Lucio Gutiérrez, posible sorpresa electoral





Redacción del Servicio de Prensa Alternativa (Serpal)

17 de octubre de 2002




No hay comentaristas políticos que arriesguen dar nombres de vencedores para los comicios del próximo domingo. Pero en general, coinciden en que son cuatro las candidaturas que pueden aspirar razonablemente a ser alguna de las dos que pase a una segunda vuelta. ( La primera y la segunda mayoría del domingo). Los cuatro mencionados son: Alvaro Noboa, un abogado guayaquileño de 51 años, poseedor de una de las mayores fortunas del país; Rodrigo Borja, ex presidente, quiteño de 67 años que se autodefine como de “centroizquierda”. El tercero de ellos es el social cristiano Xavier Neira, un economista guayaquileño de 55 años. El cuarto y por algunos considerado como una posible sorpresa en estos comicios, es Lucio Gutiérrez, un quiteño de 47 años, ex coronel, que compartió liderazgo con los indígenas en la movilización popular que derribó el gobierno de Mahuad.

De estas opciones, únicamente la de Lucio Gutiérrez significa una verdadera novedad en el panorama electoral ecuatoriano y una efectiva posibilidad de cambio. Este militar, junto con otros jóvenes oficiales del ejército, se unieron en enero del 2000 a las marchas indígenas y campesinas y estuvieron a punto de instalar un gobierno popular en reemplazo de la administración corrupta de Mahuad. En aquel momento, altos mandos militares terminaron dando un golpe que colocó en el gobierno al entonces vicepresidente, Gustavo Noboa, actual presidente en ejercicio.

El periodista Kintto Lucas escribe en el Quincenario Tintají que “ Ahora Gutiérrez con sus aliados indígenas intentan construir - a partir de una campaña electoral - el camino para instalar ese gobierno progresista que quedó trunco en enero de 2000. Si bien esa construcción depende en gran parte de la firmeza de Gutiérrez para asumir una propuesta que beneficie a los sectores más pobres de la población, que fomente la producción nacional, que ataque la corrupción y la especulación financiera, que asuma una política soberana e independiente en materia internacional, también es importante la capacidad del núcleo de asesores y la consistencia técnica e ideológica de éstos, pero además la credibilidad que tengan en la opinión pública y en los movimientos sociales y no sean cuestionados ni sectarios.

El militar ecuatoriano logró conformar un frente de fuerzas de izquierda y centroizquierda y movimientos sociales, que desde sus particularidades, aportan contenido y votos a su campaña. Entre esas fuerzas se puede mencionar al Movimiento Popular Democrático (MPD), la Confederación Nacional de Afiliados al Seguro Campesino (COFEUNASC), la Federación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígena y Negras (FENOCIN), la Coordinadora de Movimientos Sociales (CMS), el Movimiento Campesino Solidaridad de la Costa y al Movimiento Médico de los Mandiles Blancos , entre otras.


¿Una segunda vuelta Noboa – Gutiérrez?

Hay quienes especulan que el acaudalado Noboa piensa que puede tener como rival en una segunda vuelta al ex coronel Gutiérrez, y que no le disgusta la idea porque con sus millones puede montar una campaña utilizando todos los medios de comunicación para atemorizar a los votantes. En esa hipótesis el candidato popular sería presentado como alguien que pretende cambiar profundamente el actual estado de cosas. Sin duda, intentarán equipararlo – de hecho ya lo hacen – con el venezolano Hugo Chávez. Pero esa jugada es riesgosa, y se puede convertir en un boomerang que termine golpeando al millonario Noboa. ¿Qué pueden prometerle los hacedores de la vieja política al pueblo ecuatoriano, en particular a las grandes mayorías que poco o nada tienen que perder en ese supuesto cambio? ¿ No es ese cambio lo que están deseando millones de empobrecidos, los cientos de miles que salieron de su tierra en un exilio económico y social y sus familiares ? Lucio Gutiérrez está basando su campaña precisamente en denunciar a los sectores inmovilistas que han hecho de la política su coto privado y han entendido la función pública como una forma más de hacer negocios personales.


La importancia de las fuerzas sociales

Joao Pedro Stédile, coordinador nacional del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil, decía hace poco a la prensa brasileña que en una campaña electoral lo más importante no es el discurso. "Lo más importante son las fuerzas sociales que se reúnen en torno de este o aquel candidato. La candidatura de Lula tiene el símbolo del cambio", decía Joao Pedro. Teniendo en cuenta las diferencias que existen entre los dos procesos, no hay duda que ese análisis se puede trasladar a la candidatura de Lucio Gutiérrez en Ecuador.

Desde Quito, el periodista Kintto Lucas nos dice que si es que se confirman las tendencias y Gutiérrez pasa la segunda vuelta, puede ser que defina con Alvaro Noboa, o con el socialdemócrata Rodrigo Borja de la Izquierda Democrática. En todo caso, más allá de esa eventualidad el coronel rebelde es el único candidato que representa a las fuerzas sociales ecuatorianas, las fuerzas del cambio.







 
Llacta!    Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias