CONAIE declara independencia de Lucio





Marcelo Larrea

Adital

Quito, 28 de mayo de 2003




La poderosa organización de las nacionalidades originarias de Ecuador (CONAIE) en una asamblea que reunió a sus tres filiales: Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Costa Ecuatoriana (CONAICE), Confederación de Pueblos de la Nacionalidad Kichwa de Ecuador (ECUARUNARI), de los Andes y Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (CONFENIAE) evaluó las resoluciones tomadas por sus organismos de base y resolvió declarar su independencia política del gobierno del Presidente Lucio Gutiérrez.

Luego de un amplio debate, en el cual se cuestionó severamente la Carta de Intención y el Acuerdo Stand By suscritos por Gutiérrez con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que concentran la orientación de la economía del país en el pago de la deuda externa, la CONAIE resolvió ratificar su oposición a ese programa de ajuste que contiene entre otros elementos la elevación de los precios del gas, de los impuestos, la destrucción de derechos laborales y la privatización de áreas rentables y estratégicas. Los delegados insistieron en la salida del Ministro de Economía, Mauricio Pozo, a quien acusaron de actuar como un agente del FMI y de los tenedores de los papeles de la deuda.

En el debate se cuestionó la entrega de Lucio a EE.UU. que se inició en febrero cuando declaró su voluntad de ser el mejor aliado de Washington. Esto ha implicado en una participación creciente de Ecuador en el Plan Colombia, la imposición de una zona de guerra en la frontera norte del país y su propuesta en el Grupo de Río, reunido la semana pasada en Cuzco, Perú, para demandar a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que participe en forzar a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a un cese unilateral del fuego para negociar la paz o desencadenar una intervención militar multinacional.

Los indígenas expresaron su malestar con lo que calificaron como la pretensión de Lucio de dividir al movimiento indígena promoviendo una organización anexa a su partido, el cual se dedica a la participación personal del mismo Presidente a entregar picos y palas en las comunidades. Esto, además, no contribuye a la resolución de ninguno de los problemas fundamentales que sufre la población indígena en el campo.

El Diputado Salvador Quishpe, señaló que "la CONAIE es el padre y la madre del gobierno de Gutiérrez, pues si no hubiese convocado en enero del 2000 al levantamiento que depuso al gobierno de Mahuad, el Coronel Gutiérrez no habría existido en la política ecuatoriana. En consecuencia, es deber de la CONAIE exigir al Presidente las rectificaciones que el pueblo demanda para que se cumplan con las ofertas de la campaña electoral".

Leonidas Iza, el Presidente de la CONAIE, advirtió que "la organización vigilará desde fuera y desde dentro las acciones del Presidente Gutiérrez. El 16 de junio próximo se realizará una cumbre con la participación de todas las autoridades electas y nominadas para elaborar un mandato que exija a Gutiérrez cumplir con el pueblo. A ella acudirán los dirigentes de Pachakutik y se deberá decidir si sus funcionarios continúan o no en el gobierno". Iza señaló que en todo caso se puede convocar a un plebiscito para que el pueblo decida quién se queda y quién se va del gobierno.

Gutiérrez, electo en noviembre pasado por una alianza entre Pachakutik, movimiento político del cual la CONAIE es su columna vertebral y su partido la Sociedad Patriótica, se enfrenta ahora a las consecuencias de haber fracturado el respaldo de la organización social más poderosa del país con la cual pudo tener una sólida base de legitimidad política para el ejercicio del poder.






 
Llacta!    Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias