En Colombia el ALCA se implementa en un contexto de guerra: entrevista a Gilma Benítez, de Vía Campesina Colombia





Amparito Suárez, Agencia Informativa Pachacámac

Quito, 29 de octubre de 2002




¿Qué ha significado para la mujer colombiana la implementación del ALCA?

Para las campesinas y mujeres rurales en Colombia en este momento la situación ya es muy dramática porque el ALCA se viene implementando en un contexto de guerra y ello ha significado que de una manera violenta, con actos de barbarie, miles de campesinos y campesinas tengan que salir de sus tierras. En mi país, de las 2 millones 700 mil personas desplazadas el 85% son mujeres y niños y de éstas en su mayoría son mujeres viudas cuyos compañeros han sido asesinados.

¿Cuál es la respuesta de las autoridades ante esta barbarie?

Yo quiero dejar claro que las mujeres campesinas de Colombia, ante el pánico que generan las acciones de barbarie, se ven obligadas a salir con sus hijos, con su dolor y con su angustia a cuestas, se ven forzadas a desplazarse a una ciudad que no está preparada para resolverles los problemas y que para colmo ha estigmatizado a la población desplazada con la idea de que se merecen su destino porque han auxiliando a la guerrilla o han colaborando con ella, lo que de ninguna manera es cierto. La realidad es que la gente campesina está siendo desalojada violentamente del campo porque esas tierras van a ser destinadas para otros intereses como la implementación de mega proyectos que son la concreción del ALCA.

¿Qué están haciendo las mujeres para defenderse de esta realidad?

Bueno, las mujeres también estamos en un proceso de organización muy fuerte y en ese contexto el próximo mes de noviembre tendremos una Constituyente Nacional de Mujeres, y será precisamente en este espacio donde plantearemos cuáles son nuestras propuestas frente a un proceso en un contexto de guerra. Allí las Mujeres campesinas presionaremos por una salida al conflicto social a través de la visibilización de la cruda realidad de violencia y desarraigo que enfrentamos, porque nuestra prioridad número uno es la defensa de la vida.

¿Y cuál es el nivel de participación y apoyo que brinda la Vía Campesina a las mujeres colombianas?

Nosotras somos filiales y fundadoras de Vía Campesina y de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo, CLOC, y hay que reconocer que en este contexto de guerra que ha sumido en la crisis al campesinado, más aún con la posición del presidente Álvaro Uribe que ha permitido que la guerra avance especialmente hacia los sectores no armados, pues toda su política está orientada a seguir reprimiendo, criminalizando y exterminando a las organizaciones sociales, populares sobre todo de las zonas campesinas, indígenas y negras de Colombia. Ante esta dura realidad felizmente hemos tenido un acompañamiento muy importantes, de parte de Vía Campesina cuya primera misión internacional desplegada en el año 2000 logró visitar las regiones y evaluar el estado de violación de derechos humanos en el campo.

Así mismo, el año pasado hemos tenido el acompañamiento de 18 internacionales también de Vía Campesina en el Seminario Internacional Reforma Agraria para la Paz en Colombia y este año en la Movilización Agraria Popular donde planteamos que la movilización era por la vida los derechos humanos, la soberanía alimentaria, contra el ALCA y contra el desarraigo, siendo la primera acción abierta desarrollada por un movimiento muy fuerte en nuestro país.

¿Cuál fue la reacción del presidente Uribe a sus planteamientos?

La presencia de Vía Campesina permitió evidenciar que el gobierno de Uribe retuvo las marchas, hubo detenidos, heridos, personas asesinadas y otra gente que vino por solidaridad internacional fue deportada del país. La reacción del actual gobierno dejó en claro que efectivamente Colombia entró en un estado de sitio y de conmoción, donde no solamente se va a acabar con los instrumentos de vigilancia de los derechos humanos internos sino que se quiere ponerle una limitación a la presencia internacional para la observación del cumplimiento de los derechos humanos en Colombia.







 
Llacta!    Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias