64 empleados de DynCorp con inmunidad en el país

Diario El Comercio, edicion digital

Quito, 7 de julio de 2003

En el puerto de Manta el personal civil extranjero de la empresa de servicios militares DynCorp circula en vehículos sin placas, pero con distintivos de esa transnacional, colocados en las puertas laterales.

Los autos de esa empresa están exonerados de cualquier requisito de inspección, licencia o matrícula exigido en la legislación de Ecuador. Tampoco tributan impuesto alguno.

Ese salvoconducto legal explica el por qué, en febrero pasado, un estadounidense, que conducía un vehículo sin placas en el interior de Manta, no fue apresado, pese a que se estrelló contra un parterre de la avenida Flavio Reyes, cerca de las 03:00, en estado etílico.

"Al salir de su vehículo el conductor, que al parecer era un militar o miembro de Dyncorp, estaba ebrio", recuerda Miguel Ángel Solórzano, quien vive en esa zona y presenció lo ocurrido.

"A los pocos minutos llegaron elementos del orden ecuatorianos y lo ayudaron a bajar del automóvil, luego se dirigió hacia el sur...". En el país, los funcionarios estadounidenses no rinden cuentas de sus actos amparados en el Convenio Operativo, firmado el 12 de noviembre de 1999 entre el entonces canciller Benjamín Ortiz y Richard C. Brown, negociador especial de EE.UU., para el hemisferio occidental.

DynCorp llegó a Manta el 17 de marzo del 2002, contratada por el Departamento de Estado de EE.UU. La empresa opera en 140 países y es responsable de toda la logística y servicios que demanda la presencia de los militares estadounidenses, encargados de la interdicción aérea antidrogas, dentro del Plan Colombia.

Actualmente, en la Base operan 231 empleados de DynCorp: 64 son de EE.UU. y 167 son ecuatorianos. Mientras los ecuatorianos perciben salarios mensuales que oscilan entre 300 y 2 000 dólares, los extranjeros reciben un promedio de 6 000 dólares al mes.

DynCorp recibe anualmente por sus servicios en Manta 13,4 millones de dólares. Desde cuando se fundó, en 1946, su crecimiento ha dependido de sus negocios con el Gobierno estadounidense. Esa relación se estrechó durante la última década, cuando EE.UU. empezó a reducir drásticamente su personal.

Las tropas del Ejército, por ejemplo, bajaron de 790 000 a 480 000. Este giro se debió básicamente a una decisión estratégica: que los militares se dediquen específicamente al combate, y que el resto de tareas logísticas, operativas y de mantenimiento sean ejecutadas por empresas privadas militares, que en EE.UU. son cerca de 35.

Para circular en Manta y otras ciudades, los contratistas solo utilizan las credenciales otorgadas en EE.UU. Pero, según David Hobbs, representante de información de Dyncorp para Latinoamérica, todo el personal que está en Ecuador cuenta con una visa, legalmente concedida.

Entre el personal de Dyncorp, que terminará su contrato a mediados del 2006, hay 43 bomberos, la mayoría ex militares y policías estadounidenses, que han trabajado en otras bases del continente. Los contratistas civiles pueden circular libremente sin ninguna restricción.

"Al no utilizar uniforme, pueden realizar actividades de inteligencia operativa y estratégica. Operativa porque se desplazan tranquilamente en el territorio. Y estratégica porque pueden conversar con cualquier persona o funcionario y acceder a datos para la planificación militar", comenta el coronel retirado Jorge Brito, estratega militar.

Pero eso no es todo. El convenio firmado en 1999 llega a niveles insospechados en el artículo 7 que señala: "...En la eventualidad de que las autoridades ecuatorianas detuvieren temporalmente a un miembro del personal estadounidense o a sus dependientes, deberán notificar inmediatamente a las autoridades de Estados Unidos, encargadas de las operaciones, conforme a este acuerdo, y coordinarán su pronta entrega a las autoridades competentes de EE.UU.".

Ese artículo le otorga al personal de DynCorp la inmunidad diplomática consignada en el Convenio de Viena. "Quiere decir que los estadounidenses no pueden ser juzgados por cualquier delito penal que cometan en el Ecuador, sino que serán trasladados ante sus jueces en EE.UU.", dice el ex diplomático Mauricio Gándara.

Sin embargo, Hobbs sostiene que los funcionarios de DynCorp implicados en conflictos judiciales sí están sujetos a la Justicia ecuatoriana, a la que deben rendir cuentas. Pero el jurista mantense Miguel Morán comenta que un ejemplo sobre la aplicación de ese artículo es lo ocurrido con el estadounidense Peter Karmilowicz, supuesto asesino de un joven ecuatoriano; él ahora está en su país.

En diciembre, el diplomático fue detenido como sospechoso de la muerte, luego fue entregado a la Embajada y salió de Quito. "En EE.UU. cualquier ecuatoriano que delinque es inmediatamente encarcelado y sometido a juicio. Ese acuerdo da a esos funcionarios una patente de corso para actuar al margen de la ley", recalca Brito.

Negocio jugoso y lucrativo

DynCorp fue creada en 1946 por veteranos de la segunda guerra mundial, agrupados para fundar una compañía dedicada al transporte aéreo de carga. Apenas seis años después de su creación, la compañía trabajaba con todas las agencias de EE.UU.

Tiene 90 000 empleados y ofrece tecnología en computación, servicios de aviación, asesoría financiera, apoyo técnico, logístico. La matriz está en Reston, Virginia, sede del Pentágono. Recién fue adquirida en 1 000 millones de dólares por la Corporación de Ciencias de Computación. Sus ganancias anuales superan los USD 2 000 millones.

Artículos polémicos del Convenio de Manta:

La Inmunidad
El art. 7 dice que Ecuador concederá al personal de EE.UU. y sus dependientes la inmunidad de la misión de la Embajada.
Las importaciones
Art. 9: las autoridades ecuatorianas exonerarán de todos los procedimientos de importación, exportación, aranceles, impuestos a los productos, equipos, materiales, provisiones y otros bienes importados a nombre de EE.UU.
Los impuestos
Art. 18: el período durante el cual el personal de EE.UU. y sus dependientes esté en Ecuador, no se considerará de residencia legal o domicilio con fines fiscales. El personal no deberá pagar ningún impuesto sobre la renta recibida.
La duración
Este acuerdo permanecerá vigente por un período inicial de 10 años. De ahí en adelante podrá ser renovado por períodos adicionales de cinco años.

Fuente: http://www.elcomercio.com.ec/noticias.asp?noid=66321

 
Llacta!    Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias