Defensor de los Derechos Humanos detenido en Ecuador





Quito, 25 de julio de 2001.

Altercom.



Alexis Ponce, Vocero de la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos -APDH-, miembro del Comité Ecuatoriano por la Paz y la Soberanía y connotado activista por la defensa de los Derechos Humanos en Ecuador y Latinoamérica desde hace más de una década, fue detenido, por unas horas, en el Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre de Quito el domingo 22 de julio a las 15:15 cuando se disponía a abordar el avión de Iberia, Vuelo 6634, que saldría a las 17H00 H con destino a España.

Se disponía a viajar atendiendo una invitación del Ayuntamiento de la Villa de Ingenio de las Palmas de Gran Canaria, España, y de su Alcalde y Presidente, don Juan José Espino del Toro, para participar en calidad de expositor por Ecuador- en el II Encuentro solidario Internacional "Muestra de los Pueblos", a cumplirse entre el 26 del presente y el 5 de agosto en dicha localidad.

A pesar de presentar todos los documentos en regla, inclusive la Invitación Oficial, sumillada por el Alcalde del Ayuntamiento de Villa Ingenio y certificada por el Cónsul General ad hoc de Ecuador en Canarias, Don Joaquín Nantes Costa, documento en el que la localidad de Villa Ingenio asume los costos de transporte y alojamiento para que asista al Encuentro antes citado, Alexis Ponce fue detenido.

Sin mediar ninguna explicación, agentes de Seguridad de la terminal aérea, en un operativo deseable para detener a delincuentes y/o banqueros que fugan del país con el dinero, inclusive de la propia Policía Nacional, detuvieron a Ponce para investigación.

Luego de un largo paseo por las instalaciones aeroportuarias, se le realizó una placa radiográfica del estómago, según lo acostumbrado para casos de narcotraficantes que ingieren cápsulas con droga para transportarlas en su organismo. De forma absurda, el agraviado tuvo que cancelar la suma de $4 dólares por el "servicio médico" prestado por la Policía Nacional para salir del lugar cuando el, se entiende Médico responsable, dio su veredicto: "¡está limpio, salió todo bien!".

Su equipaje fue retirado de la cinta de transporte de la compañía de Aviación IBERIA y fue sometido a una rigurosa inspección, obviamente, sin encontrar ningún indicio que pudiera inculparlo criminalmente y que justificara su detención definitiva.

Se suma a estos hechos la ofensa moral de la que fue objeto Ponce ante el resto de pasajeros de la misma compañía de aviación y la total falta de explicaciones suministradas por los agentes de seguridad ante este atropello.

Provoca reflexión que esta acción se produzca a los pocos días del llamamiento que un alto oficial de la Policía Nacional hiciera a Alexis Ponce, para que esté presente en el sepelio de los de policías fallecidos en los incidentes, hasta ahora no aclarados, suscitados en Lago Agrio, ciudad fronteriza con Colombia.






 
Llacta!    Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias