bien se ha cerrado el diálogo.

¿Al almuerzo organizado por el Ministerio de Energía, para dialogar sobre las políticas petroleras ustedes no acudieron?

M.S: En esa ocasión no hemos participado porque no hubo seriedad. Vimos que era una forma de manejar y decir que él (Ministro de Energía y Minas) está dialogando con los pueblos. Nosotros dijimos mediante una carta que no íbamos a participar, porque era una forma de trampa que nos hacía el gobierno. Ahora nos preocupa bastante las expresiones del Presidente.

¿A usted le preocupa estas expresiones de Gutiérrez de que va a militarizar la zona?

José Serrano: Definitivamente las últimas declaraciones del presidente durante la inauguración del túnel, Baños-Puyo no solamente amenazan a Sarayacu sino además a todas las nacionalidades indígenas.

¿Gutiérrez nombró la palabra Sarayacu?

J.S: Si, eso está grabado. El manifestó que llegó a un acuerdo y que la empresa CGC ingresará nuevamente en un programa de exploración petrolera desde diciembre. Y si es necesario ingresará con la fuerza pública. Pero vale mencionar y tener en cuenta que en mayo de este año la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) un órgano judicial interamericano, dictó tres medidas cautelares a favor de Sarayacu. Una es que el Estado debe ser responsable de vigilar por la integridad física y síquica de los habitantes y dirigentes de Sarayacu. Otra es investigar las torturas e intentos de violación que se dieron a finales de enero del 2003. Tanto las torturas por parte de militares que ingresaron a la zona que están documentadas, como los intentos de violación por parte de unos empleados de la Compañía CGC.

¿Contra quiénes?

M.S: Contra unas niñas de 10 y 12 años en territorio Sarayacu. Con el ingreso de la fuerza pública de la compañía CGC hubo disparos, las niñas salieron corriendo asustadas y fueron interceptadas por unos militares que les preguntaron que hacían ahí. Los empleados les dijeron que les violen, que para qué les tienen ahí a las niñas. Es una situación sumamente documentada y denunciada. Se pidió que se investigue y el gobierno no ha hecho nada.

¿Qué pasó con estas niñas?

M.S: Había gente que no permitía la entrada de los militares con el personal de trabajo de la compañía. Hubo disparos al aire y salieron corriendo. Eran bastantes un grupo de 20, entre niñas, niños y ancianos. Cogen a las niñas y las llevan a un centro, pero había empleados de la empresa que querían abusar de ellas físicamente, las manosearon. Había un militar consciente que no permitió eso. Pero las niñas síquicamente quedaron mal. Situación que fue reconocida públicamente por el anterior comandante de la brigada de Pastaza, Coronel. Rivas, que fue cambiado hace tres meses. El dijo "no fuimos los militares", sino los empleados de la compañía. Aparentemente uno de los militares dijo en el momento que ese tipo de cosas no se podían permitir.

¿Cuál es la tercera medida cautelar?

M.S: Pedimos que se respete la especial relación que tiene Sarayacu con su territorio. El 16 de octubre en Washington en la Comisión Interamericana hay una audiencia pública porque el Estado ha mandado una carta diciendo que cumplió con estas medidas cautelares. Se va a denunciar que no se ha cumplido ninguno de los puntos. Y además hay mucha persecución, con un informe de inteligencia militar que dice que hay grupos delincuenciales y subversivos. Es importante mencionar que a todos los dirigentes se les inició juicios penales. Se ha denigrado todos los derechos individuales y colectivos de los pueblos. Once dirigentes de la comunidad están acusados de robos. Aunque no estaba permitida, la Compañía ya hizo campamentos en Sarayacu. Es como cuando entran a mi casa, yo puedo echarles, puedo detenerle a esa persona, eso hizo Sarayacu. Porque nosotros somos ancestralmente dueños de ese territorio y tenemos escrituras de 130 mil hectáreas. La comunidad retuvo los equipos de trabajo petrolero que habían ingresado arbitrariamente los empleados de la empresa y después de un tiempo los devolvió, pero el hecho sirvió de excusa para iniciar el juicio penal contra los dirigentes. No hay duda que están violentando las disposiciones cautelares de la CIDH.

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias