Te digo adiós... Y acaso

Cartas al Libertador

Boletín de un Librepensador

Ecuador, 21 de julio de 2003

 

Tiempos para sacar los pañuelos, como aquellas gaviotas blancas que se agitan en los puertos. Adiós compai Segundo, te llevas como peaje para Caronte, la armonía y el buen son. Adiós Celia, mulata, latina, sabrosa, colorida, guarachera...La diosa del paso fino, cortado y sensual, de esos que jamás podrán arrebatarnos ni copiarlos los gringos, ni los europeos, ni los chinos, ni los japoneses, ni nadie. Patentado como Made in Latinoamérica ... Como dijo el bolero: te digo adiós y acaso, te quiero todavía, mi más hermoso sueño muere dentro de mi, pero te digo adiós para toda la vida, aunque toda la vida...Siga pensando en ti. En buenas palabras de montubio... Se nos murieron Celia y Segundo, así como si se nos murieran los brazos o piernas, como si se nos muriera un pedazo. Adiós bembas colorás.

Pero en la olla se cocina otro adiós... Adiós alianza 3–18, chao, arrivederchi, se baraja el coronel, se dio el ancho, se marchó, good by my friend, que te vaya bien, que te aplaste un carro y te pise un tren. Este bolero tiene contexto de crónica anunciada. Gutiérrez se marcha del brazo de los social cristianos, de la derecha recalcitrante, del León Febres Cordero (el felinensis litoralensis), se va con Nebot y su fiducia nacional para llevarse EMELEC, con los banqueros, con los empresaurios privatizadores, los dolarizadores, los del salvataje y el feriado bancario. Se acabó el danzón del terreno en disputa, del coronel nacionalista, del 21 de Enero, de los coroneles patriotas, de la tendencia democratizante en las fuerzas armadas... Se acabó el cuento de la anti – corrupción y del cambiamos el país o morimos en el intento... Llegó el coronel y la mandó a parar. Finish.

A la voz autoritaria de que nadie habla o se va, el coronel se descartó de Buendía y Collahuazo. Y ahora de la Ministra Torres (de Educación), con ello dio jaque mate a la alianza de gobierno 3 –18. Para mantener el ritmo tropical, otro bolerito.... Se acabó, tu amor lo mataste. Pachacutik debe abandonar el gobierno y hasta el momento se vislumbra una salida por la puerta de atrás.

En términos laborales el fin de la alianza debe definirse como un despido intempestivo, como rompimiento abrupto del contrato por decisión de una sola parte... Pachacutik continúa, hasta hoy, en las deliberaciones internas para definir su retiro... La CONAIE.... silencio en la noche (este si es un tango).

A diferencia del rompimiento con el MPD, se visualiza una salida desordenada y ahí radica el reto. Hoy, la prueba de fuego para Pachacutik radica en la forma como organiza el retiro. Lo importante en una escaramuza de combate no es dar la orden de retiro, sino articular una retirada conservando las fuerzas en orden, mantener la capacidad de reacción para retomar el combate en condiciones más favorables. Esa es la interrogante de fondo, ¿Cómo se retira Pachacutik del Gobierno?.

Mientras se sortean las dificultades, en un sector importante de los movimientos sociales, se instala el Congreso de los Pueblos como espacio de oposición. Aún no se sortean los escollos sindicalistas ni los vanguardistas ni los gremialistas. Mucha tela hay que cortar aún en el Congreso de los Pueblos y ya tiene el primer reto grande ante si. Se pone a prueba su capacidad unitaria y política, su visión estratégica. No se trata de que Pachacutik salga debilitado y en desbandada, perderíamos un aliado natural y perderíamos la proyección del Congreso de los Pueblos. Se necesita a la CONAIE y a Pachacutik con toda su experiencia y fuerza, se la requiere en la oposición.

Combinar la riqueza de la crítica y la auto crítica, casi imposible en nuestra izquierda, es el condicionante primario para abrir las puertas unitarias y permitir la entrada de Pachacutik en la oposición. Estas Cartas al Libertador, se refirió en todos los espacios y en todos los momentos de que el peor de los golpes que podría brindarnos el coronelato sería el desvalijar el eje indigenato – movimientos sociales, con ello se destruiría un proceso importante y profundo que cuajaba en el país e insertaba al Ecuador en las filas de la corriente regional donde se combinan experiencias como el MAS de Bolivia y el proceso bolivariano de Venezuela, como el de los sin tierra del Brasil y los encapuchados de Lacandona de México. Si se permite que el coronel corone en su maquiavélico plan, el Plan Colombia es un hecho y las privatizaciones son un hecho y la dolarización y el libre mercado y la “globalización de la miseria” son un hecho. La izquierda nacional dormirá el sueño de los justos por décadas y no habrá príncipe que los despierte con un beso.

Con la eminente salida de Pachacutik del gobierno y el inevitable rompimiento de la CONAIE, todos los componentes del Parlamento de los Pueblos se reencontrarían, reiniciándose el proceso que se truncó con la amarga experiencia del 21 de Enero. No tenemos el cuaderno en blanco y se pone a prueba la madurez alcanzada. Debemos reencontrarnos con el 21 de Enero del “arbolito”, hasta ahí llegamos solos demostrando la capacidad de insertarnos en el escenario político con la fuerza ancestral de nuestro pueblo. Debemos confiar en nuestras propias capacidades y articular nuestros actores, nuestros agentes políticos, sin prestar ni rogar por rincones en las tribunas ajenas.... Debemos construir nuestra propia tribuna.

Paradójico pero... independientes, solos... Somos más.

Que nadie diga: el coronel se nos fue. Gutiérrez nunca estuvo con nosotros y para irse tenía que estar en nuestras filas, cosa que nunca ocurrió. Los coroneles de la Sociedad Patriótica se nos subieron en la camioneta, pusieron las direccionales a la izquierda y se estacionaron en la derecha.... ahí donde siempre estuvieron y donde se quedarán para siempre. Nosotros ganamos, aprendimos y aprendimos mucho.

El eje Indigenato–Movimientos Sociales solo hicimos unos puntos sucesivos, necesarios para evaluar y para reformular el rumbo. Para saber y confiar en nuestras fuerzas... Dos veces entramos en el Palacio de Carondelet: la primera desde las calles, por las amplias vías de la movilización popular y entramos también de la mano de los papelitos electorales. Aprendimos el juego de la derecha, Pachacutik se sentó en la misma mesa y discutió frente a frente con ellos, los conoció y ya sabe que también comen, que también lloran, que también tiemblan, que también sangran, que también huyen... los tocó, y sabe que son vulnerables. Esa experiencia no podemos dejarla escapar, es también nuestra.

Dos de cal y una de arena. Dos adioses tristes, profundamente tristes, dolorosos.... Un adiós saludable porque pone las cosas en su sitio. Dos gaviotas blancas se agitan en el puerto para decir adiós a Segundo y a nuestra Celia y también le decimos al coronel adiós, pero agitando las alas de un cuervo, la que tenemos reservado para los sapos neoliberales.

Cartas al Libertador, llegó al número 100. Gracias a todos Uds.

Es posible derrotar al silencio.

Con todos y para el bien de todos.

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias