El III Congreso de Pachakutik declara su oposición firme al gobierno

Eduardo Tamayo

Servicio Informativo Alai-AmLatina

Quito, 29 de septiembre de 2003

 

El III Congreso del Movimiento político Pachakutik, luego de hacer un balance de su corta experiencia gubernamental, resolvió declarar una oposición frontal al gobierno de Lucio Gutiérrez que ha hecho alianzas con sectores de derecha y se esfuerza por cumplir a toda costa las políticas fondomonetaristas.

El evento se desarrolló en la ciudad de Riobamba, entre el 25 y el 27 de septiembre con la presencia de 650 delegados, principalmente indígenas y campesinos. La mayor parte de las deliberaciones estuvieron centradas en analizar la experiencia de los seis meses de co-gobierno (de enero a agosto de 2003) con el Partido Sociedad Patriótica (PSP) y a delinear los retos y las perspectivas del Movimiento que nació en 1995 como expresión política de los movimientos sociales.

El evento estuvo atravesado por fuertes discrepancias entre indígenas serranos y amazónicos en torno al reparto de puestos, al papel de la dirigencia del Movimiento y a las razones de la ruptura con el gobierno de Gutiérrez. La decisión del III Congreso de Pachakutik de expulsar al diputado de la provincia amazónica de Napo, José Luis Columbo, por haber votado en el Parlamento junto al derechista Partido Social Cristiano y al gubernamental PSP por la aprobación de la Ley de Servicio Civil y Carrera Administrativa, que atenta a los derechos de los empleados públicos, molestó a algunos indígenas amazónicos que en repetidas ocasiones argumentaron que no se le había dado "derecho a defenderse".

Pese a los augurios de fraccionamiento, el Congreso logró mantener la unidad ratificándose en un proyecto anti-neoliberal, plurinacional y de democracia participativa, que en lo coyuntural implica oposición a las políticas fondomonetaristas y pro-estadounidenses de Gutiérrez. La elección del ex diputado indígena Gilberto Talagua, como el nuevo coordinador que reemplaza a Miguel Lluco, constituye una ratificación de esta tendencia. Talagua, en sus primeras declaraciones, señaló que el Movimiento salió debilitado de su participación en el gobierno, criticando la política clientelar y divisionista del presidente Lucio Gutiérrez. Agregó además, que en su gestión afrontará temas como el ALCA y el Plan Colombia.

Respecto a la participación en la alianza que llevó al gobierno a Lucio Gutiérrez, los congresistas coincidieron que "no estábamos preparados para gobernar" y que en realidad se apoyó a Gutiérrez "pensando no en ganar sino en ocupar un honroso tercer puesto". Entre las lecciones positivas que se anotó de la participación de los militantes de Pachakutik en los Ministerios de Relaciones Exteriores, Educación, Agricultura y Turismo, es que "la acción global de Pachakutik se caracterizó por presentar nuevas formas de gestión que han sido reconocidas y apoyadas por la ciudadanía", mismas que se rigieron por los principios de la participación, el diálogo, la ética y la transparencia.

Entre los aspectos negativos, se señaló que hubo una visión coyunturalista y no de largo plazo; que se descabezó al Movimiento al ubicar a los cuadros en puestos de gobierno; que no hubo cohesión interna entre el Movimiento Pachakutik, la CONAIE y la CONFENIAE, presentándose desunidos a negociar con Gutiérrez; que se descuidó la movilización social y que se reprodujeron los viejos vicios de la partidocracia tradicional al priorizar la disputa por cargos burocráticos y no las propuestas programáticas, presentándose incluso casos de nepotismo y favoritismo entre sectores indígenas y mestizos.

Tras el fracaso de la alianza con Gutiérrez, en Pachakutik se puso énfasis en la necesidad de mantener un perfil propio, por lo que el Movimiento participará solo en las próximas elecciones seccionales de 2004. Hubo también algunos criterios sobre la necesidad de replegarse a los poderes locales, de construir el poder desde abajo, pues "sin una base social no es posible sostener un poder alternativo nacional".

Otra de las resoluciones tomadas en este Congreso es la de ampliar y profundizar el espectro de la las alianzas con otros movimientos y sectores sociales sobre todo urbanos y de la Costa ecuatoriana. El Movimiento Pachakutik ha sido identificado hasta aquí como el brazo político de la CONAIE, pero su reto es construir un movimiento nacional que incluya a todos los sectores pobres del país. El Congreso de Pachakutik, por último, se pronunció por mantenerse como Movimiento, descartando la posibilidad de convertirse en partido político.

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias