La CONAIE mira a las bases para defenderse

Diario El Comercio, edición digital

Quito, 29 de agosto de 2003

 

La Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) despliega actualmente una intensa pero sigilosa campaña de defensa de sus bases, ante la iniciativa del Gobierno de dividir la organización mediante las visitas y los contactos que el presidente Lucio Gutiérrez realiza a las comunidades de la serranía.

Tras el divorcio definitivo entre el Régimen y la mayor organización indígena y Pachakutik, el trabajo de su dirigencia se ha volcado casi por completo a retomar sus propuestas de trabajo casa adentro. Éstas apuntan a temas como territorialidad, salud, producción, educación y fortalecimiento de los 28 pueblos y nacionalidades que la integran.

La intención de este tipo de actividades es consolidar la unidad al interior del movimiento indígena. Para ello, los nueve miembros del Consejo Político de la organización realizan desde la semana pasada visitas a las comunidades indígenas, en medio de una gran reserva para no alertar a la gente del gobierno de Lucio Gutiérrez.

Pero a más de retomar los planes de trabajo propios de la organización, el segundo objetivo de los viajes es informar pormenorizadamente a las bases de las razones que precipitaron la ruptura del co-gobierno, el 6 de agosto. En especial porque el Gobierno sostiene que los intereses particulares de la dirigencia llevaron a la disolución del acuerdo.

En ese escenario, Leonidas Iza, titular de la Conaie, reconoce que existe preocupación en la dirigencia de perder de vista a las poblaciones indígenas. En especial, por el nivel de pobreza en la que viven y la entrega constante de picos, palas y computadoras por parte del Gobierno. Lo que ha minado parcialmente la unidad de la organización.

Un ejemplo es la división registrada en la dirigencia de la Amazonia. Allí, Rafael Pandam y otros dirigentes decidieron seguir apoyando al Mandatario, pese a la decisión de la Conaie de independizarse totalmente del poder.

Otra señal del aparente resquebrajamiento se presentó la semana pasada. En el Palacio de Gobierno se dio a conocer la integración de otra organización: la Confederación de Nacionalidades Indígenas Independientes (Conaipe).

En el acto, Gutiérrez dijo que los dirigentes de la Conaie son los únicos que le retiraron el respaldo, mientras que las bases le brindan su apoyo y por eso forman otros organismos.

Para Humberto Cholango, presidente de la Ecuarunari (la facción más radical de la Conaie en la Sierra), la formación de esas entidades indígenas paralelas a las ya existentes es el resultado de "una política paternalista que tiene eco en seudo dirigentes que no lograrán dividirnos". La Fenocin también formuló ayer un pronunciamiento en contra de la estrategia del Gobierno.

La Ecuarunari prefiere no dar a conocer el nombre de las comunidades en las cuales se trabaja, para evitar "que el Gobierno torpedee su labor en el campo".

 

Punto de Vista. Freddy Rivera, sociólogo

El trabajo que desempeña la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) está encaminado a lavar su imagen luego de la ruptura con el Gobierno de Lucio Gutiérrez. Así, su primera estrategia es trabajar con sus bases y gobiernos locales. Con ello busca contrarrestar la política de Gutiérrez que, a través de las redes clientelares, pretende minar su poder de convocatoria.

Su segunda estrategia es a mediano plazo y apunta a volver ser un referente del país. Para ello deben depurar sus cuadros. El castigo a Salvador Quishpe es una clara advertencia por si alguno de sus miembros sale de los lineamientos organizativos.

 

Fuente: http://www.elcomercio.com/noticias.asp?noid=7

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias